Ñá­ña­ras en el oc­ci­pu­cio

Campeche Hoy - - OPINIÓN - DES­DE EL AVERNO Da­niel Bi­sogno Twit­ter/@da­ni­bi­sogno

Siem­pre he si­do adic­to al te­rror, pú­bli­co que­ri­do, da­dor de amor y ca­ri­ño a su vez; creo que es evi­den­te: des­de ni­ño mi pa­pá nos lle­va­ba pe­lí­cu­las de te­rror a la ca­sa pa­ra pa­sár­nos­las en la be­ta­mo­vie. Pe­lí­cu­las que mu­chas ve­ces no ha­bían ni es­tre­na­do, pe­ro El Con­cho ya las ha­bía con­se­gui­do. Ob­via­men­te no traían sub­tí­tu­los, pe­ro El Con­cho nos las iba tra­du­cien­do a su en­ten­der, co­sa que re­sul­ta­ba to­da­vía más di­ver­ti­da. Nos reunía­mos en la re­cá­ma­ra azul, que era el cuar­to de te­le en la ca­sa, mis pa­pás, mi her­ma­na, mi her­mano (que ape­nas si ha­bla­ba, bueno si­gue así) a ve­ces has­ta mi abue­li­ta Que­ta y yo. Y dis­fru­tá­ba­mos pe­lí­cu­las co­mo Ha­llo­ween, Vier­nes 13, No­che in­fer­nal y La pro­fe­cía, por so­lo men­cio­nar al­gu­nas. Y ol­ví­de­se, ca­da que al­guien te­nía que ba­jar por al­go a la co­ci­na, te­nía­mos que de­jar­lo a la suer­te, pues a to­dos nos da­ba te­rror. Mu­chas ve­ces el que ter­mi­na­ba yen­do era mi her­mano el me­nor, que no­más al­can­za­ba a de­cir “ma­ta mi­cha­cha”, y le to­ca­ba ba­jar por los Frut­sis. Ese te­rror se vol­vió par­te esen­cial de mi vi­da y has­ta la fe­cha dis­fru­to mu­cho de las pe­lí­cu­las de mie­do, de las ca­sas de te­rror (voy a to­das), de to­do lo que ten­ga que ver con el gé­ne­ro; pe­ro siem­pre tie­ne uno en el sub­cons­cien­te la ga­ran­tía de que al fin y al ca­bo es fic­ción, sa­be­mos que lo que su­ce­de es­tá de­trás de la pan­ta­lla, en el es­ce­na­rio, y eso es un gran ali­vio. Di­ga­mos que par­te de ese pla­cer por dis­fru­tar el te­rror es el po­der apa­ve. gar la te­le o sa­lir­te de la ca­sa de te­rror. Pe­ro, pú­bli­co que­ri­do, ha­ce unos días vi­ví al­go to­tal­men­te di­fe­ren­te, una ex­pe­rien­cia muuy dis­tin­ta, y co­mo no quie­ro que es­to pa­rez­ca un co­mer­cial, no voy a de­cir la mar­ca de la cer­ve­za que lo pa­tro­ci­na, pe­ro es un Ho­tel de Le­yen­das en Pa­seo de La Re­for­ma. Me in­vi­ta­ron en sá­ba­do en la no­che, cla­ro que mi ver­da­de­ro te­rror co­men­zó des­de an­tes de la lle­ga­da, pues Re­for­ma y to­dos los ac­ce­sos es­ta­ban com­ple­ta­men­te ce­rra­dos, por­que era una mar­cha ci­clis­ta. Des­pués de dos ho­ras de ver­da­de­ro te­rror pu­de es­ta­cio­nar mi co­che a va­rias cua­dras del lu­gar, en un cen­tro co­mer­cial so­bre la Ave­ni­da de los In­sur­gen­tes, y ca­mi­nar du­ran­te me­dia ho­ra to­mán­do­me fo­tos y sa­lu­dan­do ci­clis­tas. Ima­gi­nen qué lin­da ex­pe­rien­cia lle­va­ba yo vi­vi­da has­ta el mo­men­to. Por fin lle­gué al lu­gar y me im­pre­sio­nó que to­dos los que tra­ba­jan ahí tie­nen ca­ra de per­tur­ba­dos, no con más­ca­ra ni dis­fraz; pa­re­ce que hi­cie­ron cas­ting en el hos­pi­tal psi­quiá­tri­co Fray Ber­nar­dino: des­de que en­tras sien­tes una vi­bra exó­ti­ca, co­mo quien di­ce bien tra­ba­ja­da. La pro­duc­ción de to­do es im­pe­ca­ble, pri­me­ro te re­par­ten un lis­tón con una lla- Hay tres co­lo­res de lis­tón y ca­da uno equi­va­le a una le­yen­da dis­tin­ta. Ese día es­ta­ba de in­vi­ta­do tam­bién Ser­gio Se­púl­ve­da y me di­je a mí mis­mo: Ya ten­go con quién com­par­tir mi te­rror. Pe­ro cuál va sien­do la sorpresa de que lo úni­co que com­par­ti­mos fue un pe­que­ño loc­ker pa­ra guar­dar nues­tras per­te­nen­cias. Des­pués nos se­pa­ra­ron pues a él le to­có una le­yen­da di­fe­ren­te. La mía se lla­ma­ba El re­lo­je­ro. Des­de que en­tras em­pie­zan a ju­gar con tu men­te, pues te vuel­ves un tes­ti­go pre­sen­cial de to­do lo que allí acon­te­ce, de al­gu­na for­ma des­pier­tan to­dos tus más bá­si­cos ins­tin­tos de su­per­vi­ven­cia y es­tás en aler­ta má­xi­ma du­ran­te los cin­cuen­ta mi­nu­tos que du­ra el even­to. Co­rres cons­tan­te- men­te, pre­sen­cias es­ce­nas muy bien he­chas y de re­pen­te, por ejem­plo, tie­nes que pa­sar por un tú­nel don­de ape­nas ca­bes hin­ca­do. Lue­go la es­ce­na que ya ha­bías vis­to den­tro de un cuar­to la ves des­de afue­ra de la jo­ye­ría y pos­te­rior­men­te des­de la par­te de arri­ba; lue­go pa­sas por lu­ga­res es­ca­lo­frian­tes, pe­ro no cues­tio­nes de bru­jas y fan­tas­mas, no, los ver­da­de­ros de­mo­nios que ca­da uno trae den­tro y que cuan­do al­guien los sa­ca a flo­te te lle­van a un gra­do ex­tre­mo de te­rror. Yo en­tré con seis per­so­nas y un su­pues­to guía; de re­pen­te ya no­más es­ta­ba con dos de los seis que iban; des­pués apa­re­ces de la na­da con otros tres y no sa­bes dón­de es­tán los otros con los que es­ta­bas. Te ha­cen per­der no­ción de reali­dad y fan­ta­sía, así que tu cuer­po em­pie­za a reac­cio­nar con ver­dad a es­tí­mu­los fal­sos; em­pie­zas a en­trar en te­rror, pe­ro del ver­da­de­ro, del que tu cuer­po no sa­be que es men­ti­ra, así que la ex­pe­rien­cia es es­tru­jan­te. No qui­sie­ra re­ve­lar­les mu­cho de la his­to­ria, por­que va­le la pe­na que la ex­pe­ri­men­ten; pe­ro ima­gi­nen que en una de esas nos di­cen a mí y a otras dos cha­vas: “A ver, us­te­des tres, ven­gan con­mi­go”, y de re­pen­te ya es­tá­ba­mos en una es­pe­cie de es­ta­cio­na­mien­to aban­do­na­do, y nos suben a un co­che en rui­nas en el asien­to de atrás y de pron­to apa­re­ce el ca­ní­bal por el vi­drio del co­che, lo rom­pe y sa­ca de la gre­ña a una de las que es­ta­ban con­mi­go. Lue­go ro­cían de ga­so­li­na el co­che, lo pren­den ¡y em­pie­zan a con­tar! No sa­ben us­te­des con el te­rror que se ba­ja uno co­rrien­do y con mi agi­li­dad, ¡ya se ima­gi­na­rán mi ra­pi­dez! To­tal, que sa­le uno con una ex­pe­rien­cia ¡fue­ra de es­te mun­do! Si no se le frun­ce a us­ted el cu­tis, va­ya y en­frén­te­se a us­ted mis­mo. He di­cho.

Ho­tel de Le­yen­das tie­ne una am­bien­ta­ción rea­lis­ta

¿Se atre­ve­ría a ju­gar con sus pro­pios mie­dos?

La le­yen­da que me to­có ver es de ver­da­de­ro te­rror

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.