Mi PA­RE­JA No tie­ne ini­cia­ti­va ¡NI PA­RA TER­MI­NAR NUES­TRA RE­LA­CIÓN!

Correo - Ocio Dominical - - SICOLOGÍA -

Can­sa­do de ser quien mue­ve las fi­chas en la re­la­ción? Si tu com­pa­ñe­ro siem­pre es­pe­ra a que ac­cio­nes y eso te re­sul­ta frus­tran­te, no de­jes de ha­cer­te es­tas pre­gun­tas ¿La re­la­ción na­ció así?

Tra­ta de re­cor­dar los pri­me­ros tiem­pos, cuan­do se co­no­cie­ron, cuan­do co­men­za­ron a pro­yec­tar en co­mún… Si al prin­ci­pio, él o ella era de su­ge­rir pla­nes y te­ner un rol ac­ti­vo en el víncu­lo, es ho­ra de que ana­li­ces cuál fue la cau­sa del cam­bio.

Qui­zás ha­yas te­ni­do tu gra­do de res­pon­sa­bi­li­dad… O pue­de que sim­ple­men­te ha­yas vis­to en el otro lo que no po­seía. Mu­chas ve­ces, du­ran­te el pe­río­do de enamo­ra­mien­to, ad­ju­di­ca­mos a nues­tro ob­je­to de de­seo atri­bu­tos inexis­ten­tes.

Y lue­go, al asen­tar­se la re­la­ción, re­cla­ma­mos lo que no hay. Co­mo di­ce la can­ción, “no hay nos­tal­gia peor que año­rar lo que nun­ca ja­más su­ce­dió”. Acep­ta la reali­dad y pien­sa qué te lle­vó a ha­cer esa elec­ción de pa­re­ja. Lue­go ana­li­za si es­tás dis­pues­to a cons­truir con al­guien que no tie­ne una proac­ti­vi­dad a la al­tu­ra de tus ne­ce­si­da­des.

¿Eres de anu­lar a los de­más?

So­le­mos que­jar­nos de que los otros no ha­cen, pe­ro no les da­mos es­pa­cio su­fi­cien­te pa­ra que ac­túen o di­rec­ta­men­te los anu­la­mos en nues­tro afán de im­po­ner­les nues­tra vi­sión de las co­sas.

Ca­da di­ná­mi­ca vin­cu­lar tie­ne sus pe­cu­lia­ri­da­des. Así co­mo hay quie­nes quie­ren siem­pre te­ner la ini­cia­ti­va, otros pre­fie­ren man­te­ner­se a un la­do pa­ra no ge­ne­rar dis­cu­sio­nes con al­guien que ha­ce en ex­ce­so y cree te­ner siem­pre la ver­dad. Pre­gún­ta­te: ¿tie­nes un mo­do im­pe­ra­ti­vo?; ¿siem­pre crees te­ner ra­zón? Pue­de que sea ho­ra de ha­cer un po­co de au­to­crí­ti­ca.

¿Có­mo son en el se­xo?

Re­pa­sa los úl­ti­mos en­cuen­tros: ¿dis­te el pun­ta­pié ini­cial del jue­go eró­ti­co de ma­ne­ra reite­ra­da? A la lar­ga eso pue­de ser frus­tran­te y ha­cer­te sen­tir po­co desea­da o po­co desea­do. Lo ideal es que los ro­les se al­ter­nen; cuan­do uno de los 2 es quien siem­pre ini­cia el ap­proach y el otro se de­ja cor­te­jar, pue­de co­men­zar a ha­ber rui­dos en la co­mu­ni­ca­ción. Tra­ta de sin­ce­rar es­tas cues­tio­nes en un diá­lo­go a co­ra­zón abier­to. Lo que no se ha­bla, ge­ne­ra con­flic­tos y re­sen­ti­mien­tos.

¿Crees que tu pa­re­ja no se ani­ma­ría a de­cir adiós?

Mu­chas per­so­nas no to­man de­ci­sio­nes por mie­do a equi­vo­car­se o sim­ple­men­te por no con­fiar en sí mis­mas. Si con­si­de­ras que ni si­quie­ra ten­dría las aga­llas de ter­mi­nar con­ti­go si no se sien­te fe­liz en el víncu­lo, em­pie­za a pre­gun­tar­te si es­tás don­de deseas es­tar. Tú no pue­des cam­biar a na­die; el cam­bio ha de ser una de­ci­sión de él o de ella.

¿te abu­rres en la re­la­ción?

Nin­gún víncu­lo es un par­que de di­ver­sio­nes ni es­tar de a 2, ga­ran­ti­za pa­sar­la bom­ba las 24 ho­ras. Es bueno sa­ber, no obs­tan­te, que las pa­re­jas que más se di­vier­ten y es­ta­ble­cen pac­tos de com­pli­ci­dad son las que más chan­ces tie­nen de cre­cer y du­rar. Si sien­tes has­tío y no crees que la re­la­ción sea nu­tri­ti­va, de­ten­te: ¿de ve­ras quie­res com­par­tir la vi­da con él o con ella?

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.