APA­SIO­NA­DA de la SA­LUD

¿Có­mo te ini­cias­te? Con una gran tra­yec­to­ria co­mo bai­la­ri­na, Cecy Hi­no­jo­sa nos com­par­tió su pro­yec­to de GTS Trai­ner Everyw­he­re.

Chic Magazine Monterrey - - ENTREVISTA SOCIAL - CECY HI­NO­JO­SA FO­TOS: OMAR VAL­DEZ | TEXTO: DA­VID HER­NÁN­DEZ MA­KEUP: MA­NO­LO Y MANOLA

Es­te pro­yec­to de Cecy co­men­zó en el 2009 con cla­ses pa­ra adul­tos, ya que no ha­bía cla­ses pa­ra ese sec­tor y po­co a po­co em­pe­zó has­ta con­ver­tir­se en GTS Trai­ner Everyw­he­re con cla­ses gru­pa­les en­fo­ca­das a lo fí­si­co, pa­ra lue­go trans­for­mar­se a Trai­ner Ser­vi­ces. “Las cla­ses que yo doy son es­truc­tu­ras es­pe­cí­fi­ca­men­te de acuer­do a lo que ne­ce­si­ta ca­da per­so­na, des­de Pi­la­tes con stret­ching, Pi­la­tes con car­dio y fit­ness, ya sea pa­ra una em­pre­sa, en una ca­sa de re­ti­ro pa­ra adul­tos o en ca­sa par­ti­cu­lar”, nos com­par­tió.

Las cla­ses de dan­za, de fit­ness y en­tre­na­mien­to fí­si­co, las tra­ba­ja con em­pre­sas, con adul­tos y en ca­sas con cla­ses par­ti­cu­la­res, ca­da uno con las ne­ce­si­da­des que se re­quie­ran per­so­nal­men­te. En ca­sa tra­ba­ja di­rec­to con la per­so­na de acuer­do a sus ne­ce­si­da­des, ya sea pa­ra per­der pe­so, to­ni­fi­car cier­tas áreas o au­men­tar múscu­lo, en­tre otras. De acuer­do a me­tas, ob­je­ti­vos y ne­ce­si­da­des de ca­da per­so­na, Cecy tra­ba­ja con ca­da uno de sus clien­tes y en eso ar­ma una cla­se pa­ra que la per­so­na lo­gre sus ob­je­ti­vos y con­ti­núe con su vi­da nor­mal. Fui bai­la­ri­na de ba­llet clá­si­co des­de los 5 has­ta los 25 años de edad, han si­do 20 años de es­tar bai­lan­do, pos­te­rior­men­te co­men­cé a ha­cer Pi­la­tes por­que me las­ti­mé las ro­di­llas y rea­li­zan­do Pi­la­tes me ayu­dé mu­cho a re­cu­pe­rar­me y a to­mar mu­chí­si­ma fuer­za nue­va­men­te y se­guir con un es­ti­lo de en­tre­na­mien­to un po­co ba­sa­do con la pos­tu­ra del ba­llet clá­si­co y co­men­cé dan­do cla­ses a bai­la­ri­nes.

¿Cuá­les han si­do los re­tos que has en­fren­ta­do?

Han si­do mu­chos des­de que ini­cié con un sa­lón pe­que­ño y pa­ra gru­pos de po­cas per­so­nas, y lue­go co­men­zó a cre­cer es­to y a ha­cer­se más gran­de en­tre otras aca­de­mias, y fue ahí don­de vino el re­to. Des­pués de pa­sar es­ta etapa, las clien­tas co­men­za­ron a de­cir­me que no ce­rra­ra, que fue­ra a sus ca­sas a dar­les cla­ses y de ahí sur­gió el vol­ver­me más en­tre­na­do­ra per­so­nal y fue otro re­to de co­men­zar de nue­vo que me dio áni­mos. Y co­men­zar con las es­pe­ci­fi­ca­cio­nes que yo te­nía pa­ra mis alum­nas de en­trar muy de acuer­do a ca­da una y co­men­za­ron a ver los re­sul­ta­dos y les gus­ta­ba la ca­li­dad de mi tra­ba­jo.

¿Qué te mo­ti­va a se­guir?

Los re­sul­ta­dos de ca­da per­so­na me dan mu­cha sa­tis­fac­ción y ver có­mo se lo­gró, o no­vias que vie­nen y que quie­ren lo­grar ba­jar de pe­so y pos­tu­ra co­rrec­ta, y es­tar lis­ta pa­ra an­tes de su bo­da y ver los re­sul­ta­dos que que­rían. Tam­bién cuan­do matrimonios me pi­den cla­ses en sus ca­sas o tam­bién se­ño­res por­que no tie­nen tiem­po y pue­den úni­ca­men­te des­pués del tra­ba­jo y sus di­fe­ren­tes ac­ti­vi­da­des, ver los re­sul­ta­dos ob­te­ni­dos y que ellos es­tén muy con­ten­tos es un gran lo­gro y sa­tis­fac­ción pa­ra mí que me da vi­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.