PRE­SI­DEN­TE ELEC­TO

Campeche Hoy - - VOICES - A FUE­GO LEN­TO EN­RI­QUE PAS­TOR CRUZ CA­RRAN­ZA

Hoy es un día muy im­por­tan­te pa­ra to­dos los cam­pe­cha­nos por la pre­sen­cia del C. PRE­SI­DEN­TE ELEC­TO, AN­DRÉS MA­NUEL

LÓ­PEZ OBRA­DOR, quién, con la pre­sen­cia de los go­ber­na­do­res en fun­cio­nes de Ta­bas­co, Chia­pas y los elec­tos en los mis­mos, ade­más de los eje­cu­ti­vos de Quin­ta­na

Roo y Yu­ca­tán, se­rán hués­ped de nues­tra tra­di­cio­nal ama­bi­li­dad que ca­rac­te­ri­za A LOS CAM­PE­CHA­NOS Y SU GO­BER­NA­DOR, ALEJANDRO MO­RENO CÁR­DE­NAS.

Con las cam­pa­ñas con­clui­das y las car­pe­tas de com­pro­mi­sos pa­ra cum­plir en la fun­ción de go­bierno, AM­LO ten­drá una jor­na­da in­tere­san­te pa­ra va­lo­rar los avan­ces del pro­yec­to del TREN MA­YA, vi­tal in­te­gra­dor re­gio­nal pa­ra po­ten­cia­li­zar el tu­ris­mo, co­mer­cio, co­mu­ni­ca­ción y for­ta­le­ci­mien­to de nues­tra iden­ti­dad de que nos em­pa­ta con EL PRE­SI­DEN­TE NA­CI­DO EN EL SU­R­ES­TE y por lo tan­to, co­no­ce­dor pro­fun­do de las ca­ren­cias, mar­gi­na­cio­nes y des­pre­cio cen­tra­lis­ta des­de la in­de­pen­den­cia, re­vo­lu­ción y es­te nue­vo mi­le­nio. Al mar­gen de ra­ti­fi­car sus pro­me­sas de cam­pa­ña a los cam­pe­cha­nos, en Ciu­dad del Car­men se res­pi­ra un am­bien­te de op­ti­mis­mo por la des­cen­tra­li­za­ción de PE­MEX, CO­MO TAM­BIÉN LA SEN­TI­DA PRO­ME­SA DE CONS­TRUIR LA RE­FI­NE­RÍA EN ATAS­TA, Y RE­VER­TIR LOS EFEC­TOS DE UNA RE­FOR­MA ENER­GÉ­TI­CA APÁ­TRI­DA que nos des­po­jó del pa­tri­mo­nio pe­tro­le­ro, de­ján­do­nos se­cues­tra­dos en la po­lí­ti­ca fis­cal de “TIEN­DA DE RA­YA” im­ple­men­ta­da des­de Gil Díaz, Er­nes­to Cor­de­ro, Jo­sé An­to­nio Mea­de y el ne­fas­to ope­ra­dor de los de­lin­cuen­tes de cue­llo blan­co de esa es­truc­tu­ra e in­ge­nie­ría del sa­queo pa­tri­mo­nial le­ga­li­za­do; Luis Vi­de­ga­ray Ca­so, quie­nes se “re­ti­ran del ser­vi­cio en TRAI­CIÓN A LA PA­TRIA ” lo­cos de con­ten­tos con sus for­tu­nas inima­gi­na­bles, a ser em­pre­sa­rios glo­ba­les del neo li­be­ra­lis­mo sin preo­cu­pa­ción de nin­gu­na ín­do­le. Al mar­gen de te­ner el ter­mó­me­tro en mano des­pués del pri­me­ro de di­ciem­bre con to­dos los bár­tu­los del po­der, lo que hoy son la­men­ta­bles con­fron­ta­cio­nes fren­te a las re­sis­ten­cias fác­ti­cas y po­de­res pa­ra­le­los que cons­tru­ye­ron SU MÉ­XI­CO y se nie­gan par­ti­ci­par obs­ta­cu­li­zan­do pre­ma­tu­ra­men­te a “La Cuar­ta Trans­for­ma­ción”, UR­GEN­TE SE­RÁ TER­MI­NAR DE EX­PLI­CAR A ESAS FUER­ZAS QUE DIE­RON EL GOL­PE DE TI­MÓN, que An­drés Ma­nuel, des­pués del triun­fo y ca­li­fi­ca­ción del mis­mo, DE­JA DE SER LÍDER DE MO­RE­NA Y PRO­PIE­DAD DE ESE PAR­TI­DO, pa­ra con­ver­tir­se en el pró­xi­mo pre­si­den­te cons­ti­tu­cio­nal de to­dos los me­xi­ca­nos, sea cual sea su mi­li­tan­cia, cre­do, pre­fe­ren­cia, gé­ne­ro, es­ta­tu­ra o pig­men­ta­ción.

Se ha­brá de go­ber­nar ape­ga­do a las le­yes que ema­nan de nues­tra Cons­ti­tu­ción y pen­sar en pa­ra­le­lis­mos, se­ría pre­ten­der edi­tar en gro­tes­ca co­pia, aque­llos cri­te­rios ex­clu­yen­tes, fac­cio­sos y sec­ta­rios.

El men­sa­je en las ur­nas fue de­ter­mi­nar con esos cri­te­rios de des­po­tis­mo, des­ca­li­fi­ca­cio­nes a prio­ri, intolerancias y agre­sio­nes a quie­nes no com­par­ten coin­ci­den­cias. No se pue­de se­guir ase­si­nan­do pe­rio­dis­tas y me­nos fo­men­tan­do odios de con­fron­ta­ción en­tre los me­xi­ca­nos, por los mis­mos que, ha­bien­do cam­bia­do su piel, con­ser­van la ge­né­ti­ca pú­tri­da, pre­ten­dien­do se­guir ha­cien­do lo mis­mo des­de sus nue­vas trin­che­ras con los mis­mos vi­cios.

Ser con­gruen­tes al ac­tuar y más que ven­cer en el ejer­ci­cio abu­si­vo de to­do el po­der; con­ven­cer con diá­lo­go, ra­zo­nes y de­ba­tes pa­ra bus­car los ade­cua­dos con­sen­sos.

In­sis­to.

Se aca­ba­ron las cam­pa­ñas y si ayer se era opo­si­ción exi­gien­do jus­ti­cia, fin a la co­rrup­ción, im­pu­ni­dad, si­mu­la­ción, en­ga­ños, me­sia­nis­mos, au­to­ri­ta­ris­mo y mez­quin­da­des, la res­pues­ta de los ciu­da­da­nos ha­cien­do la de­mo­cra­cia le ha da­do a su go­bierno – SR. Pre­si­den­te Elec­to- el po­der pa­ra ser ese líder de trans­for­ma­ción in­te­gral, re­cu­pe­ra­ción de la mo­ral y atri­bu­to ca­rac­te­rís­ti­co de una re­pú­bli­ca, del pac­to fe­de­ral y la equi­dad pa­ra no te­ner me­xi­ca­nos de pri­me­ra, se­gun­da y del eter­na­men­te ra­pi­ña­do sur- su­r­es­te.

Es tiem­po de aban­do­nar las pa­la­bras, pa­ra cons­truir con he­chos ese país de gran­de­za, opor­tu­ni­da­des y sin dis­cri­mi­na­ción por pre­jui­cios o vi­sio­nes atro­fia­das.

Lo que se es­cri­ba en su pró­xi­mo go­bierno, se­rá par­te del jui­cio de la his­to­ria que no per­do­na tar­tu­fos, ni justifica me­dio­cri­da­des cuan­do la fuer­za de la ma­yo­ría y la vo­lun­tad de­mo­crá­ti­ca su­pera a sus go­ber­nan­tes. ¡Bien­ve­ni­do siem­pre a Cam­pe­che!

La de­mo­cra­cia no es el si­len­cio, es la cla­ri­dad con que se ex­po­nen los pro­ble­mas y la exis­ten­cia de me­dios pa­ra re­sol­ver­los “

-EN­RI­QUE MÚGICA HERZOG -

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.