El jui­cio de Joa­quín Guz­mán Loe­ra es­tá por co­men­zar y pro­me­te ser una tor­men­ta de trai­cio­nes.

El pro­ce­so ju­di­cial de Joa­quín Guz­mán Loe­ra, el ca­po me­xi­cano más re­co­no­ci­do en el mun­do, pro­me­te una se­rie de re­ve­la­cio­nes de al­to impacto que po­drían sa­cu­dir al país.

Bloomberg BusinessWeek Mexico - - CONTENIDO -

le­gó la ho­ra pa­ra el Cha­po. El que pa­ra mu­chos se per­fi­la co­mo “el jui­cio del si­glo” arran­ca­ría es­te 5 de no­viem­bre en Brooklyn, Nue­va York, en una cor­te fe­de­ral en la que, por es­pa­cio de tres a cin­co me­ses, se ven­ti­la­rán al­gu­nos de los se­cre­tos más os­cu­ros del nar­co­trá­fi­co me­xi­cano. Si bien en es­te pro­ce­so no se per­mi­ti­rán cá­ma­ras y el ca­po no des­fi­la­rá por las es­ca­li­na­tas de la cor­te co­mo lo hi­cie­ron los ma­fio­sos de la fa­mi­lia Gam­bino en los años no­ven­ta, la se­duc­ción del nar­co no tie­ne pre­ce­den­tes.

A las 7 de la ma­ña­na de ese día, si to­do sa­le acor­de a lo pre­vis­to, Joa­quín ‘El Cha­po’ Guz­mán de­ja­rá su cel­da en el Cen­tro Co­rrec­cio­nal Me­tro­po­li­tano en Man­hat­tan pa­ra cru­zar el puen­te de Brooklyn en un con­voy de ca­mio­ne­tas blin­da­das, vi­gi­la­do des­de el cie­lo por uno o va­rios he­li­cóp­te­ros. Pa­ra evi­tar cual­quier in­ten­to de ase­si­na­to, lle­va­rá cas­co y cha­le­co an­ti­ba­las, mien­tras que es­ta­rá pro­te­gi­do por va­rios fran­co­ti­ra­do­res apos­ta­dos en edi­fi­cios estratégicos a lo lar­go de los tres ki­ló­me­tros que se­pa­ran la cár­cel del juz­ga­do fe­de­ral.

Ese, el juz­ga­do Theo­do­re Roo­se­velt pa­ra ma­yor de­ta­lle, se­rá el cam­po de ba­ta­lla en el que el fis­cal del Dis­tri­to Es­te de Nue­va York, Ri­chard P. Do­nog­hue, y los abo­ga­dos de Guz­mán Loe­ra, Eduar­do Ba­la­re­zo y Jef­frey Licht­man, se dispu­tarán el des­tino del ca­po me­xi­cano an­te el juez Brian Co­gan y un ju­ra­do por se­lec­cio­nar que per­ma­ne­ce­rá en el ano­ni­ma­to du­ran­te to­do el jui­cio.

Con pro­ce­sos si­mi­la­res co­mo an­te­ce­den­te, el sa­que de jue­go que­da cla­ro: Do­nog­hue bus­ca­rá la ma­yor sen­ten­cia po­si­ble (ca­de­na per­pe­tua), acu­san­do al lí­der cri­mi­nal de ha­ber su­mi­do en una gue­rra vio­len­ta a Mé­xi­co y ase­si­nar a por lo me­nos 30 per­so­nas di­rec­ta­men­te, ade­más de en­ve­ne­nar a mi­les de es­ta­dou­ni­den­ses. Ba­la­re­zo y Licht­man tra­ta­rán de con­ven­cer al ju­ra­do de que el ex­lí­der del Cár­tel de Si­na­loa no re­pre­sen­ta un ries­go tan gran­de pa­ra la so­cie­dad y que ha si­do víc­ti­ma de una cons­pi­ra­ción pa­ra pre­sen­tar­le co­mo un mons­truo. Ello, en bus­ca de ami­no­rar la sen­ten­cia que pen­de so­bre su ca­be­za.

“Es co­mo un jue­go de aje­drez”, con­fía un abo­ga­do de ca­pos. To­das las fuen­tes con­sul­ta­das pa­ra es­te ar­tícu­lo de­cli­na­ron ser nom­bra­das por mo­ti­vos de se­gu­ri­dad o pa­ra evi­tar re­pre­sa­lias.

Por su­pues­to, na­die du­da del re­sul­ta­do fi­nal: cul­pa­ble. En un pro­ce­so co­mo es­te, se­gún an­te­ce­den­tes, un nar­co me­xi­cano tie­ne prác­ti­ca­men­te nu­las po­si­bi­li­da­des de elu­dir una con­de­na.

“No hay es­ce­na­rio en el que El Cha­po ga­ne es­to y to­dos lo sa­ben”, afir­ma el abo­ga­do con­sul­ta­do. “Fue una lo­cu­ra que ha­ya de­ci­di­do ir a jui­cio en Nue­va York. Tie­ne de­ma­sia­do en con­tra”. De ma­ne­ra es­tra­té­gi­ca, el fis­cal Do­nog­hue atra­jo to­das las acu­sa­cio­nes pen­dien­tes con­tra el ca­po, in­clui­das cau­sas ju­di­cia­les en Ca­li­for­nia, Te­xas, Nue­va Ham­ps­hi­re, Illi­nois, Flo­ri­da y Te­xas.

Pe­ro a la par del es­pec­tácu­lo del pro­ce­so ju­di­cial, lo que ocu­rra en el juz­ga­do tam­bién se­rá un pun­to de aten­ción pa­ra de­ce­nas de fun­cio­na­rios pú­bli­cos en dis­tin­tos paí­ses. Por­que hoy una de las du­das que pri­va es ¿qué tan­to lo­do sal­pi­ca­rá el jui­cio? ¿Cuán­tos nom­bres de po­lí­ti­cos, mi­li­ta­res y po­li­cías co­rrup­tos que pro­te­gie­ron o co­la­bo­ra­ron con el ca­po sal­drán a re­lu­cir? La res­pues­ta pue­de ser: mu­cho y mu­chos.

Me­dia do­ce­na de me­mo­ran­dos ju­di­cia­les de la Fis­ca­lía de Nue­va York con­sul­ta­dos por Bloom­berg Bu­si­ness­week Mé­xi­co dan cuen­ta de có­mo el De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia ha con­fec­cio­na­do un ro­bus­to ex­pe­dien­te nu­tri­do, no so­lo por dé­ca­das de in­ves­ti­ga­cio­nes, sino por tes­ti­mo­nios de al­gu­nos de los co­la­bo­ra­do­res más cer­ca­nos del Cha­po Guz­mán, dis­pues­tos a to­mar el es­tra­do pa­ra re­ve­lar de­ta­lles ín­ti­mos del fun­cio­na­mien­to de su im­pe­rio, des­de el se­xe­nio de Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri has­ta el de En­ri­que Pe­ña Nie­to.

En­tre los tes­ti­gos pro­te­gi­dos que co­la­bo­ra­rán en el jui­cio, con­fir­ma­ron fuen­tes del go­bierno, es­tá Dá­ma­so Ló­pez, ‘El Li­cen­cia­do’, vie­jo con­fi­den­te de Guz­mán, y con quien man­tie­ne una vio­len­ta con­fron­ta­ción des­de ha­ce dos años.

Por sí so­lo, su tes­ti­mo­nio apun­ta a ser muy com­pro­me­te­dor, pues par­ti­ci­pó en bue­na par­te de las de­ci­sio­nes de más al­to ni­vel del Cár­tel de Si­na­loa du­ran­te más de dos dé­ca­das.

Pe­ro la co­la­bo­ra­ción de Ló­pez con las au­to­ri­da­des es­ta­dou­ni­den­ses va más allá. Es la cla­ve del jui­cio: la vol­te­re­ta de ban­do se­rá la nor­ma y no la ex­cep­ción du­ran­te es­te pro­ce­so, en el que to­do apun­ta a que dis­tin­tos ope­ra­do­res del cár­tel se ali­nea­rán en con­tra de su vie­jo je­fe.

Gra­cias al sis­te­ma de pre­mios y cas­ti­gos que pri­ma en la jus­ti­cia es­ta­dou­ni­den­se, el incentivo a coope­rar con las au­to­ri­da­des es fuer­te. Pa­ra mues­tra, nue­va­men­te ‘El Li­cen­cia­do’, quien hoy es­tá re­clui­do en una pri­sión es­ta­tal de Vir­gi­nia, des­pués de ha­ber­se de­cla­ra­do cul­pa­ble por el de­li­to de im­por­ta­ción de co­caí­na. Es­tá a la es­pe­ra de su sen­ten­cia, pro­gra­ma­da jus­to pa­ra fi­na­les de no­viem­bre, unas se­ma­nas des­pués de que ini­cie el jui­cio de Guz­mán Loe­ra. Su con­de­na po­dría ver­se sus­tan­cial­men­te re­du­ci­da si da in­for­ma­ción útil en con­tra de su ex­pa­trón. En un es­ce­na­rio op­ti­mis­ta, qui­zá me­nos de 10 años.

Co­mo el tes­ti­mo­nio de Dá­ma­so, dis­tin­tos do­cu­men­tos pre­pa­ra­to­rios apun­tan a que se tie­ne pre­vis­ta una cas­ca­da de de­fec­cio­nes y trai­cio­nes de per­so­na­jes a los que Was­hing­ton ha bus­ca­do con­ven­cer en las úl­ti­mas se­ma­nas de su­mar­se a su pro­gra­ma de pro­tec­ción de tes­ti­gos, a cam­bio de in­for­ma­ción que ro­bus­tez­ca el ca­so.

“Al­gu­nos de los tes­ti­gos (…) vi­ven en lo­ca­cio­nes que el go­bierno y es­tos tes­ti­gos han man­te­ni­do se­cre­tas al cár­tel”, se ex­pli­ca en un me­mo­ran­do fe­cha­do el 21 de sep­tiem­bre pa­sa­do. “Otros tes­ti­gos se en­cuen­tran ya en­car­ce­la­dos y en el pro­gra­ma de pro­tec­ción a tes­ti­gos y por en­de se en­cuen­tran en uni­da­des de pro­tec­ción y cus­to­dia en sus res­pec­ti­vas cár­ce­les a la luz del gran ries­go que se des­pren­de pa­ra sus vi­das de­bi­do a la na­tu­ra­le­za de su tes­ti­mo­nio es­pe­cí­fi­co”.

En­tre las evi­den­cias que se es­pe­ra ter­mi­nen ven­ti­lán­do­se en las se­ma­nas ve­ni­de­ras se en­cuen­tran los so­bor­nos a fun­cio­na­rios pú­bli­cos pa­ra per­mi­tir el pa­so de car­ga­men­tos de dro­ga por to­da la re­gión, así co­mo de aque­llos ser­vi­do­res que asis­tie­ron en al me­nos cua­tro es­ca­pes del Cha­po: dos de pri­sión, en 2001 y 2015, uno de una re­da­da or­ga­ni­za­da por la Po­li­cía Fe­de­ral en Los Ca­bos, en 2012, y otro, en Los Mo­chis, en 2014.

No so­lo eso: la fis­ca­lía de Nue­va York acu­sa­rá a Guz­mán Loe­ra de ha­ber in­ten­ta­do huir de nue­va cuen­ta a fi­na­les de 2016, po­co an­tes de su ex­tra­di­ción a Es­ta­dos Uni­dos, se­gún una lla­ma­da in­ter­cep­ta­da en la que “ha­bló con fa­mi­lia­res y otros cons­pi­ra­do­res acer­ca de so­bor­nar a fun­cio­na­rios pa­ra con­se­guir que le mo­vie­ran a otra pri­sión de Mé­xi­co de la que pu­die­ra fá­cil­men­te es­ca­par”.

Es­ta de­cla­ra­ción con­cuer­da con el tras­la­do de Guz­mán Loe­ra de la pri­sión del Al­ti­plano a la de Ciu­dad Juárez, a me­dia­dos de ese año.

Jun­to a es­tos ele­men­tos, se acu­sa­rá al si­na­loen­se de una trein­te­na de ho­mi­ci­dios, nu­me­ro­sos se­cues­tros, va­rios ca­sos de tor­tu­ra y el ase­si­na­to di­rec­to de dos si­ca­rios de los Ze­tas “a los que eje­cu­tó con un dis­pa­ro en la ca­be­za”. ¿De dón­de pro­vie­ne esa in­for­ma­ción? Nue­va­men­te, la pre­ci­sión de los da­tos (se in­clu­yen de­ta­lles de có­mo se des­hi­zo de los cuer­pos, por ejem­plo) in­di­can que hay un co­la­bo­ra­dor en su en­torno in­me­dia­to.

“El go­bierno es­pe­ra tes­ti­mo­nio de múl­ti­ples tes­ti­gos que co­la­bo­ra­rán dan­do de­ta­lles so­bre có­mo el acu­sa­do si­guió tra­fi­can­do con dro­gas y co­rrom­pien­do a fun­cio­na­rios de dis­tin­tos ni­ve­les des­pués de que fue arres­ta­do en 1993 (...) tam­bién des­pués del arres­to de fe­bre­ro de 2014”, se­ña­la otro me­mo­ran­do en­via­do por la Fis­ca­lía de Nue­va York al juez Co­gan.

La lis­ta de ser­vi­do­res pú­bli­cos que apo­ya­ron a Guz­mán Loe­ra du­ran­te su di­la­ta­da ca­rre­ra es tan po­ten­cial­men­te ex­plo­si­va co­mo ex­ten­sa e im­po­si­ble de pre­de­cir. Pe­ro pue­de ex­ten­der­se a Amé­ri­ca, Eu­ro­pa, Asia y Ocea­nía, en don­de han si­do ha­lla­das y des­ar­ti­cu­la­das de­ce­nas de cé­lu­las del cár­tel de Si­na­loa a lo lar­go de la úl­ti­ma dé­ca­da y me­dia.

“Po­de­mos es­pe­rar mu­chos nom­bres”, ase­gu­ra una fuen­te de in­te­li­gen­cia. “Por su­pues­to que los es­ta­dou­ni­den­ses ya los co­no­cen por sus ac­ti­vi­da­des de es­pio­na­je, pe­ro eso no evi­ta­rá que se men­cio­nen du­ran­te el jui­cio. To­do de­pen­de­rá de qué tan­to rui­do quie­ran ge­ne­rar y si el Cha­po quie­re ne­go­ciar o no”.

Lo cier­to es que, ba­jo ca­si to­dos los es­ce­na­rios, se ave­ci­na una iné­di­ta y sen­sa­cio­nal llu­via de re­ve­la­cio­nes en el jui­cio que arran­ca­rá en la cor­te fe­de­ral de Brooklyn. Se tra­ta del pro­ce­so ju­di­cial de ma­yor per­fil vin­cu­la­do a nar­co­trá­fi­co en las úl­ti­mas dé­ca­das, des­de que Car­los Leh­der, uno de los fun­da­do­res del cár­tel de Me­de­llín, fue­ra en­jui­cia­do a fi­na­les de los años ochen­ta.

Los me­mo­ran­dos ju­di­cia­les ade­lan­tan que prác­ti­ca­men­te to­da la ca­rre­ra del Cha­po se­rá so­me­ti­da a es­cru­ti­nio: des­de sus años mo­zos en Si­na­loa, cuan­do se le co­no­cía co­mo “El Rá­pi­do”, por su ca­pa­ci­dad pa­ra mo­vi­li­zar pa­que­tes de dro­ga, has­ta su úl­ti­ma eta­pa en li­ber­tad, tras es­ca­par del pe­nal del Al­ti­plano en 2016.

El go­bierno es­ta­dou­ni­den­se se ha tra­za­do co­mo ob­je­ti­vo re­cons­truir el as­cen­so del Cár­tel de Si­na­loa has­ta con­ver­tir­se en una de las or­ga­ni­za­cio­nes cri­mi­na­les más po­de­ro­sas del pla­ne­ta, con mi­les de ope­ra­do­res dis­tri­bui­dos por una vein­te­na de paí­ses del mun­do.

Y de ahí, de re­mo­ver el pa­sa­do, es de don­de pue­de sur­gir más de un se­cre­to.

El cen­tro del es­pec­tácu­lo por ve­nir ya­ce en el ca­rác­ter com­ba­ti­vo que Guz­mán Loe­ra ha man­te­ni­do des­de que fue en­tre­ga­do a Es­ta­dos Uni­dos en 2016. Su ne­ce­dad tie­ne el po­ten­cial de abrir una ven­ta­na al mun­do del nar­co me­xi­cano.

A di­fe­ren­cia del si­len­cio al que ac­ce­die­ron otros ca­pos de pri­mer ni­vel que fue­ron ex­tra­di­ta­dos, co­mo Osiel Cár­de­nas, Eduar­do Are­llano Fé­lix, Al­fre­do Bel­trán Ley­va o Éd­gar Val­déz Vi­lla­rreal, el Cha­po se ha man­te­ni­do ina­mo­vi­ble: in­sis­te en su inocen­cia y ha de­ci­di­do en­fren­tar­se al apa­ra­to ju­di­cial es­ta­dou­ni­den­se sin de­cla­rar­se cul­pa­ble.

Esa to­su­dez da vía a que el pro­ce­so ju­di­cial to­me un cur­so más de­ta­lla­do, con tes­ti­gos, ex­per­tos, do­cu­men­tos, vi­deos y evi­den­cias pre­sen­ta­das an­te el ju­ra­do. Son ele­men­tos que, en otro es­ce­na­rio, ha­brían per­ma­ne­ci­do sin sa­lir a la luz pú­bli­ca, lo que da a Was­hing­ton la opor­tu­ni­dad pa­ra des­ple­gar to­do su ar­se­nal.

Y es­te es co­pio­so. Pa­ra el pro­ce­so, el go­bierno de Do­nald Trump ha pre­pa­ra­do un ex­ten­so ca­tá­lo­go de evi­den­cias que mez­clan in­for­ma­ción ob­te­ni­da por sus apa­ra­tos de es­pio­na­je y da­tos ob­te­ni­dos por múl­ti­ples trai­cio­nes que co­me­tie­ron, o es­tán por co­me­ter, per­so­na­jes del pri­mer círcu­lo del Cha­po.

Por ejem­plo, un me­mo­ran­do fe­cha­do el pa­sa­do 4 de oc­tu­bre, es­ta­ble­ce que el go­bierno pre­ten­de in­tro­du­cir en el jui­cio co­mu­ni­ca­cio­nes in­ter­cep­ta­das por agen­tes es­ta­dou­ni­den­ses y de otras na­cio­na­li­da­des, ade­más de co­rreos elec­tró­ni­cos y men­sa­jes de tex­to, in­clui­dos al­gu­nos en­via­dos a tra­vés de los te­lé­fo­nos Black­Berry per­so­na­les del Cha­po y de va­rios de sus lu­gar­te­nien­tes.

Tam­bién hay va­rias imá­ge­nes sa­te­li­ta­les del ran­cho de Guz­mán, en Du­ran­go, ubi­ca­do gra­cias a la entrevista rea­li­za­da por Sean Penn y Ka­te del Cas­ti­llo en oc­tu­bre de 2015. “Es­ta evi­den­cia per­mi­ti­rá mos­trar los es­fuer­zos del acu­sa­do pa­ra ocul­tar­se y sus ac­ti­vi­da­des cri­mi­na­les, por­que re­ve­la­rá que la entrevista fue gra­ba­da en una lo­ca­ción re­mo­ta y de­mos­tra­rá los me­dios y ri­que­za de­ri­va­dos de la ac­ti­vi­dad cri­mi­nal. Por ejem­plo, las imá­ge­nes mos­tra­rán el ta­ma­ño del ran­cho, que in­clu­ye una pla­ta­for­ma de ate­rri­za­je pa­ra he­li­cóp­te­ros”, se ade­lan­ta en el me­mo­ran­do re­mi­ti­do a la cor­te a prin­ci­pios de oc­tu­bre.

Se an­ti­ci­pa que al me­nos me­dio cen­te­nar de per­so­nas ren­di­rán tes­ti­mo­nio por par­te del De­par­ta­men­to de Jus­ti­cia.

Las iden­ti­da­des de los tes­ti­gos se man­tie­nen ba­jo es­tric­ta re­ser­va, pe­ro in­clu­yen agen­tes de in­te­li­gen­cia, es­pe­cia­lis­tas del FBI y la DEA, así co­mo lu­gar­te­nien­tes del cár­tel y va­rios si­ca­rios que ya han ne­go­cia­do con la au­to­ri­dad.

“Du­ran­te el jui­cio, el go­bierno es­pe­ra ob­te­ner tes­ti­mo­nio de múl­ti­ples tes­ti­gos co­la­bo­ra­do­res acer­ca de la con­duc­ta cri­mi­nal del acu­sa­do. Es­pe­cí­fi­ca­men­te, so­bre ac­tos de tor­tu­ra y se­cues­tros co­me­ti­dos por el acu­sa­do (…) ac­tos vio­len­tos que se re­la­cio­nan con el acu­sa­do (…) y evi­den­cia de nar­co­trá­fi­co por par­te del acu­sa­do an­tes de enero de 1989 y des­pués de sep­tiem­bre de 2014”, se es­ta­ble­ce en otro in­for­me fe­cha­do el 30 de ma­yo.

Pe­ro el aje­drez tie­ne dos ju­ga­do­res. Y mien­tras la fis­ca­lía mue­ve sus pie­zas, los abo­ga­dos de Guz­mán Loe­ra tam­bién: pre­sun­ta­men­te han co­men­za­do a in­ti­mi­dar tes­ti­gos pa­ra evi­tar que rin­dan su tes­ti­mo­nio. Al­gu­nos han si­do ame­na­za­dos de muer­te, de acuer­do con los tes­ti­mo­nia­les en­via­dos al juez Co­gan.

El pri­mer men­sa­je de ame­na­za lle­gó por What­sApp al ce­lu­lar de la abo­ga­da de TC4 (Tes­ti­go Co­la­bo­ra­dor 4) la tar­de del 23 de sep­tiem­bre pa­sa­do.

“¿Sa­bes que el go­bierno trai­cio­nó a tu tes­ti­go? Nos ve­mos en la cor­te”, se leía en el men­sa­je.

La in­ti­mi­da­ción no ve­nía de un nú­me­ro anó­ni­mo, sino del ce­lu­lar de Ba­la­re­zo. “El men­sa­je que en­vió el abo­ga­do no pue­de ser leí­do más que co­mo un in­ten­to de asus­tar o in­ti­mi­dar a un po­ten­cial tes­ti­go”, sos­tie­ne la fis­ca­lía en un me­mo­ran­do fe­cha­do el 29 de sep­tiem­bre. Ba­la­re­zo y Licht­man fue­ron bus­ca­dos pa­ra es­te ar­tícu­lo, sin em­bar­go no res­pon­die­ron a la pe­ti­ción de co­men­ta­rio.

En el do­cu­men­to fir­ma­do por el fis­cal Do­nog­hue, se de­ta­lla no so­lo la pre­sión que ha co­men­za­do a ejer­cer el equi­po del ca­po pa­ra evi­tar que cier­tos de sus ex­co­la­bo­ra­do­res to­men el es­tra­do y rin­dan un tes­ti­mo­nio po­ten­cial­men­te in­cri­mi­na­to­rio, sino las ex­tre­mas me­di­das de se­gu­ri­dad que se ten­drán que im­ple­men­tar pa­ra evi­tar que, por ejem­plo, sean ase­si­na­dos.

“Los tes­ti­gos que par­ti­ci­pa­rán a fa­vor del go­bierno se en­cuen­tran en ex­tre­mo pe­li­gro”, ad­vir­tió Do­nog­hue. “El pe­li­gro al que se en­fren­tan ha si­do na­rra­do en numerosas or­de­nes pre­vias. Por ejem­plo, el acu­sa­do in­ten­tó si­len­ciar a un tes­ti­go al se­cues­trar a miem­bros de su fa­mi­lia (…) o in­ten­tó ase­si­nar a múl­ti­ples tes­ti­gos co­la­bo­ra­do­res, ade­más de ase­si­nar a los hi­jos de otro tes­ti­go”.

An­te ese pe­li­gro, “el go­bierno bus­ca prohi­bir la di­se­mi­na­ción de fo­to­gra­fías y de di­bu­jos a car­bón de las ros­tros de los tes­ti­gos que to­men el es­tra­do del jui­cio. La dis­tri­bu­ción de es­tas imá­ge­nes in­cre­men­ta­ría el pe­li­gro pa­ra to­dos los tes­ti­gos del go­bierno, al igual que sus miem­bros fa­mi­lia­res.”.

Par­te del es­pec­tácu­lo que se vi­vi­rá, muy pron­to, en el juz­ga­do de Brooklyn.

“Los tes­ti­gos que par­ti­ci­pa­ran a fa­vor del go­bierno se en­cuen­tran en ex­tre­mo pe­li­gro”

Comments

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.