Pa­sión de Mé­xi­co

Se ha ca­rac­te­ri­za­do por su ale­gría, be­lle­za y su co­ne­xión des­de muy pe­que­ña con los ca­ba­llos, su ca­rác­ter la ha lle­va­do a ser una de las me­jo­res Ama­zo­nas de su es­ta­do.

Chic Magazine Tamaulipas - - Índice -

Su pa­sión por la cha­rre­ría nace des­de muy pe­que­ña, su ma­má le in­cul­có el amor por los ca­ba­llos y la vi­da en un lien­zo, ade­más la im­pul­só a ser día a día me­jor Ama­zo­na, la hi­zo es­for­zar­se por per­te­ne­cer a una es­ca­ra­mu­za y a com­pe­tir. Des­de los tiem­pos de su bi­sa­bue­lo Her­me­lin­do Hinojosa quien fue so­cio fun­da­dor de la Aso­cia­ción de Cha­rros Pe­dro Jo­sé Mén­dez y de su abue­lo mi­li­tar el Ma­yor Al­fon­so So­lís quien ade­más fue ins­truc­tor de equi­ta­ción en el es­ta­do Ma­yor pre­si­den­cial, nos cuen­ta que a su fa­mi­lia siem­pre le han gus­ta­do los ca­ba­llos, sus tíos fue­ron cha­rros y su ma­má fue Rei­na de la Aso­cia­ción don­de fun­dó la pri­me­ra es­ca­ra­mu­za en Ciu­dad Vic­to­ria. A los ocho años em­pie­za con sus cla­ses de equi­ta­ción, pa­ra ella nun­ca fue di­fí­cil pues em­pe­zó co­mo un jue­go, co­mo van las ni­ñas a sus cla­ses de bai­le ella lo ha­cía mon­tan­do, así que no lo vio co­mo al­go com­pli­ca­do, fue un apren­di­za­je dia­rio. A lo lar­go de su ca­rre­ra ha par­ti­ci­pa­do en di­ver­sas com­pe­ten­cias, en con­gre­sos es­ta­ta­les y na­cio­na­les, fue Rei­na de la Unión de Aso­cia­cio­nes Cha­rras del es­ta­do de Ta­mau­li­pas don­de la in­vi­ta­ron a mon­tar en la es­ca­ra­mu­za na­cio­nal de Rei­nas, sien­do la pri­me­ra ta­mau­li­pe­ca en per­te­ne­cer a es­ta es­ca­ra­mu­za.

VES­TUA­RIO ÚNI­CO Y DE TRA­DI­CIÓN

Los ma­jes­tuo­sos ves­ti­dos que usan las es­ca­ra­mu­zas es­tán con­fec­cio­na­dos de ma­ne­ra ar­te­sa­nal por ma­nos ex­per­tas y ma­ra­vi­llo­sas que sa­ben ha­cer bor­da­dos de hi­lo y con lis­tón, que sa­ben com­bi­nar co­lo­res, ha­cien­do que sean vis­to­sos, ale­gres y ele­gan­tes. Por ci­tar al­gu­nas de sus crea­do­ras se en­cuen­tran Lo­li­ta Gal­ván, Ve­ró­ni­ca Pa­che­co y las cue­ras en ma­nos de las ex­per­tas, la fa­mi­lia Hae­ber­li. Pe­ro los ma­yo­res te­so­ros de es­ta Ama­zo­na son los ves­ti­dos que usó su ma­má, mis­mos que con­ser­va con mu­cho amor y los usa en oca­sio­nes es­pe­cia­les. Pa­ra Yo­lan­da per­te­ne­cer a es­te de­por­te que ade­más es de­cla­ra­do co­mo el na­cio­nal por ex­ce­len­cia, es una ex­pe­rien­cia en­ri­que­ce­do­ra, se sien­te or­gu­llo­sa de prac­ti­car­lo y de ser cha­rra. Uno de sus ma­yo­res ejem­plos es su ma­má, “en­tre­ga­da to­tal­men­te a su pa­sión por los ca­ba­llos y la cha­rre­ría”.

Co­mo una ex­per­ta en el te­ma su con­se­jo pa­ra los ni­ños y jó­ve­nes que quie­ran de­di­car­se a es­te de­por­te le­gen­da­rio se­ría: “es­te de­por­te es de en­tre­ga to­tal, no hay ho­ra­rio ni cli­ma que nos de­ten­ga, pe­ro al fi­nal se sen­ti­rán or­gu­llo­sos de es­tar so­bre un ca­ba­llo y sa­ber­lo ma­ne­jar, ad­quie­res mu­cho po­der en ti y se­gu­ri­dad, so­bre to­do al fi­nal ga­na­rán una fa­mi­lia más, la fa­mi­lia cha­rra, mis com­pa­ñe­ras son co­mo mis her­ma­nas, aquí to­dos so­mos muy uni­dos”.

“Siem­pre me ani­mó, me acon­se­jó, me en­se­ñó to­do lo que de­bía sa­ber so­bre es­te de­por­te y así mis­mo en la vi­da, to­do se lo de­bo a ella”.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.