Las “Unio­nes” de­lic­ti­vas

• CDMX: AMASIJO DE IN­TERE­SES • LOZOYA Y LA CAM­PA­ÑA 2012 • PAN: GUE­RRA DE LO­DO

Campeche Hoy - - PAÍS -

Ma­lo­sau­gu­rios pa­ra la ca­pi­tal del país, a par­tir del ase­si­na­to del fun­da­dor y je­fe del car­tel me­tro­po­li­tano de­no­mi­na­do La Unión Te­pi­to. Francisco Javier Hernández Gó­mez, apo­da­do Pan­cho Ca­ya­gua, fue eje­cu­ta­do ayer en una ca­lle de la de­le­ga­ción Gus­ta­vo A. Ma­de­ro, de diez ba­la­zos y lue­go de una per­se­cu­ción. De man­te­ner­se lo ob­ser­va­do en otras la­ti­tu­des, don­de al­ter­na­da­men­te con­vi­ven y se con­fron­tan di­ver­sos gru­pos del cri­men or­ga­ni­za­do, el ex­ter­mi­nio de uno de los lí­de­res no afec­ta el mo­de­lo de ne­go­cio, pues el di­rec­ti­vo caí­do es rá­pi­da­men­te sus­ti­tui­do por otro de si­mi­lar o peor ca­ta­du­ra. Aun­que, eso sí, los gra­dos de vio­len­cia su­ben, en­tre ven­gan­zas y reaco­mo­dos su­ma­men­te san­grien­tos./

El ca­so de “Pan­cho Ca­ya­gua” es muy ilus­tra­ti­vo de la inexis­ten­cia de un Es­ta­do de De­re­cho en la ca­pi­tal del país (co­mo en el país en­te­ro). Di­cho ca­po ha­bía si­do acu­sa­do de par­ti­ci­par en la co­mi­sión de dos ho­mi­ci­dios en 2005, con un cóm­pli­ce y a bor­do de una mo­to­ne­ta (el que a mo­to ma­ta, a mo­to mue­re). Am­plia­men­te se­ña­la­do co­mo je­fe del nar­co­me­nu­deo en de­ter­mi­na­das zo­nas de la ca­pi­tal del país, con ba­ses ope­ra­ti­vas en el po­pu­lo­so ba­rrio bra­vo de Te­pi­to, e igual­men­te men­cio­na­do co­mo res­pon­sa­ble in­te­lec­tual o ma­te­rial de otras eje­cu­cio­nes, Hernández Gó­mez fue cap­tu­ra­do on­ce años des­pués, en 2016 y, lue­go de un pro­ce­so que du­ró me­dio año (de agos­to de 2016 a enero de 2017) , fue de­cla­ra­do inocen­te y pues­to en li­ber­tad. En 2013 se le men­cio­nó a él, y a su her­mano Ar­man­do, apo­da­do el Os­tión Ca­ya­gua, de ha­ber es­ta­do in­vo­lu­cra­dos en el se­cues­tro y pos­te­rior eje­cu­ción de do­ce jó­ve­nes en un an­tro del es­ti­lo lla­ma­do “af­ter”, el Hea­ven, de la Zo­na Ro­sa./

El ca­so de “Pan­cho Ca­ya­gua” ilus­tra el amasijo de in­tere­ses en­tre el go­bierno ca­pi­ta­lino, a car­go de Miguel Án­gel Man­ce­ra y es­pe­cí­fi­ca­men­te a tra­vés de los fun­cio­na­rios que ha co­lo­ca­do en las áreas de la pro­cu­ra­du­ría ge­ne­ral de “jus­ti­cia” y de las je­fa­tu­ras po­li­cia­cas lo­ca­les, y del apa­ra­to im­par­ti­dor de jus­ti­cia, con ma­gis­tra­dos, jue­ces y fun­cio­na­rios va­rios que es­tán pres­tos, con­for­me a nue­vos pro­ce­di­mien­tos ora­les y a vie­jos en­ten­di­mien­tos co­rrup­tos, a po­ner en li­ber­tad a los lí­de­res, man­dos me­dios y per­so­nal de a pie del am­plio ejér­ci­to de­lic­ti­vo que es­tá desata­do en es­tos tiem­pos en que la aten­ción de los fun­cio­na­rios y po­lí­ti­cos es­tá pues­ta en las elec­cio­nes del 2018 y en la ma­ne­ra sub­te­rrá­nea de fi­nan­ciar las cam­pa­ñas de los ban­dos a los que per­te­ne­cen./

A pro­pó­si­to de fi­nan­cia­mien­to de ori­gen de­lic­ti­vo a cam­pa­ñas elec­to­ra­les, la Unión Priis­ta si­gue de ma­ni­fies­to en el ca­so de Emi­lio Lozoya Aus­tin, el prós­pe­ro ex­di­rec­tor de Pe­tró­leos Me­xi­ca­nos que ha sa­li­do de nue­va cuen­ta al fo­ro me­diá­ti­co y ju­di­cial pa­ra ata­jar las ver­sio­nes de que la cam­pa­ña pre­si­den­cial priis­ta de 2012 ha­bría si­do be­ne­fi­cia­da por el mul­ti­fac­to­rial ex­pe­dien­te de co­rrup­ción co­no­ci­do co­mo Ode­brecht (por el nom­bre de la fir­ma bra­si­le­ña que re­par­tió so­bor­nos en va­rios paí­ses, pa­ra ob­te­ner con­tra­tos ven­ta­jo­sos)./

Tal co­mo lo hi­zo el pa­sa­do 17 de agos­to, cuan­do mon­tó un espectáculo de au­to­ex­cul­pa­ción a la pa­la­bra, apro­ve­chan­do inusua­les e irre­gu­la­res con­ce­sio­nes que le hi­cie­ron sus ami­gos de la Pro­cu­ra­du­ría Ge­ne­ral de la Re­pú­bli­ca (a car­go del fis­cal que es car­nal de to­dos los miem­bros de esa fa­mi­lia, de esa Unión, Raúl Cer­van­tes Andrade), el men­cio­na­do Lozoya Aus­tin sal­ta a la pa­les­tra pa­ra am­pa­rar­se con­tra al­go que es el pan nues­tro de ca­da día en el som­brío mun­di­llo ju­di­cial: la au­sen­cia de no­ti­fi­ca­ción opor­tu­na de los tér­mi­nos de una pre­sun­ta in­ves­ti­ga­ción, el ocul­ta­mien­to de ex­pe­dien­tes, la ma­rru­lle­ría bu­ro­crá­ti­ca pa­ra co­lo­car en in­de­fen­sión a los pre­sun­tos res­pon­sa­bles de al­gún de­li­to./

Ca­si dos me­ses atrás, Lozoya se de­cla­ró vic­to­rio­sa­men­te inocen­te a par­tir de que su nom­bre no es­ta­ba en nin­gún ren­glón de las ave­ri­gua­cio­nes pre­vias re­la­cio­na­das con el ca­so Ode­brecht en Mé­xi­co (y, ¡a pe­sar de no es­tar men­cio­na­do, es de­cir, a pe­sar de no te­ner nin­gún in­te­rés ju­rí­di­co de­mos­tra­do en el asun­to, el ami­go pro­cu­ra­dor Cer­van­tes le per­mi­tió re­vi­sar un ex­pe­dien­te ajeno!). Aho­ra, el ex­coor­di­na­dor de asun­tos in­ter­na­cio­na­les de la cam­pa­ña pre­si­den­cial de En­ri­que Pe­ña Nie­to in­ten­ta un nu­me­ri­to pa­re­ci­do: que le per­mi­tan re­vi­sar un ex­pe­dien­te en el que es sa­bi­do que se le men­cio­na di­rec­ta y ex­pre­sa­men­te, pa­ra lue­go “des­men­tir” me­diá­ti­ca­men­te lo que de­be­ría man­te­ner­se en un si­gi­lo­so pro­ce­sa­mien­to ju­di­cial. La vie­ja má­xi­ma del po­der: a los enemi­gos, jus­ti­cia; a los ami­gos (y miem­bros de la Unión Priis­ta), jus­ti­cia, gra­cia, li­cen­cias, se­lec­ti­vi­dad fa­vo­re­ce­do­ra e im­pu­ni­dad en to­do cuan­to sea po­si­ble./

El plei­to en torno al Par­ti­do Ac­ción Na­cio­nal se ha lle­na­do de acu­sa­cio­nes fan­go­sas en­tre las dos par­tes con­ten­dien­tes. De un la­do, los pa­nis­tas que se que­dan en su par­ti­do y de una u otra ma­ne­ra se man­tie­nen afi­nes al pro­yec­to del Fren­te Ciu­da­dano por Mé­xi­co y su prin­ci­pal as­pi­ran­te a can­di­da­to pre­si­den­cial, el si­nuo­so Ri­car­do Ana­ya, y, en otro flan­co, una pan­di­lla iden­ti­fi­ca­ble co­mo “los cal­de­ro­nis­tas”, los cua­les es­tán mos­tran­do un com­por­ta­mien­to des­pe­cha­do y des­qui­cia­do a par­tir del vir­tual ban­de­ra­zo de sa­li­da que sig­ni­fi­có la re­nun­cia de opor­tu­ni­dad de Mar­ga­ri­ta Za­va­la (“por­que me obli­ga la ley”, fue la con­fe­sión del mó­vil real de esa sa­li­da: re­nun­ciar en cier­ta fe­cha por­que unos días des­pués fe­ne­ce­ría el pla­zo pa­ra el re­gis­tro de can­di­da­tu­ras in­de­pen­dien­tes)./

Su­pues­tos re­pre­sen­tan­tes po­pu­la­res y no só­lo de fac­cio­nes en pug­na cua­si ado­les­cen­te, con­su­mi­do­res vo­ra­ces de re­cur­sos pú­bli­cos que de­be­rían pro­du­cir he­chos po­si­ti­vos pa­ra la co­mu­ni­dad y no so­lo desaho­gos elec­to­re­ros, los se­na­do­res pa­nis­tas que ri­dí­cu­la­men­te se au­to­de­no­mi­nan “re­bel­des” (Cor­de­ro, Lo­zano, Gil Zuarth, La­va­lle, en­tre otros) es­tán de­di­ca­dos a “ha­cer da­ño” al que for­mal­men­te aún es su par­ti­do, aun­que des­de aho­ra al­gu­nos de ellos anun­cian su pre­dis­po­si­ción a op­tar por un vo­to útil a fa­vor del pro­ba­ble can­di­da­to “ciu­da­dano” priis­ta, de tex­tu­ra em­pa­ni­za­da, Jo­sé An­to­nio Mea­de, o de la pro­pia Mar­ga­ri­ta Za­va­la, si ella al­can­za­se un ni­vel com­pe­ti­ti­vo acep­ta­ble. ¡Has­ta ma­ña­na!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.