PA­LO­MA­ZO DE TACUBOS

Mi­gran­tes re­cuer­dan con nos­tal­gia, pe­ro sin olvidar su sue­ño

Capital Coahuila - - PORTADA - DALILA ES­CO­BAR

Al cam­pa­men­to de mi­gran­tes lle­ga­ron Ru­bén Al­ba­rrán y Em­ma­nuel del Real

Las mu­je­res no acom­pa­ña­das en el éxo­do cen­troa­me­ri­cano em­pa­ñan su mi­ra­da al re­cor­dar a los hi­jos que de­ja­ron en Hon­du­ras, El Sal­va­dor o Gua­te­ma­la. Por ser me­no­res de edad y la in­me­dia­tez de su mar­cha no lo­gra­ron ob­te­ner su pasaporte pa­ra de­jar el país.

En ge­ne­ral, se acom­pa­ña­ron en­tre ellas con­for­me, se fue­ron en­con­tran­do en el ca­mino, an­tes de cru­zar a Mé­xi­co.

“Due­le mu­cho de­jar a mis hi­jas, aquí yo veo y di­go me­jor que no las ha­ya traí­do, hay mu­chos ni­ños su­frien­do y se ven mu­chas co­sas”, co­men­ta la sal­va­do­re­ña Di­no­rah, de 32 años.

Con su ma­dre de­jó a sus dos hi­jas, una de 17 y otra de 11 años, “ca­da vez que les lla­mo llo­ran, que me ex­tra­ñan, que me re­gre­se pe­ro a ve­ces la si­tua­ción es que uno ya no pue­de re­gre­sar, ni dar pa­so atrás”.

Di­no­rah afir­ma que si Dios le per­mi­te lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos es­pe­ra­ría a sus hi­jas don­de ten­ga su nueva re­si­den­cia.

Ellas, las ma­dres sin sus hi­jos a un la­do, se con­cen­tran en ca­sas de cam­pa­ña dis­tri­bui­das en el es­ta­dio “Je­sús Mar­tí­nez Pa­li­llo”, en Ciu­dad De­por­ti­va, ha­bi­li­ta­do co­mo al­ber­gue por el go­bierno y la Co­mi­sión de De­re­chos Hu­ma­nos ca­pi­ta­li­nos.

En las gra­das los más jó­ve­nes, en las tar­des so­por­tan el sol a plo­mo y al­can­zan a cu­brir­se con las mis­mas co­bi­jas con las que se pro­te­gen del frío en las no­ches.

Isaí Flo­res de 21 años, di­ce te­ner co­no­ci­mien­tos so­bre in­for­má­ti­ca, vie­ne de Hon­du­ras, allá de­jó a sus pa­dres y no pier­de la es­pe­ran­za de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos.

Jo­nat­han, de 25 años, sa­lió de Hon­du­ras ha­ce un año, ese tiem­po tra­ba­jó en una tortillería en Tuxtla Gu­tié­rrez, Chia­pas, se unió a la ca­ra­va­na en Ju­chi­tán, aun­que no tie­ne in­te­rés de lle­gar a EU, sino que­dar­se en Mé­xi­co, va a so­li­ci­tar re­fu­gio aquí.

Ade­más de tra­ba­jar, tam­bién quie­re es­tu­diar, en su país cur­só la ca­rre­ra de Con­ta­bi­li­dad y Fi­nan­zas Internacionales. Tie­ne un hi­jo de sie­te años, vi­ve en Es­pa­ña.

En las car­pas más gran­des es­tán las fa­mi­lias de pa­dres, ma­dres e hi­jos, o de ma­dres sol­te­ras quie­nes, en su ma­yo­ría no pu­die­ron via­jar con to­dos sus hi­jos y tu­vie­ron que de­ci­dir a quie­nes no se apar­ta­rían de su ma­dre, “¡qué di­fí­cil de­ci­sión!”, ex­pre­só Claudia.

Vie­ne con dos hi­jos uno de 18 y otro de 16 años, pe­ro de­jó a tres más: de 21, 20 y una hi­ja de nue­ve años, di­ce que le es­pe­ra tra­ba­jo co­mo co­ci­ne­ra en Ti­jua­na. Tie­ne pla­nea­do que­dar­se so­lo un tiem­po y po­der re­gre­sar a Hon­du­ras.

Con sus hi­jos a cues­ta lle­gan a ca­mi­nar has­ta 24 ki­ló­me­tros aso­lea­dos, llo­ran­do, con ham­bre, “pe­ro gra­cias a Dios ya es­ta­mos aquí y no nos ha pa­sa­do na­da ma­lo. Dios nos ha cui­da­do”, re­cuer­da Di­no­rah.

La fies­ta de los caminantes

Ca­mi­na­ron en li­ber­ta­do, abrien­do ca­mino co­mo di­vas en pa­sa­re­la.

Unas 15 per­so­nas de la co­mu­ni­dad LGBTTTI im­pro­vi­sa­ron una mar­cha en el al­ber­gue pa­ra re­cor­dar a los pre­sen­tes que tie­nen los mis­mos de­re­chos que el res­to.

Ma­ría, tran­se­xual, in­sis­tía en que no le gra­ba­ran el ros­tro por ser per­se­gui­do en su país de ori­gen, aun­que no lo cu­bre su ca­ra al gri­tar que en “Amé­ri­ca La­ti­na por loa de­re­chos de los tran­se­xua­les”.

Al fon­do, lle­ga la ho­ra de la co­mi­da y al pu­ro es­ti­lo de las fies­tas me­xi­ca­nas arri­ba el ma­ria­chi pa­ra ame­ni­zar el mo­men­to.

“Los man­da­dos”, “Un pu­ño de tie­rra”, “El Si­na­loen­se” y “Her­mo­so ca­ri­ño” son las pri­me­ras can­cio­nes.

Al so­nar las letras de Juan Ga­briel se en­cien­den los áni­mos y co­mien­zan a co­rear las can­cio­nes.

De la gui­ta­rra de los ma­ria­chis a la de “Me­me”, in­te­gran­te del gru­po de rock Ca­fé Tacv­ba, los mi­gran­tes no pue­den ir­se de Mé­xi­co sin es­cu­char su mú­si­ca.

El vo­ca­lis­ta Ru­bén Al­ba­rrán di­ce ad­mi­rar­los “por su va­len­tía, por su for­ta­le­za, por su ener­gía, por el mo­vi­mien­to, por­que es mo­vi­mien­to na­tu­ral, co­mo se­res hu­ma­nos na­ci­mos ca­mi­nan­do y es­tos ríos hu­ma­nos si­guen su­ce­dien­do y van a se­guir su­ce­dien­do”.

Los mú­si­cos y el fes­tín, de­mues­tran la hu­ma­ni­dad que a los go­bier­nos les ha fal­ta­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.