BRIN­DAN ENER­GÍA PO­SI­TI­VA

Co­no­ce to­do lo que Cecy Al­ca­raz y An­drea Gar­za nos con­fe­sa­ron so­bre su pro­yec­to INSHALA YO­GA STUDIO, con el cual trans­mi­ten ener­gía po­si­ti­va dia­ria­men­te a sus alum­nos, ayu­dán­do­los a li­be­rar su cuer­po y sanar su es­pí­ri­tu en ca­da una de las se­sio­nes.

Chic Magazine Monterrey - - SOCIAL - POR: DO­RA QUIROZ | FO­TOS: ABO PA­LO­MO Y OMAR VAL­DEZ

¿CÓ­MO Y CUÁN­DO FUE QUE INI­CIA­RON A PRACTICARYOGA?

CECY: An­tes de co­no­cer lo que es el yo­ga, mi ma­má ya te­nía mu­cho tiem­po de prac­ti­car­lo y ella me in­sis­tía mu­cho en pro­bar­lo por­que siem­pre he te­ni­do pro­ble­mas en la es­pal­da, y un día sin avi­sar­me me di­ce que su maes­tra lle­ga­ba a las sie­te a nues­tra ca­sa pa­ra dar­me una cla­se pri­va­da. En ese mo­men­to le mar­qué a An­drea y la in­vi­té a to­mar la cla­se con­mi­go y así fue co­mo des­de ese día ter­mi­na­mos enamo­ra­das de esa dis­ci­pli­na y em­pe­za­mos a to­mar clases pri­va­das jun­tas y an­tes de los dos años de prác­ti­ca dia­ria ya es­tá­ba­mos cer­ti­fi­ca­das co­mo maes­tras de yo­ga.

¿CÓ­MO FUE QUE SUR­GIÓ LA IDEA DE FUSIONARSE Y EM­PREN­DER INSHALA YO­GA STUDIO?

AN­DREA: Lle­vá­ba­mos va­rios años dan­do clases pri­va­das, ca­da quien sus gru­pos, y cuan­do to­ma­mos la de­ci­sión de ir­nos a Tai­lan­dia a otra cer­ti­fi­ca­ción, de­ci­di­mos cre­cer jun­tas y com­par­tir con nues­tros alum­nos un es­pa­cio don­de pu­dié­ra­mos se­guir en­se­ñan­do y com­par­tien­do con más gen­te es­ta prác­ti­ca que tan­to nos apa­sio­na.

¿QUÉ OFRE­CEN, QUÉ ES LO QUE CA­DA PER­SO­NA PUE­DE LLE­GAR A EX­PLO­RAR Y LO­GRAR EN CADACLASE?

AN­DREA: Nues­tro pro­yec­to es­tá ins­pi­ra­do en crear un es­pa­cio, don­de el alumno lo­gre des­co­nec­tar­se de la ru­ti­na pa­ra en­con­trar­se con­si­go mis­mo, que dis­fru­te tan­to de la prác­ti­ca fí­si­ca, co­mo el po­der de la res­pi­ra­ción, la me­di­ta­ción dia­ria y la opor­tu­ni­dad de co­nec­tar­se con ellos mis­mos des­de el in­te­rior. Es de­cir, una ex­pe­rien­cia en la que ellos sean su úni­ca prio­ri­dad y no­so­tros sea­mos quie­nes guie­mos su ca­mino den­tro del ta­pe­te.

¿CÓ­MO ES QUE LO­GRAN MA­NE­JAR CA­DA UNA SUS CLASES DE­PEN­DIEN­DO DE LA RE­SIS­TEN­CIA Y EX PE R TI SE­DE CA­DA PER­SO­NA?

CECY: Nos gus­ta dar nues­tra aten­ción por com­ple­to al alumno sin ol­vi­dar que ca­da cuer­po es di­fe­ren­te con sus dis­tin­tas li­mi­ta­cio­nes. Por eso ofre­ce­mos clases mul­ti­ni­vel en las que da­mos va­ria­cio­nes des­de prin­ci­pian­tes has­ta muy avan­za­dos; y an­tes de ini­ciar la prác­ti­ca siem­pre pre­gun­ta­mos si al­guien tie­ne le­sio­nes, ya que es­to nos da la opor­tu­ni­dad de co­no­cer más a nues­tros alum­nos y en ba­se a eso dar va­ria­cio­nes de acuer­do a su anato­mía, cui­dan­do siem­pre los ajus­tes de se­gu­ri­dad pa­ra evi­tar le­sio­nar­los.

“SOY FIEL CRE­YEN­TE DE QUE LA MEN­TE ES MUY PO­DE­RO­SA Y EN TO­DOS ES­TOS AÑOS EL YO­GA NO HA DE­JA­DO DE SOR­PREN­DER­ME”. CECY AL­CA­RAZ

“EL YO­GA ES PA­RA TO­DOS Y NUES­TRA IN­TEN­CIÓN ES QUE CA­DA QUIEN DIS­FRU­TE SU PRO­CE­SO LI­BRE DE EGOS Y PRE­JUI­CIOS”. AN­DREA GAR­ZA

SA­BE­MOS QUE EL YO­GA ES UNA CO­NE­XIÓN EN­TRE MEN­TE, AL­MA Y CUER­PO. PA­RA US­TE­DES ¿QUÉ LES BRIN­DA EL PRAC­TI­CAR YO­GA?

CECY: Es im­pre­sio­nan­te la sen­sa­ción de paz con la que ter­mi­na­mos nues­tra prác­ti­ca. la in­te­gra­ción de la res­pi­ra­ción con el mo­vi­mien­to nos ha­ce li­be­rar­nos de pen­sa­mien­tos tó­xi­cos que en­su­cian nues­tra men­te co­mo mie­dos, es­trés e in­clu­so de­pre­sio­nes. Cree­mos fir­me­men­te que la prác­ti­ca de yo­ga nos brin­da la opor­tu­ni­dad de tra­ba­jar con nues­tro pro­pio equi­li­brio, fuer­za y fle­xi­bi­li­dad, no só­lo en lo fí­si­co, sino tam­bién en cues­tión men­tal.

¿CUÁ­LES SON LOS CAM­BIOS QUE HAN VIS­TO EN US­TE­DES AL PRAC­TI­CAR YO G A?

AN­DREA: Real­men­te son mu­chí­si­mos los cam­bios, en cuan­to a lo fí­si­co, el sim­ple he­cho de co­rre­gir nues­tra pos­tu­ra dia­ria, el apor­tar fle­xi­bi­li­dad a nues­tro cuer­po y so­bre to­do fuer­za y elas­ti­ci­dad del múscu­lo. En lo men­tal, a ser más fe­li­ces acep­tán­do­nos tal y co­mo so­mos, a me­jo­rar la ca­li­dad del sue­ño y lo más im­por­tan­te, a man­te­ner nues­tra paz men­tal, li­bre de cual­quier sen­ti­mien­to ne­ga­ti­vo.

CECY: En lo per­so­nal, gra­cias al yo­ga he lo­gra­do ser la per­so­na que soy hoy, ya que a pe­sar de las li­mi­ta­cio­nes y dis­tin­tos ac­ci­den­tes que he te­ni­do en mi es­pal­da co­mo ci­ru­gía de her­nia de dis­co y te­ner una vér­te­bra ro­ta, ja­más pen­sé que la prác­ti­ca de yo­ga pu­die­ra for­ta­le­cer mi es­pal­da de es­ta ma­ne­ra, me ha da­do fuer­za en to­dos los sen­ti­dos.

¿CUÁL ES LA SA­TIS­FAC­CIÓN MÁS GRAN­DE QUE LES HAN DA­DO SUS ALUM­NOS?

AN­DREA: El sim­ple he­cho de sa­ber que es­ta­mos com­par­tien­do es­ta prác­ti­ca con más gen­te es al­go muy es­pe­cial pa­ra no­so­tras. Nos lle­na de gra­ti­tud ver a nues­tros alum­nos fe­li­ces y agra­de­ci­dos con lo que la prác­ti­ca de yo­ga les ha apor­ta­do en su vi­da dia­ria, tan­to fí­si­ca co­mo men­tal­men­te.

PA­RA LO­GRAR UN NI­VEL DE AL­TO REN­DI­MIEN­TO EN YO­GA, ¿CUÁN­TO TIEM­PO SE NE­CE­SI­TA PRAC­TI­CAR Y CON CUÁN­TA FRE­CUEN­CIA?

CECY: Ca­da per­so­na es di­fe­ren­te y avan­za a su pro­pio rit­mo, pe­ro co­mo en to­do, es im­por­tan­te ser cons­tan­te pa­ra no­tar cam­bios. Por lo ge­ne­ral recomendamos em­pe­zar con dos o tres ve­ces por se­ma­na, pe­ro al ser una prác­ti­ca no­ble con el cuer­po, se pue­de rea­li­zar has­ta seis ve­ces por se­ma­na.

¿POR QUÉ RE­CO­MIEN­DAN US­TE­DES PRAC­TI­CAR YO­GA EN VEZ DE OTRO TI­PO DE EJER­CI­CIO?

CECY: La di­fe­ren­cia en­tre yo­ga y cual­quier otra prác­ti­ca fí­si­ca es la res­pi­ra­ción, el po­der lo­grar co­nec­tar­te con tu pre­sen­te de­jan­do que tus pen­sa­mien­tos flu­yan al rit­mo de es­ta res­pi­ra­ción. Cree­mos que el yo­ga es un ejer­ci­cio muy com­ple­to en el que for­ta­le­ces to­do tu cuer­po y al mis­mo tiem­po por me­dio de di­ver­sas pos­tu­ras de es­ti­ra­mien­to lo­gras desa­rro­llar fle­xi­bi­li­dad y ba­lan­ce.

AN­DREA: Pe­ro eso tam­po­co sig­ni­fi­ca que no re­co­men­de­mos otros ejer­ci­cios, al con­tra­rio, a Inshala vie­ne mu­cha gen­te que com­ple­men­ta yo­ga con otros de­por­tes y una de nues­tra ma­yor sa­tis­fac­ción es ver có­mo es­tos alum­nos que ha­cen cross­fit o co­rren ma­ra­to­nes, lo­gran sen­tir cam­bios sig­ni­fi­ca­ti­vos en su cuer­po. En ge­ne­ral yo­ga es un ex­ce­len­te ejer­ci­cio pa­ra com­ple­men­tar­se con cual­quier otro.

¿CUÁL ES EL PLUS QUE OFRE­CEN EN SU ES­TU­DIO QUE LAS HA­CE DI­FE­REN­TE SA­LA COM­PE­TEN­CIA?

AN­DREA: Que real­men­te cree­mos en la fi­lo­so­fía de yo­ga, la cual nos en­se­ña que no exis­te la com­pe­ten­cia. El yo­ga es una prác­ti­ca que nos per­mi­te crear esa unión en­tre to­dos los que for­ma­mos par­te de es­te mun­do yogui y es­to es lo bo­ni­to de Inshala.

CECY: Sí, el po­der lo­grar esa co­ne­xión con ca­da uno de nues­tros alum­nos, nos ha con­ver­ti­do en una fa­mi­lia her­mo­sa. En po­cas pa­la­bras yo­ga sig­ni­fi­ca unión y cree­mos fiel­men­te en ac­tuar de es­ta ma­ne­ra den­tro y fue­ra de Inshala.

¿COM­BI­NAN AL­GÚN OTRO TI­PO DE ME­DI­TA­CIÓN O EJER­CI­CIOS?

CECY: Den­tro de nues­tras clases siem­pre abri­mos y ce­rra­mos con una pe­que­ña me­di­ta­ción en la cual los alum­nos lo­gran des­pe­jar la men­te y dis­fru­tar al má­xi­mo el mo­men­to que se es­tán re­ga­lan­do. En reali­dad, la prác­ti­ca de vin­ya­sa yo­ga es lo­grar esa me­di­ta­ción en mo­vi­mien­to por me­dio de tu res­pi­ra­ción. To­das nues­tras clases son dis­tin­tas y ca­da día tra­ba­ja­mos con di­fe­ren­tes en­fo­ques, lo cual nos per­mi­te for­ta­le­cer y es­ti­rar to­dos los múscu­los del cuer­po por me­dio de pos­tu­ras.

¿CÓ­MO DE­BE SER EL ES­PA­CIO IDEAL PA­RA PRAC­TI­CAR YO­GA?

AN­DREA: La ven­ta­ja del yo­ga es que no ne­ce­si­tas mu­cho pa­ra ha­cer tu prác­ti­ca, con só­lo te­ner un ta­pe­te y un es­pa­cio sin mu­chas dis­trac­cio­nes que lo­gre brin­dar­te paz pa­ra que pue­das ha­cer esa co­ne­xión en­tre tu cuer­po y men­te. Cla­ro que pa­ra lo­grar es­to se su­gie­re es­tar en un lu­gar sin mu­cho frío o ca­lor, con pi­so sua­ve, y si es ne­ce­sa­rio o de­pen­dien­do del es­ti­lo del yo­ga, te­ner a la mano dis­tin­tos props que te fa­ci­li­ten la prác­ti­ca.

¿CÓ­MO SE MAN­TIE­NEN AL DÍA EN YO­GA?,

CECY: Sí, tra­ta­mos de te­ner co­mo prio­ri­dad ser siem­pre alum­nas, por eso nos he­mos pro­pues­to no de­jar de via­jar y apren­der to­do lo que el mun­do del yo­ga tie­ne por ofre­cer­nos, des­de dis­tin­tos es­ti­los, has­ta la opor­tu­ni­dad de apren­der con maes­tros in­ter­na­cio­na­les que tie­nen años de ex­pe­rien­cia. AN­DREA: De he­cho, el año pa­sa­do tu­vi­mos la opor­tu­ni­dad de via­jar a Tai­lan­dia y cer­ti­fi­car­nos con Bry­ce Yo­ga jun­to con los maes­tros que for­man par­te de su equi­po y pró­xi­ma­men­te es­ta­re­mos via­jan­do ab ali pa­ra otra cer­ti­fi­ca­ción con yo ung­ho­kim. CECY: Tan­to An­drea co­mo yo cree­mos que nun­ca de­jas de apren­der y pa­ra no­so­tras es sú­per im­por­tan­te se­guir apren­dien­do de to­da la gen­te que nos ro­dea; tan­to de los maes­tros que com­par­ten el es­pa­cio en Inshala con no­so­tras, así co­mo de to­dos los maes­tros en Monterrey y dis­tin­tos es­tu­dios de yo­ga, por­que al fi­nal, es­to es lo bo­ni­to de la prác­ti­ca de yo­ga, que ca­da quien tie­ne su ma­ne­ra de en­se­ñar, de com­par­tir con no­so­tros su ener­gía y de to­dos se apren­de.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.