¡ALER­TA!, LUCHE CONTRA EL ES­TRÉS LA­BO­RAL

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

los há­bi­tos te ayu­dan en la vi­da co­ti­dia­na, por­que te per­mi­ten te­ner cier­to con­trol so­bre ella.

es­to es muy bueno pa­ra su­pe­rar los mo­men­tos di­fí­ci­les que to­dos en­fren­ta­mos.

la men­te se ba­sa en una cons­truc­ción de pe­que­ños y gran­des há­bi­tos. lo ideal es que mu­chos de ellos sean po­si­ti­vos y so­lo los mí­ni­mos sean ne­ga­ti­vos.

tra­tar de con­tro­lar to­dos los as­pec­tos de tu vi­da pue­de pro­du­cir­te an­sie­dad y de­pre­sión. tra­tar de ba­lan­cear los ho­ra­rios, las res­pon­sa­bi­li­da­des, el tra­ba­jo y la fa­mi­lia no es sen­ci­llo.

cuan­do sien­tas que es­tás al lí­mi­te, o si aho­ra mis­mo ya lo es­tás, tra­ta de in­cor­po­rar es­tos há­bi­tos a tu vi­da. ve­rás que son muy po­si­ti­vos.

DE­JA DE SER TAN DU­RO CON­TI­GO MIS­MO

mu­chas per­so­nas pien­san que ser du­ros con ellos mis­mos les pro­por­cio­na­rá gran­des be­ne­fi­cios y los ayu­da­rá a al­can­zar sus ob­je­ti­vos. la ver­dad es otra.

la idea de cas­ti­gar­te a ti mis­mo con pen­sa­mien­tos ne­ga­ti­vos pue­de oca­sio­nar el efec­to con­tra­rio: lle­ga­rás a creer­te to­do lo que te di­ces y per­der la au­to­con­fian­za.

por es­to de­bes eli­mi­nar la cos­tum­bre de cri­ti­car­te y ser tan ne­ga­ti­vo con­ti­go. apren­de a te­ner un po­co de com­pa­sión por­que no to­do pue­de sa­lir co­mo quie­res y no es ne­ce­sa­ria­men­te tu cul­pa.

lo ideal es uti­li­zar otros mé­to­dos pa­ra lo­grar tus ob­je­ti­vos. si sien­tes que no pue­des pa­rar, op­ta por ha­blar con un ami­go.

HAZ LAS CO­SAS DE DI­FE­REN­TE MA­NE­RA

Ha­cer to­do lo opues­to a lo que es­tás acos­tum­bra­do a ha­cer te da­rá una nue­va pers­pec­ti­va y te abri­rá la men­te ha­cia nue­vas ideas y pen­sa­mien­tos. de­di­ca un tiem­po pa­ra ti. el tiem­po que quie­ras y siem­pre que te ape­tez­ca: una vez al día, al mes, al año, etc.

da­rás un gi­ro com­ple­to a tu men­te, en es­pe­cial, a aque­llas creen­cias y há­bi­tos que te sue­len ge­ne­rar mie­dos y ba­rre­ras en tu día a día.

MAN­TEN­TE PO­SI­TI­VO

uno de los mie­dos más co­mu­nes que te pue­den in­va­dir es sen­tir el es­trés de no po­der fa­llar al tra­tar de al­can­zar tus me­tas. el te­mor al fra­ca­so pue­de ser muy ha­bi­tual si so­lo pien­sas en eso.

de­bes de­jar de con­cen­trar­te en los po­si­bles fra­ca­sos y en­fo­car­te en lo po­si­ti­vo.

la idea del fra­ca­so crea una dis­tor­sión en tu cerebro, lo que ha­rá que creas que real­men­te no eres ca­paz de rea­li­zar cier­tas ac­ti­vi­da­des y, de al­gu­na ma­ne­ra, ha­rá que fra­ca­ses en el in­ten­to.

de­bes le­van­tar­te con la fi­lo­so­fía de que la vi­da es un día y que to­do lo que ocu­rre es por al­go bueno. si apren­des a ver ca­da fra­ca­so so­lo co­mo un pa­so pa­ra con­se­guir co­sas in­creí­bles tu vi­sión de la vi­da me­jo­ra­rá con­si­de­ra­ble­men­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.