Pe­ña ya sien­te frío

• SE QUE­JA DE BULL­YING • EN MÉ­XI­CO, VIO­LEN­CIA BÉ­LI­CA • MON­REAL: AN­TES DEL 20

Campeche Hoy - - OPINIÓN -

En­ri­que Pe­ña Nie­to dio in­di­cios ayer de que ha en­tra­do en la cuen­ta re­gre­si­va de la pér­di­da del po­der po­lí­ti­co (no del po­der for­mal, que en­tre­ga­rá el 1 de di­ciem­bre del año pró­xi­mo, pe­ro sí del po­der po­lí­ti­co prác­ti­co, que co­men­za­rá a aban­do­nar­lo en cuan­to eje­cu­te la suer­te su­pre­ma del sis­te­ma priis­ta: el de­da­zo des­ta­pa­dor)./

Ade­lan­tán­do­se a las crí­ti­cas en con­tra de su pé­si­ma ad­mi­nis­tra­ción, que ayer mis­mo co­men­zó a re­ci­bir de ma­ne­ra más abier­ta, a pe­sar de es­tar en un am­bien­te con­tro­la­do (en un fo­ro de­no­mi­na­do Su­me­mos Cau­sas, en el Al­cá­zar de Cha­pul­te­pec), el pró­xi­mo exo­cu­pan­te de Los Pi­nos de­ci­dió pa­ra­pe­tar­se tras el bar­ba­ris­mo de adu­cir, des­de el po­der pre­si­den­cial (que ha ejer­ci­do mal, pe­ro de ma­ne­ra au­to­ri­ta­ria, sin con­tra­pe­sos), que las ins­ti­tu­cio­nes (a las que él re­pre­sen­ta y, en lo ge­ne­ral, di­ri­ge) su­fren bull­ying de par­te de la so­cie­dad ci­vil (abu­si­va, pre­po­ten­te, gran­du­lo­na y pan­di­lle­ra, si se acep­tan las ca­rac­te­rís­ti­cas ge­ne­ra­les que de­fi­nen a ese fe­nó­meno de ex­ce­sos es­co­la­res)./ El vic­ti­mis­mo gu­ber­na­men­tal in­ver­so pre­ten­dió reivin­di­car la va­lía de las ac­cio­nes rea­li­za­das por el go­bierno del pre­sun­to bu­llea­do en ma­te­ria de se­gu­ri­dad pú­bli­ca, pues a pe­sar de cier­tas bue­nas fae­nas rea­li­za­das por las fuer­zas gu­ber­na­men­ta­les “se es­cu­chan más las vo­ces de la so­cie­dad ci­vil que con­de­nan, cri­ti­can y ha­cen bull­ying so­bre el tra­ba­jo de la ins­ti­tu­cio­nes del Es­ta­do me­xi­cano”. Oh: ciu­da­da­nos ne­cios que acu­san sin ra­zón a las ins­ti­tu­cio­nes, a las que pre­ten­den “des­mo­ro­nar y des­ca­li­fi­car”, sin ver que son la oca­sión de que no se me­jo­ren las ac­tua­cio­nes en ese ám­bi­to del com­ba­te al cri­men or­ga­ni­za­do pues,“cuan­do se po­ne en du­da que lo ha­yan he­cho, na­die sa­le a ha­blar por ellas, na­die sa­le a de­fen­der­las ni res­pal­da el tra­ba­jo de las po­li­cías, las de­ja­mos so­las, las aban­do­na­mos” (nota de An­gé­li­ca En­ci­so y Omar Oli­ve­ros, en La Jor­na­da, https://goo.gl/btu­fu3 )./ Ob­via­men­te, la abe­rra­ción en­ri­quis­ta en­cen­dió las mis­mas re­des so­cia­les a las que equi­pa­ró con en­tes des­es­ta­bi­li­za­do­res que, en el con­tex­to de ese bull­ying con­tra los po­de­res pú­bli­cos, es­tán “em­pu­jan­do” a las po­li­cías y las fuer­zas ar­ma­das a la “inac­ción”, pa­ra evi­tar­se pro­ble­mas. An­to­nio Díaz Pe­ña, @adiaz­pi, por ejem­plo, tui­teó: “No tie­ne de­re­cho a re­cla­mar na­da Pre­si­den­te: Us­ted y su go­bierno es­tán pa­ra dar re­sul­ta­dos al Pue­blo Me­xi­cano no pa­ra re­ga­ñar­lo por sus que­jas, y fa­lla­ron en ‘ca­si to­do’ en Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca, par­ti­cu­lar­men­te, han si­do un gran desas­tre... Ayot­zi­na­pa por ejem­plo”. Ana Va­lle Sán­chez, @anita­va­lle70: “¿Y el “bull­ying que su­fri­mos los me­xi­ca­nos a dia­rio? Ese no cuen­ta pa­ra la cla­se po­lí­ti­ca, que se ha en­ri­que­ci­do, ha sa­quea­do y em­po­bre­ci­do a nues­tro país”./

Pe­ro, en el fon­do, lo que su­ce­de es que el ac­tual ocu­pan­te del Po­der Eje­cu­ti­vo Fe­de­ral ha co­men­za­do a sen­tir frío po­lí­ti­co. Así ha su­ce­di­do a otros ocu­pan­tes de la má­xi­ma si­lla na­cio­nal, en cuan­to han en­tra­do al tú­nel os­cu­ro de la in­mi­nen­te trans­fe­ren­cia de po­der par­ti­dis­ta y ofi­cia­lis­ta a al­guno de quie­nes eran sus más fie­les (e in­clu­so ab­yec­tos) su­bor­di­na­dos. Gus­ta­vo Díaz Or­daz con­si­de­ró la po­si­bi­li­dad de sus­ti­tuir en ple­na cam­pa­ña al an­tes su­mi­so y cua­si mu­do Luis Echeverría, que en cuan­to fue pos­tu­la­do se vol­vió “re­bel­de” y lo­cuaz a ni­ve­les clí­ni­cos. Luis Do­nal­do Co­lo­sio no pu­do avan­zar co­mo can­di­da­to, en­tram­pa­do y caí­do en­tre los hi­los de po­der que no desea­ba sol­tar un Car­los Sa­li­nas de Gor­ta­ri que desea­ba y tra­ma­ba una re­elec­ción no in­me­dia­ta./

Con Pe­ña Nie­to, el pe­li­gro de la mul­ti­pli­ca­ción de los agra­vios en su con­tra en cuan­to ha­ga pú­bli­co el nom­bre de su de­sig­na­do pa­ra la su­ce­sión, ha he­cho que se pro­lon­gue lo más po­si­ble la cul­mi­na­ción de ese pro­ce­so de­ve­la­to­rio inevi­ta­ble. “Hay que cui­dar al pre­si­den­te el ma­yor tiem­po que se pue­da”, di­jo en pri­va­do uno de los cua­tro pre­can­di­da­tos ofi­cia­les, en una reunión sin de­re­cho a re­pro­du­cir con nom­bre y ape­lli­do lo ahí ha­bla­do. Ob­via­men­te, Pe­ña, co­mo otros afe­rra­dos al po­der, en si­mi­la­res cir­cuns­tan­cias, in­ten­ta­rá “ro­dear” al des­ta­pa­do de pie­zas su­pues­ta­men­te fi­de­lí­si­mas, pe­ro no a la nue­va es­tre­lla sino a quien de­be­rá de­jar Los Pi­nos el pri­mer día de di­ciem­bre de 2018: se ha­bla del jo­ven Nu­ño co­mo coor­di­na­dor de cam­pa­ña, si él no es el ele­gi­do, y la pe­lea por la pre­si­den­cia na­cio­nal del PRI, si se de­ci­de re­le­var a En­ri­que Ochoa Re­za, se­rá de san­gre po­lí­ti­ca en­tre los cor­ti­na­jes pa­la­cie­gos./

Por lo pron­to, ayer Pe­ña es­cu­chó de Ma­ría Ele­na Mo­re­ra, pre­si­den­te de Cau­sa en Co­mún, que “es­ta ma­sa­cre, pa­ra no­so­tros, sí la con­si­de­ra­mos de pro­por­cio­nes bé­li­cas. Los ase­si­na­to“es­ta ma­sa­cre, pa­ra no­so­tros, sí la con­si­de­ra­mos de pro­por­cio­nes bé­li­cas. Los ase­si­na­tos, las des­apa­ri­cio­nes, las vio­la­cio­nes a los de­re­chos hu­ma­nos, los se­cues­tros, las ex­tor­sio­nes, los ro­bos, ya se hi­cie­ron par­te de la vi­da mis­ma de los ciu­da­da­nos en Mé­xi­co. La vio­len­cia que vi­vi­mos ya no es tem­po­ral ni re­gio­nal, es en­dé­mi­ca y de al­can­ce na­cio­nal”./ As­ti­lle­ro: El Fis­cal Ge­ne­ral de Ja­lis­co, Eduar­do Al­ma­guer, de­jó ayer ese car­go, pa­ra bus­car la can­di­da­tu­ra priis­ta al go­bierno de la en­ti­dad (fue pre­si­den­te del co­mi­té mu­ni­ci­pal del tri­co­lor en Gua­da­la­ja­ra, re­gi­dor en es­te mu­ni­ci­pio y se­cre­ta­rio es­ta­tal del tra­ba­jo), don­de to­do pa­re­ce pre­fi­gu­ra­do pa­ra que el pró­xi­mo man­da­ta­rio sea (a pe­sar de to­do), En­ri­que Al­fa­ro, for­mal­men­te par­tí­ci­pe del Mo­vi­mien­to Ciu­da­dano… A dos se­ma­nas y me­dia de que de­ba to­mar po­se­sión el nue­vo go­ber­na­dor de Coahui­la, esa elec­ción si­gue sien­do mo­ne­da de ne­go­cia­cio­nes po­lí­ti­cas en­tre el cal­de­ro­nis­mo, el pa­nis­mo anayis­ta y el priis­mo que, al fi­nal, tie­ne to­do lis­to pa­ra ins­ta­lar al tri­co­lor Miguel Án­gel Ri­quel­me, del equi­po de Ru­bén Mo­rei­ra… Y mien­tras Ri­car­do Mon­real di­ce que to­ma­rá su “de­ci­sión” an­tes del 20 de no­viem­bre, fe­cha en la que Ló­pez Obra­dor pre­sen­ta­rá su plan de go­bierno, de tal ma­ne­ra que el za­ca­te­cano bus­ca­rá que su pre­sen­cia o au­sen­cia sean nota del día , ¡has­ta ma­ña­na, con Luis Vi­de­ga­ray in­for­man­do que pre­pa­ra una res­pues­ta “ma­cro­eco­nó­mi­ca” (oh) por si Es­ta­dos Uni­dos de­ci­de de­jar el TLC!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.