EN­CUEN­TRO LI­TE­RA­RIO

El edi­tor de so­ni­do ga­na­dor de un Os­car ofre­ció una mas­ter class en CDMX

Capital Coahuila - - PORTADA - RE­DAC­CIÓN

El Fes­ti­val de Es­cri­to­res de San Mi­guel de Allen­de va por 900 mil vi­si­tan­tes

Con un pre­mio Os­car y más de 125 cré­di­tos en pe­lí­cu­las de Holly­wood en su es­pal­da, el afa­ma­do edi­tor de so­ni­do pa­ra pe­lí­cu­las Mark A. Man­gi­ni, ase­gu­ró que el ci­neas­ta más in­te­li­gen­te y osa­do es aquel que, des­de la eta­pa de pre­pro­duc­ción de un fil­me, tie­ne a su la­do a un di­se­ña­dor so­no­ro pa­ra sa­ber có­mo se va a es­cu­char­se su cin­ta en la pan­ta­lla.

En la mas­ter class que ofre­ció a es­tu­dian­tes, téc­ni­cos y so­ni­dis­tas ci­ne­ma­to­grá­fi­cos, Man­gi­ni sos­tu­vo que con ba­se en su ex­pe­rien­cia, los di­rec­to­res in­te­li­gen­tes tra­ba­jan con el so­ni­do des­de el ini­cio, es de­cir, des­de que es­tán es­cri­bien­do el guion, y no lo mi­ni­mi­zan de­ján­do­lo has­ta el fi­nal, pen­san­do en que só­lo se tra­ta de su­bir o ba­jar el vo­lu­men de un mi­cró­fono.

Lo an­te­rior, di­jo, “por­que es­ta­rás a car­go de to­do lo que se va a es­cu­char en la pe­lí­cu­la, in­clu­so es­ta­rás ahí pa­ra lle­nar los hue­cos de las his­to­rias. Yo par­ti­ci­po en to­do mo­men­to, lo que me per­mi­te ce­rrar la bre­cha en­tre la pre­pro­duc­ción y la post­pro­duc­ción”.

En­tre anéc­do­tas per­so­na­les y pro­fe­sio­na­les, el ga­na­dor del Os­car a la Me­jor Edi­ción de So­ni­do por su tra­ba­jo en Mad Max: Fury road —al la­do de su co­le­ga Da­vid Whi­te—, com­par­tió al­gu­nas de las es­ce­nas de las pe­lí­cu­las en las que ha tra­ba­ja­do, a fin de ejem­pli­fi­car la im­por­tan­cia del au­dio en una cin­ta.

Con sen­ci­llez, el tam­bién gui­ta­rris­ta ha­bló del po­der del so­ni­do co­mo na­rra­ti­va y pi­dió a los pre­sen­tes que ana­li­za­ran la in­for­ma­ción que es­tá dan­do la ban­da so­no­ra de cual­quier pe­lí­cu­la.

De acuer­do con el ex­per­to, las me­jo­res se­cuen­cias son las que cuen­tan una his­to­ria con so­ni­do y ac­tua­ción, pe­ro sin pa­la­bras. “El so­ni­dis­ta lle­na los va­cíos del diá­lo­go; yo di­se­ño có­mo sue­na un fil­me, no ha­go so­ni­dos ni rui­dos pa­ra la pe­lí­cu­la”, anotó Man­gi­ni. Co­mo un ges­to de ho­nes­ti­dad, el crea­dor so­no­ro se­ña­ló que no to­do un su tra­yec­to­ria han si­do éxi­tos, pues tam­bién ha sen­ti­do mie­do y an­gus­tia al no sen­tir fres­ca la crea­ti­vi­dad. Ase­gu­ró que las cues­tio­nes per­so­na­les mu­chas ve­ces afec­tan su pro­ce­so crea­ti­vo, así co­mo tam­bién el am­bien­te que se pue­da ge­ne­rar du­ran­te un ro­da­je. “Por ejem­plo, hay di­rec­to­res a los que con na­da se les da gus­to; les pre­sen­tas tres o cua­tro di­fe­ren­tes op­cio­nes pa­ra ca­da se­cuen­cia, y te pi­den más y más, pe­ro no en un plan po­si­ti­vo. Lo úni­co que ha­cen es des­truir tu crea­ti­vi­dad, a la vez que plan­tan en ti la se­mi­lla de la an­gus­tia”, se­ña­ló el di­se­ña­dor de so­ni­do de Bla­de Run­ner 2049.

“Por eso creo que el éxi­to es en fun­ción de la pre­pa­ra­ción y mi con­se­jo es cam­biar nues­tro es­ta­do psi­co­ló­gi­co. Pa­ra mí, la me­jor ma­ne­ra de lo­grar­lo es llo­rar y eso acla­ra mi men­te y flo­re­ce mi crea­ti­vi­dad, así que pon­go mú­si­ca con la que ten­go ape­go emo­cio­nal y llo­ro. De la an­gus­tia ha ve­ni­do mi ma­yor crea­ti­vi­dad”, ex­pu­so en tono de bro­ma.

A de­cir de Mark Man­gi­ni, la me­jor ma­ne­ra de ha­cer que la ima­gi­na­ción flo­rez­ca es gra­ban­do sus ideas o es­cri­bién­do­las, a fin de que po­co a po­co va­yan flu­yen­do y, al lle­gar al es­tu­dio, lan­zar­las de ma­ne­ra or­gá­ni­ca.

Ha­gan una biblioteca so­no­ra y re­di­se­ñen el so­ni­do de las pe­lí­cu­las que más les gus­ten. Co­me­te­rán erro­res y ha­rán co­sas ton­tas, pe­ro há­gan­lo una y otra vez, arriés­guen­se”

Mark A. Man­gi­ni

Di­se­ña­dor so­no­ro

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.