Pen­dien­tes

Capital Estado de Mexico - - NACIONAL - Ru­bén La­ra León

Un buen ami­go, siem­pre cer­te­ro, acu­ñó una fra­se exac­ta: hoy Mé­xi­co tie­ne un pre­si­den­te y me­dio. Pe­ña Nie­to es el me­dio. El ré­gi­men en­tran­te se ha adue­ña­do de la agen­da y el des­plie­gue me­diá­ti­co, con to­do el ries­go in­he­ren­te. Cin­co lar­gos me­ses pue­den re­pre­sen­tar un des­gas­te muy al­to. Sin em­bar­go, en la lí­nea del im­pres­cin­di­ble ar­tícu­lo de Re­né Del­ga­do en Re­for­ma del pa­sa­do sá­ba­do, los cam­bios son así, ra­di­ca­les y sin pau­sa. Ya ve­re­mos.

Lo cier­to es la enor­me cau­da de asun­tos os­cu­ros, por de­cir lo me­nos, que de­ben me­re­cer es­pe­cial aten­ción del go­bierno en­tran­te. Son mi­les, y el es­pa­cio no al­can­za.

Ha­ré un bre­ví­si­mo re­pa­so de al­gu­nos muy re­le­van­tes.

La com­pra del edi­fi­cio de la Semarnat ba­jo arren­da­mien­to fi­nan­cie­ro a ta­sa va­ria­ble. Es inau­di­ta. Los res­pon­sa­bles del des­a­gui­sa­do des­pa­chan en la SEP des­de la ges­tión, de al­gu­na ma­ne­ra se le de­be lla­mar, de Au­re­lio Nu­ño. De pa­so, se­ría bueno ahon­dar en va­rias tro­pe­lías co­me­ti­das des­de ese en­car­go por los mis­mos ac­to­res.

La es­ta­fa maes­tra. Exis­tió y arra­só re­cur­sos pú­bli­cos. In­vo­lu­cra uni­ver­si­da­des, de­pen­den­cias y par­ti­cu­la­res. No pue­de que­dar im­pu­ne. En la mis­ma co­rrien­te, el frau­de con cré­di­tos agro­pe­cua­rios, me­dian­te el cual se ha­cían fir­mar re­ci­bos por can­ti­da­des muy su­pe­rio­res a las real­men­te en­tre­ga­das.

El me­ga­frau­de con los re­cur­sos pa­ra la re­cons­truc­ción des­pués del sismo de sep­tiem­bre. Las hue­llas, vi­si­bles por el lo­do, están en la Asam­blea de la CDMX, y aun­que sus prin­ci­pa­les pro­ta­go­nis­tas lo­gra­ron fue­ro fe­de­ral, no se­rá di­fí­cil apli­car jus­ti­cia.

El ra­mo 33 de Ha­cien­da. Su uso dis­cre­cio­nal re­quie­re cla­ri­fi­car­se, y mo­di­fi­car­lo pa­ra ha­cer­lo real­men­te fe­de­ral, no fac­cio­so.

Hay mu­chos más. Los iré tra­tan­do. Se de­ben acla­rar has­ta sus úl­ti­mas con­se­cuen­cias. No por ven­gan­za, só­lo por sa­lud re­pu­bli­ca­na. El elec­to­ra­do se co­bró la co­rrup­ción y los ex­ce­sos, es de es­pe­rar su ex­tre­ma aten­ción a la in­ves­ti­ga­ción de este ti­po de asun­tos os­cu­ros.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.