Dos vi­si­tas: Ne­tan­yahu y Mat­tis

• TRUMP Y SUS TELEFONEMAS • DEL MA­ZO TO­MA PO­SE­SIÓN • MAN­CE­RA Y LA TRI­NI­DAD FREN­TIS­TA

Campeche Hoy - - PAÍS -

Peña Nie­to mos­tró gran con­ten­to an­te la vi­si­ta del pri­mer mi­nis­tro de Israel, Ben­ja­min Ne­tan­yahu, quien aplau­dió, me­ses atrás, la ini­cia­ti­va de Do­nald Trump de cons­truir un mu­ro fron­te­ri­zo con Mé­xi­co. Ade­más de “ac­tua­li­zar” el tra­ta­do de li­bre co­mer­cio exis­ten­te en­tre Mé­xi­co e Israel, se acor­da­ron ac­cio­nes con­jun­tas con el pro­pó­si­to de com­ba­tir frau­des elec­tró­ni­cos y “otros de­li­tos” que se con­su­man a tra­vés de in­ter­net, co­mo la por­no­gra­fía in­fan­til y el trá­fi­co de ór­ga­nos y de per­so­nas (¿só­lo en esos te­rre­nos, o la ase­so­ría ex­tran­je­ra po­dría ex­ten­der­se a otros pla­nos de las re­des so­cia­les?)./

La vi­si­ta de Ne­tan­yahu es la pri­me­ra que rea­li­za la má­xi­ma au­to­ri­dad de Israel a nues­tro país, en 65 años de re­la­cio­nes di­plo­má­ti­cas (“un lap­so im­per­do­na­ble, que que­re­mos co­rre­gir”, di­jo el pri­mer mi­nis­tro) y tie­ne co­mo con­tex­to una des­com­po­si­ción ace­le­ra­da de las pos­tu­ras di­plo­má­ti­cas de Mé­xi­co, re­gi­das por el en­tre­guis­mo de Luis Vi­de­ga­ray Ca­so y Peña Nie­to. Ade­más de la per­ma­nen­te ge­nu­fle­xión an­te Trump, re­fle­ja­da en epi­so­dios gro­tes­cos, co­mo la ex­pul­sión del em­ba­ja­dor de Co­rea del Nor­te en Mé­xi­co y la aco­me­ti­da sis­te­má­ti­ca con­tra Venezuela y su go­bierno, la ad­mi­nis­tra­ción pe­ñis­ta ha re­ci­bi­do con des­me­mo­ria­do be­ne­plá­ci­to al re­pre­sen­tan­te de un país que de ma­ne­ra im­pla­ca­ble ha vio­la­do acuer­dos y dis­po­si­cio­nes in­ter­na­cio­na­les y des­plie­ga una po­lí­ti­ca cri­mi­nal con­tra el pue­blo pa­les­tino./

Más allá de los arre­glos for­ma­les a que se ha­ya lle­ga­do, re­sul­ta enig­má­ti­co el mo­ti­vo real que im­pul­só la rea­li­za­ción de es­te en­cuen­tro y la fir­ma de cier­tos acuer­dos, cuan­do Peña Nie­to es­tá en un pro­ce­so de de­cli­ve po­lí­ti­co, que se agu­di­za­rá cuan­do ha­ya can­di­da­to pre­si­den­cial priis­ta, y cuan­do se vi­ve una es­pe­cie de ven­ta de­ses­pe­ra­da de la ri­que­za na­cio­nal, en me­dio de acu­sa­cio­nes de ac­tos de corrupción rea­li­za­dos por di­ver­sos fun­cio­na­rios fe­de­ra­les./

Al ge­ne­ral en re­ti­ro, Ja­mes Mat­tis, tam­bién le co­rres­pon­de­rá cum­plir, hoy, un rol pio­ne­ro. Es el pri­mer se­cre­ta­rio de de­fen­sa de Es­ta­dos Uni­dos que asis­te a las ce­le­bra­cio­nes de la in­de­pen­den­cia me­xi­ca­na, aun­que fun­cio­na­rios y per­so­na­jes es­ta­du­ni­den­ses de me­nor hos­que­dad (a Mat­tis le apo­dan Mad Dog, y así lo ha men­cio­na­do in­clu­si­ve Trump, es de­cir, pe­rro ra­bio­so o lo­co) han for­ma­do par­te de las de­le­ga­cio­nes ex­tran­je­ras usual­men­te in­vi­ta­das al Gri­to y al pos­te­rior des­fi­le mi­li­tar.

La muy dis­pa­re­ja re­la­ción po­lí­ti­ca en­tre Do­nald Trump y En­ri­que Peña Nie­to ha pa­sa­do más de una vez por los sen­de­ros de lo te­le­fó­ni­co. Los in­ci­den­tes han ido des­de la fil­tra­ción de una lla­ma­da con­fi­den­cial en la que, en­tre otros te­mas de­li­ca­dos, el es­ta­du­ni­den­se ins­truía a su con­tra­par­te pa­ra que no ha­bla­ra en público de que Mé­xi­co no pa­ga­ría la cons­truc­ción de un mu­ro fron­te­ri­zo, has­ta de­cla­ra­cio­nes en fal­so del ocu­pan­te de la Ofi­ci­na Oval, en el sen­ti­do de ha­ber re­ci­bi­do lla­ma­das des­de Mé­xi­co que, en reali­dad, no se ha­bían rea­li­za­do./

Ayer hu­bo otro ca­pí­tu­lo al me­ro es­ti­lo Trump. Des­de el pa­sa­do mar­tes se ha­bía anun­cia­do que el pre­si­den­te del país ve­cino ha­bla­ría con el ha­bi­tan­te de Los Pi­nos, pa­ra ex­pre­sar con­do­len­cias por los da­ños ma­te­ria­les y hu­ma­nos que ha de­ja­do el sis­mo re­cien­te. No hu­bo te­le­fo­ne­ma ni ese mar­tes ni el miér­co­les, sino has­ta ayer, en un tono me­ra­men­te pro­to­co­la­rio, sin ofre­ci­mien­to de ayu­da es­ta­du­ni­den­se co­mo, por ejem­plo, Mé­xi­co en­vió an­te re­cien­te des­gra­cia en Te­xas, a cau­sa del hu­ra­cán Har­vey./ Aún así, el ru­bio mi­llo­na­rio agre­gó una es­pe­cie de ex­cu­sa por su tar­dan­za pues, di­jo, el des­ti­na­ta­rio no ha­bía po­di­do re­ci­bir lla­ma­das por ce­lu­lar du­ran­te tres días, por es­tar en lu­ga­res del desas­tre. Ade­más de ha­cer público ese pre­sun­to des­car­go a su fa­vor, ex­hi­bió un pre­sun­to atra­so tec­no­ló­gi­co ex­tre­mo en las ope­ra­cio­nes de quien ejer­ce el po­der en un país que, de ser cier­ta la ver­sión, ten­dría du­ran­te lar­gos días in­co­mu­ni­ca­do, así fue­ra par­cial­men­te, a quien de­be­ría es­tar de ma­ne­ra per­ma­nen­te en con­tac­to con to­do lo que su­ce­de en el país, en el mun­do y, des­de lue­go, en la de­ter­mi­nan­te Ca­sa Blan­ca. Ah, un bo­le­tín de Los Pi­nos ase­gu­ró que Peña Nie­to ha­bía abo­ga­do an­te Trump por los drea­mers./

Hoy, Al­fre­do del Ma­zo Ma­za to­ma­rá po­se­sión de la gu­ber­na­tu­ra del Es­ta­do de Mé­xi­co, lue­go que la sa­la su­pe­rior del tri­bu­nal elec­to­ral fe­de­ral de­ter­mi­nó, por una­ni­mi­dad de vo­tos, que no ha­bía sus­ten­to en la im­pug­na­ción que bus­ca­ba li­gar el uso de re­cur­sos pú­bli­cos, me­dian­te pro­gra­mas so­cia­les, pa­ra la com­pra de vo­tos en fa­vor del PRI. Tam­bién se des­es­ti­ma­ron los se­ña­la­mien­tos de que OHL ha­bía apor­ta­do fon­dos, de ma­ne­ra ile­gal, a la campaña del can­di­da­to tri­co­lor./ La im­po­si­ción de Del Ma­zo co­mo go­ber­nan­te tu­vo co­mo con­tex­to una de las peo­res ex­hi­bi­cio­nes de ma­rru­lle­rías y de­lic­ti­vi­dad en la muy ac­ci­den­ta­da his­to­ria elec­to­ral de dé­ca­das. La com­pra del vo­to fue es­can­da­lo­sa, el uso de me­ca­nis­mos asis­ten­cia­les por par­te de al­tos fun­cio­na­rios fe­de­ra­les fue cons­tan­te y se lle­gó al ex­tre­mo de ame­dren­tar vi­go­ro­sa­men­te a re­pre­sen­tan­tes de Mo­re­na (hu­bo ca­be­zas de cer­do arro­ja­das afue­ra de ofi­ci­nas de es­te par­ti­do y de do­mi­ci­lios par­ti­cu­la­res de sus ac­ti­vis­tas)./ Sin em­bar­go, en la for­ma­li­dad ju­rí­di­ca, na­da de lo vis­to y sa­bi­do tu­vo con­tun­den­cia pa­ra re­po­ner tan vi­cia­do pro­ce­so elec­to­ral. Lo su­ce­di­do en el Es­ta­do de Mé­xi­co es un men­sa­je muy fuer­te ha­cia 2018, con una cla­se po­lí­ti­ca priis­ta con­ven­ci­da de que pue­de for­zar los re­sul­ta­dos de la elec­ción pre­si­den­cial a su fa­vor, sin que se pro­duz­can en reac­ción más que pro­tes­tas de ru­ti­na y desaho­gos dis­cur­si­vos./

El PRD ce­dió al PAN la pre­si­den­cia de la me­sa di­rec­ti­va de la Asam­blea Le­gis­la­ti­va de la Ciu­dad de Mé­xi­co, pa­ra que sea el blan­quia­zul Jor­ge Ro­me­ro quien res­pon­da al in­for­me de la­bo­res y men­sa­je po­lí­ti­co que pre­sen­ta­rá Mi­guel Án­gel Man­ce­ra co­mo je­fe del go­bierno ca­pi­ta­lino. No se tra­ta de una osa­día o una con­tra­dic­ción, sino un signo de los nue­vos tiem­pos de ave­ni­mien­to en­tre PRD, PAN y Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano, la nue­va tri­ni­dad fren­tis­ta: tres par­ti­dos dis­tin­tos y un so­lo pro­yec­to elec­to­ral ver­da­de­ro. ¡Has­ta el pró­xi­mo lu­nes!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.