Mo­zart… un ge­nio des­de su na­ci­mien­to

Es uno de los mú­si­cos más pro­di­gio­sos de la his­to­ria; a muy tem­pra­na edad ya ofre­cía con­cier­tos en gran­des es­ce­na­rios

Correo - Ocio Dominical - - CURIOSIDADES -

Hoy trae­mos al­gu­nas curiosidades so­bre Johan­nes Chry­sos­to­mus Wolf­gan­gus Theop­hi­lus Mo­zart, más co­no­ci­do co­mo Wolf­gang Ama­deus Mo­zart y con­si­de­ra­do, no so­la­men­te uno de los más gran­des com­po­si­to­res de la his­to­ria, sino co­mo el po­see­dor de uno de los ce­re­bros más pri­vi­le­gia­dos de to­dos los tiem­pos.

1 .- A la edad de tres años dis­tin­guía con fa­ci­li­dad las su­ce­sio­nes ar­mó­ni­cas del cla­vi­cor­dio y to­ca­ba, de oí­do, gran can­ti­dad de me­lo­días al piano.

2 .- Co­men­zó su ca­rre­ra mu­si­cal cuan­do te­nía 5 años con un con­cier­to de piano di­fí­cil de in­ter­pre­tar in­clu­so pa­ra pia­nis­tas pro­fe­sio­na­les.

3 .- A los 8 años, el pe­que­ño Mo­zart ya era un pres­ti­gio­so con­cer­tis­ta. A esa edad com­pon­dría su pri­me­ra sin­fo­nía.

4 .- Mo­zart odia­ba el so­ni­do de la flau­ta y so­la­men­te com­pu­so con­cier­tos pa­ra flau­ta por en­car­go. Se­gún el ge­nio de Salz­bur­go “Lo úni­co peor que una flau­ta son dos flau­tas”.

5 .- Se sa­be que Mo­zart pa­de­ció el sín­dro­me de Tou­ret­te, un tras­torno ner­vio­so que cau­sa in­quie­tud y com­por­ta­mien­tos com­pul­si­vos y ob­se­si­vos que se ma­ni­fies­tan por la in­ca­pa­ci­dad pa­ra com­por­tar­se ade­cua­da­men­te en so­cie­dad. De­bi­do a su trans­torno Mo­zart uti­li­za­ba, de for­ma com­pul­si­va, ex­pre­sio­nes vul­ga­res e in­sul­tos, co­mo de­mues­tran al­gu­nas de las car­tas y cá­no­nes que se con­ser­van.

6 .- Co­mo buen ma­són, pa­ra Mo­zart el nú­me­ro 3 te­nía un sig­ni­fi­ca­do es­pe­cial e in­clu­yó es­te nú­me­ro en mu­chas de sus obras. En La Flau­ta Má­gi­ca, por ejem­plo, apa­re­cen 3 acor­des ma­yo­res en la ober­tu­ra, tres ha­das, tres ni­ños que guían al pro­ta­go­nis­ta, tres ins­tru­men­tos má­gi­cos, tres prue­bas y tres tem­plos.

7 .- Es­cri­bió 621 obras que pa­só al pa­pel es­cru­pu­lo­sa­men­te, ca­si sin ta­cho­nes ni en­mien­das. Se cal­cu­la que co­piar su obra com­ple­ta de­di­can­do 10 ho­ras al día lle­va­ría 25 años. Al­go in­creí­ble si te­ne­mos en cuen­ta que Mo­zart só­lo vi­vió 35 años. 8 .- El da­to an­te­rior se ex­pli­ca por­que an­tes de pa­sar la obra al pa­pel la te­nía com­ple­ta­men­te desa­rro­lla­da en su ca­be­za lo que le fa­ci­li­ta­ba la ta­rea de lle­var­la al pa­pel y dis­mi­nuía la can­ti­dad de erro­res. 9 .- Las pe­nu­rias eco­nó­mi­cas su­fri­das en la úl­ti­ma par­te de su vi­da hi­cie­ron que fue­se en­te­rra­do en una fo­sa co­mún jun­to con de­ce­nas de ca­dá­ve­res y sin nin­gu­na ano­ta­ción al res­pec­to. Es por ello que no ha­ya ga­ran­tías de que los res­tos del com­po­si­tor es­tén lo­ca­li­za­dos. Se con­ser­va un crá­neo que se le atri­bu­ye des­de 1902 pe­ro no hay aún prue­bas de­fi­ni­ti­vas de que sea el su­yo. 10 .- Los mo­ti­vos de su muer­te son a día de hoy un mis­te­rio, exis­ten unas 150 hi­pó­te­sis so­bre su muer­te sien­do una de las más di­fun­di­das la de su en­ve­ne­na­mien­to, de­bi­do a la en­vi­dia, por par­te del com­po­si­tor An­to­nio Sa­lie­ri.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.