La di­vi­sión que pre­va­le­ce en la so­cie­dad me­xi­ca­na no es lo que ob­ser­van los gran­des in­ver­sio­nis­tas que con­fían en el país.

Pe­se la di­vi­sión y al en­cono que pre­va­le­ce en la vi­da pú­bli­ca de Mé­xi­co, sí exis­ten ra­zo­nes pa­ra es­tar op­ti­mis­tas del fu­tu­ro del país.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO - Por En­ri­que Quin­ta­na

Si al­guien dis­tan­te lle­ga al país y tra­ta de for­mar­se una opinión de lo que pa­sa en Mé­xi­co a par­tir de su ob­ser­va­ción de las re­des so­cia­les, lle­ga­ría a la con­clu­sión de que es­ta­mos ca­si en una gue­rra ci­vil.

La in­to­le­ran­cia y la agre­si­vi­dad que se per­ci­be en­tre los crí­ti­cos y los apo­lo­gis­tas de Ló­pez Obra­dor nos ha­cen ima­gi­nar que en las pla­zas pú­bli­cas del país se pue­den desatar los gol­pes en cual­quier mo­men­to.

Pe­ro no se tra­ta so­lo de la vi­ru­len­cia con la que a ve­ces se ma­ni­fies­tan los áni­mos en el mun­do vir­tual. Si se acu­de a reunio­nes de gru­pos opo­si­to­res al pre­si­den­te elec­to, se pue­den en­con­trar tam­bién ese ti­po de ex­pre­sio­nes.

Al­gu­nos em­pre­sa­rios o gru­pos con­ser­va­do­res sim­ple­men­te no lo ba­jan de ra­di­cal, in­to­le­ran­te, me­siá­ni­co y con ten­den­cias au­to­ri­ta­rias.

Pe­ro si va­mos al ex­tre­mo opues­to, en­ton­ces lo que se re­gis­tra es un res­pal­do mo­no­lí­ti­co y una acu­sa­ción de que to­das las crí­ti­cas en su con­tra pro­vie­nen de “la ma­fia del po­der”, de los “me­dios fi­fí” y de to­dos aque­llos que se opo­nen a la trans­for­ma­ción de Mé­xi­co.

En los ex­tre­mos hay quien lla­ma a lan­zar agre­sio­nes con­tra los que se opon­gan al fu­tu­ro pre­si­den­te.

Ló­pez Obra­dor, por su tem­pe­ra­men­to e his­to­ria, no es al­guien que pro­pi­cie con­ver­gen­cia y en­cuen­tro. Po­la­ri­za. O lo­gra el res­pal­do in­con­di­cio­nal y la re­ve­ren­cia, o el odio que cie­ga y que so­lo per­mi­te ver sus de­fec­tos.

Por lo an­te­rior, creo que en los pró­xi­mos me­ses y años ten­dre­mos que apren­der a di­vi­dir al país en dos gru­pos. No en los par­ti­da­rios y de­trac­to­res de Ló­pez Obra­dor, sino en­tre quie­nes, al mar­gen de que lo cues­tio­nen o lo res­pal­den, bus­can el cen­tro y la con­ver­gen­cia, o los que bus­can los ex­tre­mos.

Mu­chos de ellos qui­sie­ran que el nue­vo go­bierno en­tra­ra en cri­sis ape­nas lle­gan­do al po­der. Los opo­si­to­res pen­san­do en que el go­bierno per­die­ra es­pa­cios de ma­nio­bra y que in­clu­so se ca­ye­ra.

Los par­ti­da­rios más fé­rreos desea­rían que en­tra­ra en cri­sis y tu­vie­ra que ra­di­ca­li­zar­se pa­ra aban­do­nar el cen­tro y bus­car res­pal­do en­tre quie­nes bus­can me­di­das con­tra el sis­te­ma.

En con­tras­te, hay un gru­po de em­pre­sa­rios e in­ver­sio­nis­tas que, al mar­gen de no sim­pa­ti­zar con las in­cli­na­cio­nes po­lí­ti­cas de AMLO, desea­rían en­con­trar un am­bien­te fa­vo­ra­ble pa­ra el desem­pe­ño de su go­bierno en el que pu­die­ran te­ner más in­fluen­cia las su­ge­ren­cias de per­so­na­jes que se per­ci­ben sen­sa­tos en sus pro­pues­tas, co­mo su Je­fe de la Ofi­ci­na de la Pre­si­den­cia, Al­fon­so Ro­mo; o su se­cre­ta­rio de Ha­cien­da, Car­los Ur­zúa, so­lo por ci­tar a dos de las fi­gu­ras más no­to­rias.

Tam­bién su­po­nen que en­tre em­pre­sa­rios e in­ver­sio­nis­tas que no tie­nen in­cli­na­ción par­ti­dis­ta ga­na­rían pre­sen­cia quie­nes tie­nen in­te­rés en co­la­bo­rar con el fu­tu­ro go­bierno pa­ra ase­gu­rar el me­jor desem­pe­ño de su ges­tión.

Si Ló­pez Obra­dor hu­bie­ra man­te­ni­do un discurso úni­co y cla­ra­men­te in­cli­na­do ha­cia me­di­das, o so­lo ra­di­ca­les o so­lo mo­de­ra­das, no ha­bría es­ta dis­yun­ti­va y se­ría mu­cho más cla­ra la in­cli­na­ción de su go­bierno.

El he­cho es que, si se ve la tra­yec­to­ria de AMLO des­de que ga­nó las elec­cio­nes, se per­ci­be un discurso am­bi­va­len­te, lo que ge­ne­ra la po­si­bi­li­dad de que se in­cli­ne en uno u otro sen­ti­do.

Hay un gru­po muy im­por­tan­te de in­ver­sio­nis­tas que, en una pro­por­ción muy im­por­tan­te, si­gue apos­tan­do a un desem­pe­ño po­si­ti­vo de AMLO: los ex­tran­je­ros que tie­nen com­pro­me­ti­dos mu­chos re­cur­sos en Mé­xi­co.

Se tra­tan de in­ver­sio­nes fi­nan­cie­ras, en in­fra­es­truc­tu­ra, en plan­tas, en ener­gía, etc. Las em­pre­sas cu­yos cor­po­ra­ti­vos no se en­cuen­tran en el país, sino que se ubi­can en otras na­cio­nes, pe­ro que ade­más tie­nen apues­tas im­por­tan­tes en de­ce­nas de paí­ses y tie­nen una va­lo­ra­ción muy di­fe­ren­te de la que tie­nen los in­ver­sio­nis­tas lo­ca­les.

Ha­ce al­gu­nos días, ha­blan­do con la ca­be­za re­gio­nal de uno de los gru­pos que más di­ne­ro in­vier­te en Mé­xi­co me se­ña­la­ba que ellos tie­nen la ex­pe­rien­cia de in­ver­tir en mu­chas na­cio­nes de to­da ín­do­le, con go­bier­nos de to­das las co­rrien­tes ideo­ló­gi­cas, en co­yun­tu­ras eco­nó­mi­cas de lo más di­ver­so.

Con to­do y lo po­la­ri­zan­te que a ve­ces pue­da re­sul­tar el discurso de Ló­pez Obra­dor, ellos si­guen apos­tan­do fuer­te­men­te a Mé­xi­co.

La dis­tan­cia, la his­to­ria y el des­ape­go emo­cio­nal, a ve­ces dan ven­ta­jas a la ho­ra de de­ci­dir dón­de lo­ca­li­zar in­ver­sio­nes.

Hay que acep­tar que, pe­se a los vai­ve­nes cam­bia­rios, has­ta aho­ra no se per­ci­be una sa­li­da ma­si­va de ca­pi­ta­les sino en to­do ca­so, al­gu­nos ajus­tes de cartera que re­sul­ta­rían ló­gi­cos en cual­quier cam­bio de go­bierno.

Los gran­des in­ver­sio­nis­tas tam­po­co le ha­cen el feo a per­so­na­jes que po­lí­ti­ca­men­te son cri­ti­ca­dos y des­pre­cia­dos co­mo el señor Bol­so­na­ro en Bra­sil.

Per­mí­ta­me ex­pre­sar­lo con una me­tá­fo­ra.

Es natural que, si uno vi­ve en el bos­que, de­ba ver los ár­bo­les de cer­ca y al­gu­nos de ellos pue­den es­tar re­tor­ci­dos o es­tar lle­nos de ma­le­za in­va­so­ra.

Y así nos for­ma­mos nues­tras opi­nio­nes co­no­cien­do de cer­ca có­mo es ese bos­que des­de aden­tro.

Quie­nes no vi­ven en él y so­lo lo ob­ser­van des­de le­jos tie­nen una pers­pec­ti­va muy di­fe­ren­te, en la que no to­man en cuen­ta el de­ta­lle sino so­lo la gran pers­pec­ti­va, y juz­gan y to­man sus de­ci­sio­nes so­bre la ba­se de ella.

Es di­fí­cil com­bi­nar las dos óp­ti­cas. Quie­nes ve­mos las co­sas de cer­ca cri­ti­ca­mos a los que ca­re­cen del co­no­ci­mien­to cer­cano y de los de­ta­lles. Los que las ven des­de le­jos, cues­tio­nan la au­sen­cia de pers­pec­ti­va, de una ob­ser­va­ción que ha­ga ca­so omi­so de los de­ta­lles y ob­ser­ve pre­do­mi­nan­te­men­te el con­jun­to y su dinámica.

La pri­me­ra mi­ra­da, en cir­cuns­tan­cias co­mo las que hoy vi­vi­mos, nos ha­ce pe­si­mis­tas por los erro­res y la con­fron­ta­ción que ve­mos. La mi­ra­da dis­tan­te es­tá mu­cho más tran­qui­la por­que no ve ame­na­zas de cam­bios ra­di­ca­les.

Y en es­te ca­so, no hay ma­ne­ra de de­fi­nir quién tie­ne la ra­zón. A ve­ces, al­gu­nos de los que ob­ser­van los de­ta­lles de­tec­tan, an­tes que na­die, los gran­des cam­bios que lue­go tam­bién se re­fle­ja­rán en las ma­cro­ten­den­cias.

En mu­chas oca­sio­nes, se mag­ni­fi­ca­rán he­chos cu­ya tras­cen­den­cia de lar­go pla­zo re­sul­ta­rá más li­mi­ta­da de lo que pa­re­cía pues no mo­di­fi­ca­ron en lo fun­da­men­tal la tra­yec­to­ria del país, aun­que a ve­ces pa­re­cie­ra que lo ha­rían.

En la cir­cuns­tan­cia ac­tual de Mé­xi­co, me pa­re­ce que, sin per­der de vis­ta los asun­tos es­pe­cí­fi­cos que a ve­ces nos lla­man la aten­ción en el día a día de la vi­da eco­nó­mi­ca y po­lí­ti­ca del país, de­be­mos apro­ve­char la vi­sión pa­no­rá­mi­ca y de lar­go pla­zo que a ve­ces ofre­cen los gran­des in­ver­sio­nis­tas, quie­nes in­clu­so ven al go­bierno de Ló­pez Obra­dor, no co­mo “el fi­nal de la his­to­ria” sino co­mo un ca­pí­tu­lo más del de­sa­rro­llo de Mé­xi­co, con sus cla­ros­cu­ros que a mu­chos dis­gus­tan y alar­man y a otros tan­tos en­tu­sias­man.

Un em­pre­sa­rio que ca­pi­ta­nea una em­pre­sa que fue fun­da­da en Mé­xi­co en el si­glo XVIII di­jo en un en­cuen­tro en el que fue ho­me­na­jea­do que, si su em­pre­sa fue ca­paz de re­sis­tir la In­de­pen­den­cia, las gue­rras del si­glo XIX, la re­vo­lu­ción y los ca­ta­clis­mos del si­glo XX, se­gu­ra­men­te bien po­dría re­sis­tir es­ta “cuar­ta trans­for­ma­ción”.

Tal vez ne­ce­si­ta­mos más em­pre­sa­rios con es­ta vi­sión, que sin re­nun­ciar a la crí­ti­ca y al cues­tio­na­mien­to, con­ta­gien ese op­ti­mis­mo por el lar­go pla­zo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.