Ja­vier Ba­rros Sie­rra con­fron­tó al po­der

Ha­ce 50 años en­ca­be­zó mar­cha en de­fen­sa de UNAM

Capital Estado de Mexico - - SOCIEDAD - MON­SE­RRAT MÉN­DEZ

Ja­vier Ba­rros Sie­rra, rec­tor de la Uni­ver­si­dad Na­cio­nal Au­tó­no­ma de Mé­xi­co (UNAM) ca­mi­nó el 1 de agos­to de 1968 en­tre una mul­ti­tud de es­tu­dian­tes en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria. Subió al tem­ple­te don­de le es­pe­ra­ban los al­ta­vo­ces y mi­les de es­tu­dian­tes pa­ra dar un dis­cur­so que en­mar­ca­ría una ma­ni­fes­ta­ción sin pre­ce­den­tes.

Dos días an­tes, la ma­dru­ga­da del 30 de ju­lio, la au­to­no­mía uni­ver­si­ta­ria fue vio­la­da: un ba­zu­ka­zo dis­pa­ra­do por un sol­da­do del ba­ta­llón de fu­si­le­ros pa­ra­cai­dis­tas de­rri­bó la puer­ta del an­ti­guo Co­le­gio de San Il­de­fon­so, que era se­de de la Es­cue­la Na­cio­nal Pre­pa­ra­to­ria, ins­ta­la­cio­nes to­ma­das por es­tu­dian­tes en pro­tes­ta por la vio­len­cia ejer­ci­da con­tra ellos.

Unas ho­ras des­pués de ese fa­tí­di­co ac­to, Ba­rros Sie­rra reali­zó el pri­mer ac­to de apo­yo a los jó­ve­nes es­tu­dian­tes: tras izar la ban­de­ra de Mé­xi­co a me­dia as­ta en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, en­tre un si­len­cio cau­ti­va­dor pa­ra tal ac­to, en­mar­ca­do por ac­tos de vio­len­cia es­can­da­lo­sos y en­sor­de­ce­do­res con­tra la ju­ven­tud es­tu­dian­til me­xi­ca­na.

“Hoy es un día de luto pa­ra la Uni­ver­si­dad, la au­to­no­mía está ame­na­za­da gra­ve­men­te”, di­jo el rec­tor.

El hom­bre de ca­rre­ra uni­ver­si­ta­ria por des­tino fa­mi­liar y vo­ca­ción, con­ver­ti­do en el rec­tor de la má­xi­ma ca­sa de es­tu­dios, con­vo­có ese mis­mo 30 de ju­lio tan­to a los alum­nos de la UNAM co­mo del Ins­ti­tu­to Po­li­téc­ni­co Na­cio­nal (IPN), ade­más de do­cen­tes y tra­ba­ja­do­res, a una mar­cha en de­fen­sa de la au­to­no­mía.

Dos días des­pués, ca­mi­nó en­tre esa mul­ti­tud de jó­ve­nes y sim­pa­ti­zan­tes del mo­vi­mien­to del 68 que co­men­za­ba a ges­tar­se y que pe­dían, en­tre otras co­sas, un al­to a la re­pre­sión ejer­ci­da por los cuer­pos de gra­na­de­ros ha­cia los es­tu­dian­tes y la li­ber­tad de los pre­sos.

An­tes de las 16:30 ho­ras, cuan­do se con­vo­có a la con­cen­tra­ción en Ciu­dad Uni­ver­si­ta­ria, Ba­rros Sie­rra subió al tem­ple­te y pro­nun­ció an­te mi­les de per­so­nas un dis­cur­so en el que de­ta­lla­ba que el des­tino de la ma­ni­fes­ta­ción no se­ría el Zó­ca­lo, sino la es­qui­na de Fé­lix Cuevas e In­sur­gen­tes, de­bi­do a un des­plie­gue mi­li­tar, y exal­tó que con­fia­ba en el com­pro­mi­so que ha­bían con­traí­do.

“Ne­ce­si­ta­mos de­mos­trar al pue­blo de Mé­xi­co que so­mos una co­mu­ni­dad res­pon­sa­ble, que me­re­ce­mos la au­to­no­mía, pe­ro no só­lo se­rá la de­fen­sa de la au­to­no­mía, ban­de­ra nues­tra en es­ta ex­pre­sión pú­bli­ca; se­rá tam­bién la de­man­da, la exi­gen­cia por la li­ber­tad de nues­tros com­pa­ñe­ros pre­sos, la ce­sa­ción de las re­pre­sio­nes”, se­ña­ló el rec­tor.

“Se­rá tam­bién pa­ra no­so­tros un mo­ti­vo de sa­tis­fac­ción y or­gu­llo que es­tu­dian­tes y maes­tros del IPN, co­do con co­do, co­mo her­ma­nos nues­tros, nos acom­pa­ñen en es­ta ma­ni­fes­ta­ción. Bien­ve­ni­dos. Sin áni­mo de exa­ge­rar, po­de­mos de­cir que se jue­gan en es­ta jor­na­da no só­lo los destinos de la Uni­ver­si­dad y el Po­li­téc­ni­co, sino las cau­sas más im­por­tan­tes, más en­tra­ña­bles pa­ra el pue­blo de Mé­xi­co”, ex­pre­só.

“En la me­di­da en que se­pa­mos de­mos­trar que po­de­mos ac­tuar con ener­gía, pe­ro siem­pre den­tro del mar­co de la ley, tan­tas ve­ces vio­la­da, pe­ro no por no­so­tros, afian­za­re­mos no só­lo la au­to­no­mía y las li­ber­ta­des de nues­tras ca­sas de es­tu­dios su­pe­rio­res, sino que con­tri­bui­re­mos fun­da­men­tal­men­te a las cau­sas li­ber­ta­rias de Mé­xi­co”, agre­gó.

Así, co­men­zó la mo­vi­li­za­ción, en­tre­la­za­dos por los bra­zos, co­do con co­do, mi­les de es­tu­dian­tes mar­cha­ron atrás del rec­tor de la UNAM, con pan­car­tas de re­pu­dio a la re­pre­sión, “el jue­go po­lí­ti­co no es olím­pi­co”; los ha­bi­tan­tes de los edi­fi­cios de In­sur­gen­tes sur aso­ma­ban sus ca­be­zas por las ven­ta­nas o sa­lían a los bal­co­nes pa­ra ver pa­sar la ma­ni­fes­ta­ción. En­tre las pa­re­des de esos edi­fi­cios re­tum­bó la pa­la­bra “jus­ti­cia”.

Al fi­na­li­zar la mar­cha, Ba­rros Sie­rra pro­nun­ció otro dis­cur­so en el cual ase­gu­ró: “Ja­más en mi vi­da me he sen­ti­do más or­gu­llo­so de ser uni­ver­si­ta­rio co­mo aho­ra. He­mos ex­pre­sa­do, no só­lo an­te nues­tro pue­blo, sino an­te el mun­do, que nues­tras al­tas ins­ti­tu­cio­nes de edu­ca­ción su­pe­rior son ca­pa­ces de au­to­go­ber­nar­se, de de­ci­dir sus destinos. La Uni­ver­si­dad es lo pri­me­ro, per­ma­nez­ca­mos uni­dos pa­ra de­fen­der, den­tro y fue­ra de nues­tra ca­sa, las li­ber­ta­des de pen­sa­mien­to, de reunión, de ex­pre­sión y la más ca­ra: ¡nues­tra au­to­no­mía! ¡Vi­va nues­tra uni­ver­si­dad! ¡Vi­va el Po­li­téc­ni­co!, ¡Vi­van nues­tras ins­ti­tu­cio­nes her­ma­nas! Pe­ro por en­ci­ma de to­do ¡vi­va Mé­xi­co!”, con­clu­yó.

La uni­ver­si­dad es lo pri­me­ro, per­ma­nez­ca­mos uni­dos pa­ra de­fen­der, den­tro y fue­ra de nues­tra ca­sa, las li­ber­ta­des de pen­sa­mien­to, de reunión, de ex­pre­sión y la más ca­ra: ¡nues­tra au­to­no­mía! ¡Vi­va nues­tra uni­ver­si­dad!” Ja­vier Ba­rros Sie­rra Rec­tor de la UNAM de 1966 a 1970

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.