Dor­mir Por Se­pa­ra­do... ¿es me­jor Pa­ra Su re­la­ción?

Correo - Ocio Dominical - - ELLAS -

Uno de los tan­tos con­se­jos de mi pro­fe­sor de In­ves­ti­ga­ción (el se­ñor Bird) fue: “duer­man en ca­mas se­pa­ra­das pa­ra con­ser­var la paz.” Si bien no fue el con­se­jo que es­pe­ra­ba de la ma­te­ria, fue uno que to­da­vía re­cuer­do y con­si­de­ro.

Mu­chos creen que dor­mir en ca­mas se­pa­ra­das pue­de ser una téc­ni­ca de se­pa­ra­ción, mien­tras que otros creen que po­dría ayu­dar­los a te­ner me­jo­res ho­ras de sue­ño. La ver­dad es que yo en­cuen­tro más be­ne­fi­cios que des­ven­ta­jas.

Se­gún va­rios es­tu­dios, las pa­re­jas que duer­men jun­tos no lle­gan a las eta­pas más pro­fun­das del sue­ño. Y en lu­gar de des­per­tar­se con di­fe­ren­tes so­ni­dos y mo­vi­mien­tos, las pa­re­jas que duer­men por se­pa­ra­do, duer­men me­jor y, por en­de, tie­nen una bue­na re­la­ción.

No a to­dos les funciona, pe­ro hay per­so­nas que pue­den dor­mir le­jos y aún así te­ner una re­la­ción es­ta­ble.

Ron­ca

Sin im­por­tar cuán­to lo ames, si ron­ca al­tí­si­mo, tus ho­ras de sue­ño pue­den vol­ver­se una tor­tu­ra. Al fi­nal del día exis­ten un sin­fín de re­me­dios y he­rra­mien­tas pa­ra dis­mi­nuir o eli­mi­nar los ron­qui­dos, pe­ro ¿es­tán dis­pues­tos a in­ten­tar­lo, o pre­fie­ren to­mar la ru­ta fá­cil?

Hay per­so­nas que prue­ban, ex­pe­ri­men­tan y com­pran co­sas sin re­me­dio al­guno. En ca­sos así, po­dría ser una bue­na idea dor­mir en cuar­tos se­pa­ra­dos.

Ro­ba-sá­ba­nas

Siem­pre ha­brá al­guien que quie­ra una ma­yor par­te de sá­ba­na que el otro. Y si ha­ce mu­cho frío, es­to pue­de vol­ver­se un gran pro­ble­ma. Lo ideal es que ca­da quien ten­ga su sá­ba­na, pe­ro si la ca­ma es pe­que­ña, po­drían ter­mi­nar aca­lo­rán­do­se.

Pue­den so­fo­car­se

Mien­tras que exis­ten pa­re­jas que pue­den dor­mir­se abra­za­dos, hay otros que se sien­ten so­fo­ca­dos (co­mo yo). Yo te pue­do re­co­men­dar una king si­ze, pe­ro hay per­so­nas que sim­ple­men­te no pue­den dar­se ese lu­jo. Sin em­bar­go, si pue­den dor­mir en ca­mas se­pa­ra­das, se da­rán cuen­ta de la di­fe­ren­cia.

De­sór­de­nes de sue­ño

Si uno de los 2 su­fre con un des­or­den del sue­ño… es­tán li­dian­do con al­go com­ple­ta­men­te di­fe­ren­te. Ya no es­ta­mos ha­blan­do de un gus­to o una pre­fe­ren­cia, sino de una ne­ce­si­dad o has­ta dis­ca­pa­ci­dad pa­ra dor­mir bien. Si tie­nen pro­ble­mas pa­ra dor­mir jun­tos, lo ideal se­ría con­sul­tar­lo con un pro­fe­sio­nal. Si en­tre sus re­co­men­da­cio­nes des­ta­ca la idea de dor­mir por se­pa­ra­do… ni mo­do.

Si lo úni­co que te de­tie­ne es el es­tig­ma so­cial, ¡atré­ve­te! No só­lo tie­ne gran­des be­ne­fi­cios pa­ra la re­la­ción, sino pa­ra TU sa­lud y ca­li­dad de sue­ño.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.