Men­ti­ro­sos com­pul­si­vos

En­tre lo nor­mal y lo pa­to­ló­gi­co, apren­de a co­no­cer la di­fe­ren­cia

Campeche Hoy - - PORTADA - De la Re­dac­ción GRU­PO CAN­TÓN

To­dos los ni­ños en al­gún mo­men­to de su vi­da, di­cen men­ti­ras, es de­cir, es al­go nor­mal que lo ha­gan úni­ca­men­te pa­ra sal­var­se de de­ter­mi­na­das si­tua­cio­nes. Por ejem­plo, si un ni­ño rom­pe un ja­rrón, po­dría lle­gar a de­cir que no fue él quien lo hi­zo. El pro­ble­ma es cuan­do se ha­ce com­pul­si­vo, es de­cir no di­ce la ver­dad sin ne­ce­si­dad de ello.

Es­te tras­torno es co­no­ci­do en­tre los te­ra­peu­tas co­mo pseu­do­lo­gía fan­tás­ti­ca o mi­to­lo­gía in­fan­til. Es im­por­tan­te co­no­cer sus po­si­bles cau­sas y la for­ma de co­rre­gir es­te tras­torno. Si lo haces des­de una edad tem­pra­na, es po­si­ble que pue­das evi­tar con­se­cuen­cias en el fu­tu­ro.

¿Qué es la mi­to­ma­nía in­fan­til?

Es un tras­torno de la con­duc­ta don­de se mien­te de for­ma com­pul­si­va. Una per­so­na mi­tó­ma­na eli­ge la men­ti­ra de for­ma cons­cien­te pa­ra ex­pre­sar su reali­dad; en la ma­yo­ría de los ca­sos cree de ma­ne­ra feha­cien­te las men­ti­ras que di­ce.

Com­pli­ca­do diag­nós­ti­co

Es im­por­tan­te acla­rar que no se tra­ta de una en­fer­me­dad, sino de un tras­torno psi­co­ló­gi­co. En el ca­so de los ni­ños, no es tan sen­ci­llo diag­nos­ti­car­lo. Ellos mu­chas ve­ces in­ven­tan his­to­rias o son fan­ta­sio­sos, por lo que los sín­to­mas po­drían no ser de­tec­ta­dos in­me­dia­ta­men­te.

Las ca­rac­te­rís­ti­cas

Los ni­ños con es­te ti­po de tras­torno sue­len mag­ni­fi­car su reali­dad. Mien­ten por cual­quier co­sa, se in­ven­tan his­to­rias y se irri­tan cuan­do uno no cree su ver­sión. Por lo ge­ne­ral, su men­ti­ra di­fie­re de per­so­na en per­so­na: su re­la­to cam­bia de­pen­dien­do del oyen­te.

Men­tir por pla­cer

Nor­mal­men­te el ni­ño men­ti­ro­so lo ha­ce pa­ra pro­te­ger­se o sal­var­se de al­gu­na cir­cuns­tan­cia, mien­tras que el mi­tó­mano, mien­te de for­ma com­pul­si­va y por mo­men­tos sus men­ti­ras re­sul­tan un tan­to ri­dí­cu­las o ab­sur­das.

Por elec­ción

De­cir al­gu­na men­ti­ra, es al­go nor­mal. Pe­ro si eli­ge una men­ti­ra en res­pues­ta a ca­da si­tua­ción, en­ton­ces ne­ce­si­ta ayu­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.