Van­cou­ver ya no quie­re di­ne­ro chino

Van­cou­ver fue la pri­me­ra ur­be que re­ci­bió una ma­rea de in­ver­sio­nes pro­ve­nien­tes de Chi­na. Aho­ra bus­ca por to­dos la­dos la ma­ne­ra de de­te­ner su lle­ga­da.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - PORTADA - Matt­hew Camp­bell y Na­ta­lie Obi­ko Pear­son Fo­to­gra­fías Ra­chel Pick

El au­to pa­ró en el ca­sino Star­light, en un su­bur­bio de Van­cou­ver. Ba­jó el cho­fer y sa­có dos bol­sas de plás­ti­co. Se las dio a un hom­bre de pla­ye­ra ro­ja, quien las lle­vó al lo­cal con le­tre­ros en in­glés y man­da­rín. Las bol­sas lle­va­ban mi­les de bi­lle­tes de 20 dó­la­res ca­na­dien­ses, dis­pues­tos en pe­que­ños fa­jos con li­gas.

To­dos los bi­lle­tes su­ma­ban más de 250 mil dó­la­res ca­na­dien­ses, unos 3 mi­llo­nes 700 mil pe­sos me­xi­ca­nos. Una vez con­ver­ti­do en fi­chas de ca­sino, el di­ne­ro po­día ser gas­ta­do en cual­quier si­tio de Ca­na­dá, sin pre­gun­tas so­bre su ori­gen.

La transac­ción en el Star­light en 2009, cap­ta­da en un vi­deo re­ve­la­do es­te año por el go­bierno de la pro­vin­cia de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, a la cual per­te­ne­ce Van­cou­ver, fue una de mi­les que se hi­cie­ron en la ciu­dad en la úl­ti­ma dé­ca­da. Van­cou­ver se ha con­ver­ti­do en una de las prin­ci­pa­les en­tra­das de fon­dos cues­tio­na­bles que lle­gan des­de Asia a las eco­no­mías oc­ci­den­ta­les. Un aca­dé­mi­co acu­ñó el pro­ce­so co­mo “el mo­de­lo Van­cou­ver”, una mez­cla de di­ne­ro lim­pio y su­cio en ca­si­nos, bie­nes raí­ces y ar­tícu­los de lu­jo que es po­si­ble por el víncu­lo con Chi­na y el la­xo his­to­rial de com­ba­te a los de­li­tos fi­nan­cie­ros en Ca­na­dá.

Tam­bién es pro­duc­to de uno de los flu­jos fi­nan­cie­ros más gran­des del si­glo XXI: el di­ne­ro de mi­llo­nes de chi­nos que aban­do­na el país en bus­ca de ac­ti­vos más se­gu­ros en el ex­tran­je­ro, en

un desaca­to al con­trol de ca­pi­tal im­pues­tos por Bei­jing. Des­de 2014, la sa­li­da de ca­pi­ta­les de Chi­na ha as­cen­di­do a 800 mil mi­llo­nes de dó­la­res, se­gún el Ins­ti­tu­to de Fi­nan­zas In­ter­na­cio­na­les.

En Van­cou­ver, esos fon­dos han ge­ne­ra­do una dra­má­ti­ca trans­for­ma­ción eco­nó­mi­ca, de­mo­grá­fi­ca y fí­si­ca. Al­ber­ni Street, en el cen­tro de la ciu­dad, ha da­do la bien­ve­ni­da en la úl­ti­ma dé­ca­da a una bou­ti­que Pra­da, a una de las tien­das Ro­lex más gran­des en Nor­tea­mé­ri­ca y a una to­rre de 62 pi­sos con un ho­tel cin­co es­tre­llas de la ca­de­na Shan­gri-La. To­dos tie­nen em­plea­dos que ha­blan man­da­rín. En ma­yo, Rolls-Roy­ce es­co­gió a Van­cou­ver pa­ra de­ve­lar su pri­mer SUV de lu­jo, con un cos­to ini­cial de unos 300 mil dó­la­res. Seis de esos vehícu­los se ven­die­ron el pri­mer día, im­pul­sa­dos, qui­zá, por el fe­nó­meno de los “con­do­mi­nios pa­ra au­tos”, ga­ra­jes de lu­jo que es­tán sien­do cons­trui­dos en un su­bur­bio de ma­yo­ría asiá­ti­ca con un pre­cio por uni­dad de 800 mil dó­la­res ca­na­dien­ses (po­co me­nos de 12 mi­llo­nes de pe­sos).

Mu­cho del di­ne­ro que en­tra a Van­cou­ver es le­gal, pe­ro las au­to­ri­da­des ase­gu­ran que una pro­por­ción sus­tan­cial es pro­duc­to de la co­rrup­ción o del cri­men, in­clu­yen­do la ven­ta ile­gal de opiá­ceos. La cre­cien­te in­dig­na­ción pú­bli­ca por el in­cre­men­to de los pre­cios de las vi­vien­das y una eco­no­mía dis­tor­sio­na­da por ex­tran­je­ros mi­llo­na­rios, ha he­cho que el go­bierno de iz­quier­da de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, elec­to el año pa­sa­do tras pro­me­ter que pon­dría en cin­tu­ra al mer­ca­do in­mo­bi­lia­rio, ins­tru­men­te un la­bo­ra­to­rio glo­bal de po­lí­ti­cas pú­bli­cas di­se­ña­das pa­ra res­trin­gir el arri­bo de di­ne­ro chino. Co­mo re­sul­ta­do, la pro­vin­cia es­tá ele­van­do los im­pues­tos y for­ta­le­cien­do las re­glas de trans­pa­ren­cia y la vi­gi­lan­cia a ca­si­nos e ins­ti­tu­cio­nes fi­nan­cie­ras.

El cam­bio se­rá di­fí­cil y de­li­ca­do. Van­cou­ver ha es­ta­do vin­cu­la­da a Asia des­de fi­na­les del si­glo XIX, cuan­do los pri­me­ros tra­ba­ja­do­res chi­nos lle­ga­ron, y la ciu­dad es­tá or­gu­llo­sa por su in­te­gra­ción de los in­mi­gran­tes. Ade­más, más allá de los bie­nes raí­ces, la ba­se eco­nó­mi­ca de la ciu­dad no es tan pro­fun­da. No es la ca­pi­tal em­pre­sa­rial del oc­ci­den­te de Ca­na­dá y es se­de de po­cas com­pa­ñías de pe­so. “El ca­pi­tal asiá­ti­co ha man­te­ni­do vi­va a la eco­no­mía, fin de la his­to­ria”, di­ce Ron Shon, un in­ver­sio­nis­ta chino-ca­na­dien­se que lle­gó en su ado­les­cen­cia a fi­na­les de los se­sen­ta. Pe­ro el di­ne­ro es­tá lle­gan­do tan rá­pi­do, y en tal vo­lu­men, que se ha vuel­to im­po­si­ble cru­zar­se de bra­zos. Van­cou­ver fue qui­zás la pri­me­ra gran ciu­dad oc­ci­den­tal en ex­pe­ri­men­tar to­da la fuer­za del ca­pi­tal chino. Pron­to, po­dría ser la pri­me­ra en des­cu­brir qué su­ce­de cuan­do in­ten­tas de­te­ner­lo.

La cos­ta oes­te de Ca­na­dá es uno de los en­tor­nos más ac­ci­den­ta­dos de Nor­tea­mé­ri­ca y Van­cou­ver es­tá en su ex­tre­mo sur.

Des­de el ini­cio del asen­ta­mien­to eu­ro­peo a me­dia­dos del si­glo XIX, era ob­vio que la ciu­dad se­ría una puer­ta ma­rí­ti­ma, por eso Ca­na­dian Pa­ci­fic Rail­way la eli­gió co­mo su es­ta­ción oc­ci­den­tal. Van­cou­ver se con­vir­tió en una es­ta­ción de pa­so pa­ra la ge­ne­ro­si­dad natural de Ca­na­dá, el pri­mer des­tino de los bus­ca­do­res de oro que se di­ri­gían al in­te­rior en bus­ca de for­tu­na.

El pre­jui­cio an­ti­chino co­men­zó tem­prano y se in­ten­si­fi­có rá­pi­da­men­te. En 1885, cuan­do se es­ta­ba ter­mi­nan­do el fe­rro­ca­rril, Ca­na­dá in­tro­du­jo un "im­pues­to por in­mi­gran­te" des­ti­na­do a de­te­ner el flu­jo mi­gra­to­rio chino, el im­pues­to au­men­tó con­si­de­ra­ble­men­te en 1903. Cua­tro años más tar­de, miem­bros de la Asia­tic Ex­clu­sion Lea­gue se amo­ti­na­ron en el ba­rrio chino de Van­cou­ver, gol­pean­do a los re­si­den­tes y sa­quean­do las tien­das. En 1923, Ca­na­dá apro­bó lo que se co­no­ció co­mo la Ley de Ex­clu­sión de Chi­na, prohi­bien­do la ma­yo­ría de la in­mi­gra­ción de Chi­na y exi­gien­do que cual­quier per­so­na de as­cen­den­cia chi­na se re­gis­tra­ra con las au­to­ri­da­des. No fue has­ta 1947 que los re­si­den­tes ét­ni­ca­men­te chi­nos pu­die­ron vo­tar.

Cuan­do Ca­na­dá, ham­brien­to de in­ver­sio­nes y tra­ba­ja­do­res ex­tran­je­ros, li­be­ra­li­zó sus po­lí­ti­cas de in­mi­gra­ción en 1970, Van­cou­ver se con­vir­tió en un des­tino natural. Mu­cha gen­te vino de Hong Kong, una ten­den­cia que se ace­le­ró lue­go que el Reino Uni­do acor­da­ra a prin­ci­pios de 1980 de­vol­ver la ciu­dad a Chi­na en 1997. En 1988, Li Ka-shing, un mag­na­te de Hong Kong, ac­ce­dió a pa­gar 320 mi­llo­nes de dó­la­res ca­na­dien­ses por un tro­zo de te­rreno en Fal­se Creek, la es­tre­cha en­tra­da que se­pa­ra las dos pe­nín­su­las de la ciu­dad. Fue el ma­yor acuer­do so­bre tie­rras en la his­to­ria de Van­cou­ver, y las es­bel­tas to­rres re­si­den­cia­les que Li eri­gió allí es­ta­ble­cie­ron la pauta pa­ra un rá­pi­do de­sa­rro­llo en otras par­tes de la ciu­dad. Edi­fi­cios co­mo es­tos re­ci­bie­ron a una nu­tri­da co­mu­ni­dad de in­mi­gran­tes de Hong Kong, un nú­me­ro ca­da vez ma­yor de tai­wa­ne­ses y chi­nos con­ti­nen­ta­les, mu­chos de ellos ri­cos. En Chi­na, Van­cou­ver se con­vir­tió ca­si en si­nó­ni­mo de pros­pe­ri­dad: uno de los vue­los dia­rios de Cat­hay Pa­ci­fic des­de Hong Kong tie­ne el nú­me­ro 888, el nú­me­ro más aus­pi­cio­so po­si­ble pa­ra esa cul­tu­ra. Se­gún el úl­ti­mo cen­so de Ca­na­dá, cer­ca de me­dio mi­llón de per­so­nas en el área me­tro­po­li­ta­na de Van­cou­ver tie­nen as­cen­den­cia chi­na, apro­xi­ma­da­men­te el 20 por cien­to de la po­bla­ción. La pro­por­ción es más al­ta en Rich­mond, al sur de Van­cou­ver, don­de al­can­za el 50 por cien­to.

El ré­gi­men de in­mi­gra­ción de Ca­na­dá es­tá orien­ta­do ha­cia los so­li­ci­tan­tes cua­li­fi­ca­dos, y tam­bién ofre­ce otras ven­ta­jas pa­ra los más acau­da­la­dos, la ciu­da­da­nía se pue­de ob­te­ner des­pués de so­lo tres años de re­si­den­cia. Es­tas dis­po­si­cio­nes han con­tri­bui­do a la pro­li­fe­ra­ción de fa­mi­lias "as­tro­nau­tas", don­de el prin­ci­pal sos­tén de la fa­mi­lia per­ma­ne­ce en el ex­tran­je­ro, mien­tras que el cón­yu­ge y los hi­jos vi­ven en Van­cou­ver o To­ron­to. Ca­na­dá ad­mi­te cer­ca de 300 mil nue­vos re­si­den­tes per­ma­nen­tes al año, una pro­por­ción mu­cho más al­ta que la de EU co­mo por­cen­ta­je de la po­bla­ción, y sus prin­ci­pa­les par­ti­dos po­lí­ti­cos pre­go­nan los be­ne­fi­cios eco­nó­mi­cos y cul­tu­ra­les de la in­mi­gra­ción. Las en­cues­tas mues­tran cons­tan­te­men­te ac­ti­tu­des si­mi­la­res en­tre el pú­bli­co. Los ha­bi­tan­tes de Van­cou­ver no ha­bían pues­to pe­ros a los re­cién lle­ga­dos, en par­te por­que han traí­do di­ne­ro. Gra­cias en bue­na me­di­da a las com­pras rea­li­za­das por esos ex­tran­je­ros, los va­lo­res in­mo­bi­lia­rios de la ciu­dad son aho­ra los más al­tos del país. El cos­to de una vi­vien­da uni­fa­mi­liar en Van­cou­ver se ha tri­pli­ca­do des­de 2005, a un mi­llón y me­dio de dó­la­res ca­na­dien­ses, cons­ti­tu­yen­do un pa­tri­mo­nio pa­ra los pro­pie­ta­rios.

Pe­ro esa ac­ti­tud de bra­zos abier­tos ha cam­bia­do. Las se­ña­les fue­ron vi­si­bles en 2010, cuan­do apa­re­ció un jue­go en lí­nea lla­ma­do "Crack Shack o Man­sion?", don­de los ju­ga­do­res de­bían adi­vi­nar si la fo­to de una de­te­rio­ra­da ca­sa era un cu­bil de dro­ga­dic­tos o una re­si­den­cia de sie­te dí­gi­tos. El ma­les­tar se pro­fun­di­zó con­for­me los ve­cin­da­rios se va­cia­ban de los re­si­den­tes de to­da la vi­da y mu­chos jó­ve­nes de Van­cou­ver aban­do­na­ban la es­pe­ran­za de al­gu­na vez cos­tear una vi­vien­da. En lu­gar de ser la ciu­dad lim­pia y ver­de, la ciu­dad pa­re­cía a un Mó­na­co lluvioso.

El Par­ti­do Li­be­ral, que go­ber­nó Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca de 2001 a 2017, mi­ni­mi­zó la im­por­tan­cia del di­ne­ro ex­tran­je­ro, acep­tan­do los ar­gu­men­tos de los cons­truc­to­res de que los al­tos pre­cios eran cul­pa de una bu­ro­cra­cia bi­zan­ti­na y la es­ca­sez de tie­rras edi­fi­ca­bles. Pe­ro en 2016, cuan­do se acer­ca­ban las elec­cio­nes y los va­lo­res in­mo­bi­lia­rios se­guían su­bien­do, los li­be­ra­les im­pu­sie­ron el pri­mer im­pues­to ca­na­dien­se a los com­pra­do­res ex­tran­je­ros, una so­bre­ta­sa del 15 por cien­to apli­ca­da a cual­quier per­so­na sin re­si­den­cia o ciu­da­da­nía ca­na­dien­se que com­pra­ra una ca­sa en Van­cou­ver o sus al­re­de­do­res. Pa­ra mu­chos vo­tan­tes era de­ma­sia­do tar­de, y el par­ti­do opo­si­tor Nue­vo Par­ti­do De­mo­crá­ti­co ga­nó el po­der tras pro­me­ter fre­nar los pre­cios del mer­ca­do.

El nue­vo pri­mer mi­nis­tro de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, John Hor­gan, au­men­tó la so­bre­ta­sa al 20 por cien­to y am­plió su al­can­ce geo­grá­fi­co. Su go­bierno pla­nea im­po­ner un gra­va­men anual del 2 por cien­to so­bre las pro­pie­da­des va­can­tes en ma­nos de ex­tran­je­ros y ha co­men­za­do a ce­rrar las la­gu­nas le­ga­les que per­mi­ten a los com­pra­do­res elu­dir los im­pues­tos so­bre las com­pras de con­do­mi­nios y las trans­fe­ren­cias de pro­pie­da­des.

Por su­pues­to, pa­ra que es­tos cam­bios sean efec­ti­vos, el go­bierno de­be­rá sa­ber quié­nes po­seen in­mue­bles en Van­cou­ver. Sta­tis­tics Ca­na­da no pu­bli­có ci­fras so­bre la pro­pie­dad de bie­nes raí­ces en ma­nos de ex­tran­je­ros has­ta 2017, cuan­do in­for­mó que los no re­si­den­tes po­seían más del 7 por cien­to de las vi­vien­das de la ciu­dad. La agen­cia fe­de­ral de vi­vien­da di­ce que eso es una sub­es­ti­ma­ción, por­que los in­ver­sio­nis­tas ex­tran­je­ros pue­den ha­cer las com­pras a tra­vés de pa­rien­tes ca­na­dien­ses o com­pa­ñías fan­tas­ma. En 2016, Trans­pa­ren­cia In­ter­na­cio­nal des­cu­brió que la pro­pie­dad de ca­si la mi­tad de las cien pro­pie­da­des más ca­ras de Van­cou­ver, era efec­ti­va­men­te im­po­si­ble de ras­trear.

Da­vid Eby, el nue­vo fis­cal ge­ne­ral de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, ha ex­pe­ri­men­ta­do la trans­for­ma­ción de Van­cou­ver di­rec­ta­men­te. Le­gis­la­dor pro­vin­cial des­de 2013, re­pre­sen­ta a Point Grey, un área aco­mo­da­da cu­yas man­sio­nes jun­to a la pla­ya in­clu­yen va­rias de las pro­pie­da­des más ca­ras de Ca­na­dá. En 2016 re­ve­ló que en su dis­tri­to, in­mue­bles por un va­lor de 57 mi­llo­nes de dó­la­res

ca­na­dien­ses ha­bían si­do com­pra­dos por es­tu­dian­tes sin in­gre­sos re­por­ta­dos. “Des­de mi pri­mer día en la fis­ca­lía, fue to­tal­men­te ob­vio pa­ra mí que te­nía­mos un gran pro­ble­ma”, di­ce. “Nues­tra ju­ris­dic­ción pro­por­cio­na una se­rie de es­truc­tu­ras muy úti­les si deseas ocul­tar fon­dos. Te­ne­mos un sis­te­ma de pro­pie­dad de la tie­rra que te per­mi­te ocul­tar al ver­da­de­ro pro­pie­ta­rio”, la­men­ta.

Esas la­gu­nas en Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca son apa­ra­to­sas. Es le­gal, por ejem­plo, com­prar las ac­cio­nes de un “fi­dei­co­mi­so des­nu­do”, cu­yo úni­co ac­ti­vo es una vi­vien­da, en lu­gar de com­prar la pro­pie­dad en sí. Téc­ni­ca­men­te, el tí­tu­lo nun­ca cam­bia de ma­nos, lo que per­mi­te al com­pra­dor evi­tar los im­pues­tos del tras­pa­so de la pro­pie­dad. Has­ta sep­tiem­bre, tam­bién era po­si­ble com­prar una pro­pie­dad uti­li­zan­do una cor­po­ra­ción anó­ni­ma con un abo­ga­do co­mo su úni­co di­rec­tor, o de­sig­nar a un “ac­cio­nis­ta fi­du­cia­rio” que con­tro­la­ba esa com­pa­ñía anó­ni­ma, sin re­ve­lar la ver­da­de­ra pro­pie­dad en nin­gún ca­so. Mien­tras tan­to, los abo­ga­dos en Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca, co­mo en el res­to de Ca­na­dá, es­tán exen­tos de las dis­po­si­cio­nes cla­ve de la ley con­tra el la­va­do de di­ne­ro, una pre­rro­ga­ti­va que las aso­cia­cio­nes de abo­ga­dos pro­te­gen so­bre la ba­se del pri­vi­le­gio de abo­ga­do-clien­te.

Tras asu­mir el car­go, Eby pi­dió una in­ves­ti­ga­ción in­de­pen­dien­te de la in­dus­tria del jue­go. El in­for­me, pu­bli­ca­do en ju­nio, con­clu­yó que “en nues­tros ca­si­nos se es­tá pro­du­cien­do un la­va­do de di­ne­ro trans­na­cio­nal a gran es­ca­la” y ad­vir­tió que esos fon­dos se es­tán in­fil­tran­do en la eco­no­mía. Esas bol­sas de di­ne­ro del Star­light en 2009 fue­ron una de las transac­cio­nes que de­be­rían ha­ber ac­ti­va­do una aler­ta. En 2010, ese mis­mo ca­sino per­mi­tió con­ver­tir en fi­chas tres mi­llo­nes de dó­la­res ca­na­dien­ses.

Los ope­ra­do­res de Star­light y Ri­ver Rock, un ca­sino ri­val que se­gún el in­for­me es un cen­tro to­da­vía ma­yor pa­ra los de­pó­si­tos cues­tio­na­bles, ca­na­li­za­ron nues­tras pre­gun­tas so­bre es­te te­ma a la Aso­cia­ción de la In­dus­tria de Jue­gos de la pro­vin­cia. Su di­rec­tor ejecutivo, Pe­ter Gou­dron, di­jo en un co­mu­ni­ca­do que los miem­bros “siem­pre se han ad­he­ri­do es­tric­ta­men­te a los pro­to­co­los con­tra el la­va­do de di­ne­ro es­ta­ble­ci­dos pa­ra ellos”.

En sep­tiem­bre, Eby anun­ció que su ofi­ci­na am­plia­ría la re­vi­sión del blan­queo de ca­pi­ta­les pa­ra in­cluir ven­tas de bie­nes raí­ces y au­to­mó­vi­les de lu­jo. Aun­que ha pe­di­do a los po­lí­ti­cos fe­de­ra­les más re­cur­sos le­ga­les e in­ves­ti­ga­ti­vos, no ha te­ni­do éxi­to. “Han es­ta­do ig­no­ran­do los pro­ble­mas fis­ca­les, los pro­ble­mas cri­mi­na­les in­ter­na­cio­na­les”, di­ce.

Los es­fuer­zos pa­ra con­tro­lar los fon­dos que flu­yen a Van­cou­ver ten­drán que su­pe­rar una se­rie de pro­ble­mas. Lo pri­me­ro se­rá de­ter­mi­nar qué se en­tien­de exac­ta­men­te co­mo ilí­ci­to. Las ga­nan­cias del so­borno y el nar­co­trá­fi­co cum­plen con la de­fi­ni­ción de di­ne­ro su­cio de cual­quie­ra, pe­ro ¿qué pa­sa con las for­tu­nas hon­ra­das que sa­len de Chi­na sor­tean­do las re­glas ban­ca­rias? Pa­ra man­te­ner es­ta­ble al yuan y pro­te­ger las re­ser­vas de mo­ne­da ex­tran­je­ra, Chi­na prohí­be a los ciu­da­da­nos ex­por­tar más de 50 mil dó­la­res al año sin la apro­ba­ción del go­bierno. No es ne­ce­sa­ria­men­te el tra­ba­jo de Ca­na­dá im­po­ner ese lí­mi­te o cas­ti­gar a las per­so­nas que re­cu­rren a las trans­fe­ren­cias de di­ne­ro del mer­ca­do gris.

Las nue­vas po­lí­ti­cas de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca pa­re­cen es­tar pro­du­cien­do el efec­to desea­do. Las ven­tas re­si­den­cia­les en el área me­tro­po­li­ta­na de Van­cou­ver ca­ye­ron un 44 por cien­to en sep­tiem­bre con res­pec­to al año an­te­rior, al ni­vel más ba­jo pa­ra ese mes des­de 2012. Los pre­cios co­mien­zan a dis­mi­nuir y las ca­sas per­ma­ne­cen en el mer­ca­do por más tiem­po. Pe­ro esas es­ta­dís­ti­cas tam­bién po­nen de re­lie­ve la de­bi­li­dad eco­nó­mi­ca subyacente de la ciu­dad, de­pen­dien­te de la pu­jan­za del sec­tor in­mo­bi­lia­rio. Se­gún al­gu­nas es­ti­ma­cio­nes, las ven­tas y la cons­truc­ción de vi­vien­das y las ac­ti­vi­da­des re­la­cio­na­das re­pre­sen­tan has­ta el 40 por cien­to del pro­duc­to in­terno bru­to de la pro­vin­cia.

La di­ver­si­fi­ca­ción de la eco­no­mía es una prio­ri­dad ur­gen­te pa­ra las au­to­ri­da­des lo­ca­les y pro­vin­cia­les, que han in­ten­ta­do atraer nue­vas em­pre­sas de ener­gía re­no­va­ble y de tecnología lim­pia, así co­mo ex­pan­dir el tu­ris­mo y fo­men­tar la fa­bri­ca­ción de bar­cos y avio­nes. Pe­ro to­das es­tas ideas se han to­pa­do con el mis­mo pro­ble­ma: el al­to va­lor de la pro­pie­dad. Y cuan­to más han des­pla­za­do los pre­cios de la tie­rra a otras in­dus­trias, más se ha apo­ya­do la eco­no­mía en las pro­pie­da­des in­mo­bi­lia­rias, un círcu­lo vi­cio­so sin una sa­li­da evi­den­te.

Crear una com­pa­ñía glo­bal en Van­cou­ver no es im­po­si­ble, so­lo hay que pre­gun­tar­le a Chip Wil­son, el po­lé­mi­co fun­da­dor del fa­bri­can­te de ro­pa de­por­ti­va Lu­lu­le­mon Ath­le­ti­ca Inc., una de las po­cas mar­cas in­ter­na­cio­na­les ori­gi­na­rias de la ciu­dad. Pe­ro él mis­mo ha es­ta­do com­pran­do agre­si­va­men­te tie­rras en to­da la ciu­dad, es­pe­cial­men­te en Fal­se Creek Flats, un área in­dus­trial aban­do­na­da que se­rá reur­ba­ni­za­da. El go­bierno ac­tual de Co­lum­bia Bri­tá­ni­ca pue­de fre­nar tem­po­ral­men­te el flu­jo de di­ne­ro, di­ce Wil­son, sin em­bar­go el au­ge de Chi­na ha crea­do mu­chos mul­ti­mi­llo­na­rios que ne­ce­si­tan un lu­gar pa­ra po­ner su di­ne­ro. “En­ton­ces, ¿a dón­de vas si eres chino? A Síd­ney, tal vez. Pe­ro nin­gu­na par­te es más ami­ga­ble que Van­cou­ver”. De una for­ma u otra, di­ce, esos fon­dos en­con­tra­rán su ca­mino a Ca­na­dá.

En opinión de Wil­son, las fuer­zas fi­nan­cie­ras glo­ba­les inevi­ta­ble­men­te aplas­ta­rán las me­di­das lo­ca­les. Pue­de que Hor­gan y Eby lo­gren fre­nar los peo­res ex­ce­sos, pe­ro en­fren­ta­da a uno de los flu­jos de fon­dos más gran­des del mun­do, por no men­cio­nar a la pro­pia his­to­ria de Van­cou­ver, de po­co ser­vi­rá la mu­ra­lla del go­bierno pro­vin­cial. To­da­vía hay mu­cho di­ne­ro por ga­nar en la eter­na apues­ta se­gu­ra que es Van­cou­ver. Por eso, ca­da vez que re­gre­sa de un via­je a Asia, el em­pre­sa­rio se di­ce a sí mis­mo: “Com­pra tie­rra, Chip, com­pra tie­rra”.

In­te­rior del Ca­sino Star­light

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.