Ma­rio Ra­mos en en­tre­vis­ta

Per­te­ne­cien­te a la ter­ce­ra ge­ne­ra­ción de una fa­mi­lia es­pe­cia­li­za­da en la jo­ye­ría, MA­RIO RA­MOS bus­ca ex­pan­dir los ho­ri­zon­tes de su mar­ca.

Chic Magazine Monterrey - - Indice - POR: LAU­RA SÁN­CHEZ | FO­TOS: DA­NIEL SAL­DÍ­VAR

Ma­rio Ra­mos es­tá cons­cien­te que el ma­yor re­to al fren­te del ne­go­cio que ini­ció su abue­lo en 1948 es con­ti­nuar el le­ga­do de ca­li­dad y con­fian­za de las pie­zas que fa­bri­can. Sus pri­me­ros re­cuer­dos son pre­ci­sa­men­te en la jo­ye­ría que su abue­lo Ma­rio Ra­mos Ro­jo aten­día per­so­nal­men­te en el cen­tro de Cu­lia­cán, Si­na­loa.

“En aquel en­ton­ces no exis­tían los cen­tros co­mer­cia­les, las jo­ye­rías es­ta­ban en los cen­tros de las ciu­da­des y fue así que em­pe­cé a apren­der lo que era el co­mer­cio, ya que con­vi­vías de cer­ca con to­do ti­po de ne­go­cios. Me to­có ver el tra­to que mi abue­lo le da­ba a sus clien­tes y años más tar­de tra­ba­jar de la mano con mi pa­pá, apren­dí mu­chí­si­mo de am­bos”, re­cor­dó.

La em­pre­sa fa­mi­liar que es­tá pró­xi­ma a cum­plir 70 años de ser­vi­cio se ha con­so­li­da­do en el mer­ca­do por fa­bri­car jo­ye­ría fi­na, ade­más de ser con­ce­sio­na­rios de las mar­cas de re­lo­je­ría más pres­ti­gia­das a ni­vel in­ter­na­cio­nal, pe­ro son sus dia­man­tes las pie­zas más bus­ca­das por sus clien­tes.

“Nos he­mos en­fo­ca­do muy fuer­te en el te­ma de los dia­man­tes, pa­ra no­so­tros el ani­llo de com­pro­mi­so se­vol­vió un pro­duc­to icó­ni­co den­tro de la em­pre­sa, yo mis­mo cuen­to con la cer­ti­fi­ca­ción GIA (Ge­mo­lo­gi­cal Ins­ti­tu­te of Ame­ri­ca), así co­mo va­rios de nues­tros ven­de­do­res pa­ra ofre­cer a nues­tros clien­tes los es­tán­da­res más al­tos de ca­li­dad”, ex­pli­có. En su ta­ller se fa­bri­can anual­men­te al­re­de­dor de dos mil pa­res de ar­go­llas, con un pro­ce­so 100 por cien­to ar­te­sa­nal, el cual ga­ran­ti­za su du­ra­bi­li­dad. Y aun­que tie­nen la ca­pa­ci­dad de pro­du­cir pie­zas pa­ra dis­tri­bui­do­res ex­ter­nos, tra­ba­jan so­la­men­te pa­ra cu­brir la de­man­da de las 11 jo­ye­rías que ac­tual­men­te tie­ne la mar­ca en el nor­te de Mé­xi­co.

“Lo más im­por­tan­te pa­ra no­so­tros son nues­tros clien­tes, que­re­mos que si­gan con­si­de­ran­do a sus jo­yas co­mo unos ver­da­de­ros te­so­ros, por ello nos es­for­za­mos en ofre­cer­les lo me­jor”, di­jo.

Tras con­cluir sus es­tu­dios en Eco­no­mía y una maes­tría en Ne­go­cios, Ma­rio to­mó la ba­tu­ta de la ca­sa jo­ye­ra en el 2000, ex­pe­rien­cia que ade­más de ser en­ri­que­ce­do­ra, es un al­to com­pro­mi­so por la tra­di­ción de la mar­ca.

“El cre­ci­mien­to ha si­do cons­tan­te, pa­ra mí es un or­gu­llo de­cir que so­mos dis­tri­bui­do­res de 14 mar­cas de re­lo­je­ría fi­na, en­tre ellas Ome­ga y Car­tier. Pa­ra no­so­tros te­ner esas mar­cas es un ob­je­ti­vo por­que sus pro­ce­sos de se­lec­ción son muy exi­gen­tes, ellos bus­can em­pre­sas só­li­das, es­pe­cial­men­te en el te­ma de la con­fian­za”, ase­gu­ró.

“Na­ci­mos y cre­ci­mos en Cu­lia­cán y lle­gó el mo­men­to en que nos vi­mos obli­ga­dos de sa­lir de esa ciu­dad por­que la pla­za nos que­da­ba chi­ca pa­ra las as­pi­ra­cio­nes que co­mo em­pre­sa y fa­mi­lia te­nía­mos. Hoy es­ta­mos pre­sen­tes en sie­te ciu­da­des y pla­nea­mos ex­pan­dir­nos a cor­to pla­zo al cen­tro y sur del país”. -MA­RIO RA­MOS-

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.