In­dus­tria maderera es so­lo un triste re­cuer­do

Era la Ga­lli­na de los hue­vos de oro, pe­ro la so­bre­ex­plo­ta­ción y trá­fi­co ile­gal aca­ba­ron con ella en la dé­ca­da de los no­ven­tas.

Campeche Hoy - - CAPITAL - CAMPECHE RUBÉN LA­RA

La in­dus­tria de la ma­de­ra en el es­ta­do guar­da una triste his­to­ria al igual que otras, pues la de­pre­da­ción y fal­ta de le­yes y vi­gi­lan­cia la con­de­na­ron a des­apa­re­cer, de­jan­do en des­am­pa­ro a más de 300 fa­mi­lias.

En la dé­ca­da de los se­ten­tas, la fá­bri­ca de ma­de­ras “Tri­play S.A. de C.V, re­pre­sen­tó, al igual que la in­dus­tria del ca­ma­rón, un im­por­tan­te bas­tión eco­nó­mi­co pa­ra el de­sa­rro­llo del es­ta­do y el sus­ten­to de más de 300 obre­ros con fa­mi­lia, sin em­bar­go des­apa­re­ció pau­la­ti­na­men­te en­tra­dos los años no­ven­ta, ase­gu­ra­ron los ex tra­ba­ja­do­res.

Don Fran­cis­co Bor­ges Ra­mí­rez, uno de los po­cos obre­ros que aún vi­ve, de los apro­xi­ma­da­men­te 300 que la­bo­ra­ban en la “Tri­play” en 1972, di­jo que el sa­la­rio mí­ni­mo de aquel en­ton­ces era de 14 pe­sos con 75 cen­ta­vos y a la se­ma­na per­ci­bían 170 pe­sos, que les al­can­za­ban pa­ra so­bre­vi­vir tran­qui­la­men- te. Ha­ce 40 años el dinero les ren­día.

El due­ño se lla­ma­ba Ma­nuel Ló­pez Cas­ti­llo, quien por allá de los años ochen­tas ven­dió la fá­bri­ca a unos es­pa­ño­les, en­tre ellos la fa­mi­lia Mou­ri­ño. Cuan­do la in­dus­tria co­men­zó a de­caer eco­nó­mi­ca­men­te du­ran­te los años no­ven­tas, los pro­pie­ta­rios se la de­ja­ron a los 90 obre­ros que aún tra­ba­ja­ban ahí, sin em­bar­go, por la es­ca­sez de la ma­te­ria pri­ma el ne­go­cio fue ha­cia aba­jo en pi­ca­da y fue ven­di­do a un ban­co, has­ta des­apa­re­cer por com­ple­to.

El en­tre­vis­ta­do re­la­tó que el tri­play que se ma­ne­ja­ba en la fá­bri­ca se ex­traía de las mon­ta­ñas de la en­ti­dad, en aquel tiem­po ha­bía mu­cha ma­de­ra y la ma­te­ria pri­ma se iba a bus­car cer­ca de Be­li­ce, sin em­bar­go, con el tiem­po co­men­zó a es­ca­sear de­bi­do al ro­bo, a dies­tra y si­nies­tra e im­pu­ne, por lo que los tre­nes de car­ga co­men­za­ron a aca­rrear­lo de otros es­ta­dos.

Hom­bres y mu­je­res se­lec­cio­na­ban y cla­si­fi­ca­ban el me­jor tri­play, ela­bo­ra­do con ma­de­ras pre­cio­sas, cao­ba, ce­dro, cha­ká, gra­na­di­llo o ci­ri­co­te, y la ven­dían a la Ciu­dad de Mé­xi­co, en­ton­ces Dis­tri­to Fe­de­ral y al Es­ta­do de Yu­ca­tán.

La fá­bri­ca Tri­play, sin du­da al­gu­na re­pre­sen­tó una de las em­pre­sas más im­por­tan­tes eco­nó­mi­ca­men­te en aquel tiem­po y vi­vía sus me­jo­res mo­men­tos gra­cias a la abun­dan­cia de la

ma­de­ra, que el hom­bre, de­bi­do a su am­bi­ción, ha aca­ba­do pa­ra siem­pre.

Aña­dió que es bueno que se em­pie­ce a ge­ne­rar con­cien­cia y hoy en día las au­to­ri­da­des lu­chen por con­ser­var el me­dio am­bien­te, lo que ha pro­pi­cia­do la re­ge­ne­ra­ción fo­res­tal y un li­ge­ro re­na­cer de la em­pre­sa, pe­ro nun­ca al nivel que tu­vo a par­tir de la mi­tad del si­glo pa­sa­do.

Don Bor­ges Ra­mí­rez, quien es­tu­vo en la em­pre­sa maderera por más de 50 años, re­cuer­da a al­gu­nos de sus com­pa­ñe­ros, co­mo Flo­ren­cio y Jo­sé La­ra Li­za­ma, Ma­nuel Méndez, Luis Cas­ti­lla, Ra­món Ar­jo­na, Ma­teo Ca­ba­lle­ro, Ca­mi­lo Blan­co, Hil­da Pé­rez y mu­chos otros que ya mu­rie­ron.

VEN LA IN­DUS­TRIA MO­RIR

Otro de los po­cos obre­ros so­bre­vi­vien­tes, Ro­mán Cam­bra­nis Ro­me­ro, in­di­có que du­ran­te sus más de diez años en la em­pre­sa, le to­có ver có­mo lle­ga­ba el fe­rro­ca­rril con mu­cha car­ga de tri­play del bueno, de ca­li­dad, allá por el año de 1980, cuan­do la in­dus­tria y la na­tu­ra­le­za to­da­vía da­ban el pro­duc­to.

La­men­tó que es­ta in­dus­tria, co­mo to­das las co­sas, se ha­ya aca­ba­do, pues fue par­te elemental pa­ra el sus­ten­to de mi­les de fa­mi­lias. “Ha­bía tra­ba­jo, fue­ron otros y bue­nos tiem­pos”.

Sin em­bar­go, el trá­fi­co de ma­de­ra, la fal­ta de vi­gi­lan­cia en es­tos tiem­pos, así co­mo la ca­ren­cia de le­yes de pro­tec­ción de la sel­va, ace­le­ra­ron la muer­te de es­ta in­dus­tria, y se­ria di­fí­cil re­no­var­la del to­do, co­men­tó el en­tre­vis­ta­do.

La fá­bri­ca des­apa­re­ció cer­ca de los años no­ven­tas, hu­bie­ron pro­ble­mas eco­nó­mi­cos y des­fal­cos que nun­ca se com­pro­ba­ron, la ma­te­ria pri­ma de­jó de abun­dar y po­co a po­co el ne­go­cio se fue que­dan­do sin re­cur­sos eco­nó­mi­cos, por lo que fue en­tre­ga­do a los pro­pios obre­ros, quie­nes se hi­cie­ron so­cios y la sos­tu­vie­ron un tiem­po, has­ta que la ven­die­ron y la vie­ron mo­rir.

Es­te obre­ro tam­bién re­cuer­da en­tre sus com­pa­ñe­ros a don Abe­lar­do Ca­rri­llo Za­va­la, ex go­ber­na­dor del es­ta­do, quien pa­ra ese en­ton­ces ha­cía sus pri­me­ros pi­ni­nos co­mo lí­der sin­di­cal, sin em­bar­go, ni él ni na­die pu­do ha­cer na­da pa­ra sal­var la Tri­play.

La fá­bri­ca Tri­play es­ta­ba ubi­ca­da en ave­ni­da Agus­tin Mel­gar, en­fren­te de la UAC, es­pa­cio que du­ran­te lar­gos años es­tu­vo aban­do­na­do.

El trá­fi­co de ma­de­ra pre­cio­sa, sigue per­mean­do has­ta nues­tros días.

Fran­cis­co Bor­ges Ra­mí­rez tra­ba­jó en la in­dus­tria du­ran­te cin­co dé­ca­das.

Ro­mán Cam­bra­nis, ex obre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.