Mé­xi­co 1 er lu­gar a ni­vel Mun­dial en es­trés la­bo­ral

Más del 50% de los em­plea­dos pa­de­cen el sín­dro­me de bur­nout. Aquí al­gu­nos con­se­jos pa­ra te­ner una vi­da más sa­na en la ofi­ci­na

Correo - Ocio Dominical - - CURIOSIDADES -

Se­gún da­tos de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de la Sa­lud, el 75% de los me­xi­ca­nos pa­de­cen el sín­dro­me de bur­nout o fa­ti­ga por es­trés la­bo­ral. De he­cho, gra­cias a es­ta im­pre­sio­nan­te ci­fra, Mé­xi­co tie­ne el pri­mer lu­gar a ni­vel mun­dial en es­trés la­bo­ral, su­peran­do a paí­ses co­mo Chi­na (73%) y Es­ta­dos Uni­dos (59%) en es­te ru­bro.

El es­trés, de­pre­sión y an­sie­dad oca­sio­na­dos por el tra­ba­jo, de la mano de los ac­ci­den­tes la­bo­ra­les, ge­ne­ra pér­di­das anua­les equi­va­len­tes al 4% del PIB glo­bal, de acuer­do con es­ti­ma­cio­nes de la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo.

Los sín­to­mas del bur­nout son bas­tan­te pa­re­ci­dos a los de la de­pre­sión clí­ni­ca: Una sen­sa­ción re­cu­rren­te de des­mo­ti­va­ción, ago­ta­mien­to men­tal acom­pa­ña­do de una me­nor to­le­ran­cia al es­trés, fal­ta de ener­gía y me­nor ren­di­mien­to. Fí­si­ca­men­te, el bur­nout se ma­ni­fies­ta co­mo do­lor mus­cu­lar y afec­ta­cio­nes psi­co­so­má­ti­cas.

Pa­ra de­tec­tar y evi­tar el sín­dro­me de des­gas­te pro­fe­sio­nal o sín­dro­me de bur­nout, el equi­po edi­to­rial de la star­tup me­xi­ca­na So­fa­match com­par­te al­gu­nos con­se­jos y así lle­var una vi­da más sa­lu­da­ble den­tro de la ofi­ci­na.

1. Es­cu­cha a tu cuer­po

En oca­sio­nes el ex­ce­so de es­trés co­mien­za a ma­ni­fes­tar­se a tra­vés de afec­ta­cio­nes al cuer­po. Do­lo­res de ca­be­za, pre­sión ar­te­rial anor­mal, pro­ble­mas de di­ges­tión y una cons­tan­te sen­sa­ción de an­sie­dad, son al­gu­nos de los fo­cos ro­jos del or­ga­nis­mo cuan­do se en­fren­ta a gran­des can­ti­da­des de es­trés. Es im­por­tan­te prestarle aten­ción al or­ga­nis­mo y a esas se­ña­les pa­ra así, más que ata­car los sín­to­mas, po­der en­fren­tar di­rec­ta­men­te lo que oca­sio­na el es­trés.

2. Des­co­néc­ta­te

Lo me­jor que pue­des ha­cer an­te un pa­no­ra­ma de es­trés ge­ne­ra­do por tra­ba­jo es des­co­nec­tar­te. Es im­por­tan­te te­ner tiem­po pa­ra ti mis­mo, re­cu­pe­rar el en­fo­que y re­car­gar ener­gía, y eso só­lo lo lo­gra­rás ale­ján­do­te del tra­ba­jo en cuer­po y men­te. Des­pe­ja las tar­des y los fi­nes de se­ma­na, y evi­ta re­vi­sar tu co­rreo elec­tró­ni­co pa­ra no pre­sio­nar­te de más. Si es­to es im­po­si­ble, con­si­de­ra es­ta­ble­cer ho­ra­rios pa­ra res­pon­der men­sa­jes y tra­ba­jar. A la lar­ga, tra­ba­jar sin des­can­sar re­sul­ta más im­pro­duc­ti­vo pa­ra ti y pa­ra tu em­pre­sa.

3. Mué­ve­te

Es­tar en­ce­rra­do du­ran­te ocho ho­ras al día tie­ne su efec­to en el es­ta­do de áni­mo. Es im­por­tan­te ba­lan­cear el tiem­po que pa­sas en la ofi­ci­na con ac­ti­vi­dad fí­si­ca o ca­mi­nan­do al ai­re li­bre. Al­gu­nas op­cio­nes son sa­lir a correr o ha­cer ejer­ci­cio por las ma­ña­nas, ca­mi­nar o lle­gar en bi­ci­cle­ta al tra­ba­jo. Lo im­por­tan­te es uti­li­zar tu ener­gía de una ma­ne­ra óp­ti­ma pa­ra no sen­tir­te frus­tra­do por el ex­ce­so de re­clu­sión. La ac­ti­vi­dad fí­si­ca te ha­rá sen­tir mu­cho más re­la­ja­do, ade­más de que le ha­rá bien a tu sa­lud en ge­ne­ral.

4. Re­ser­va tiem­po pa­ra ti mis­mo

Sin im­por­tar qué tan ata­rea­do te sien­tas, es im­por­tan­te to­mar pe­que­ños des­can­sos de vez en cuan­do. No es­pe­res a es­tar can­sa­do pa­ra dar­te un res­pi­ro y re­ser­va 15 mi­nu­tos des­pués de ca­da ho­ra de tra­ba­jo pa­ra des­pe­jar­te un po­co, des­can­sar la vis­ta, es­ti­rar el cuer­po y res­pi­rar al­go de ai­re fres­co. Tu or­ga­nis­mo te lo agra­de­ce­rá.

5. Man­tén cer­ca a tus ami­gos

En oca­sio­nes las tem­po­ra­das de tra­ba­jo in­ten­so pue­den dar­te la sen­sa­ción de que no tie­nes tiem­po pa­ra tu vi­da per­so­nal, pe­ro es­to es al­go que de­bes com­ba­tir, pues es pre­ci­sa­men­te du­ran­te los pe­rio­dos de pre­sión la­bo­ral que ami­gos y fa­mi­lia­res se con­vier­ten en alia­dos va­lio­sos contra el es­trés. Pa­sar tiem­po con ellos te re­cuer­da quién eres, por qué ha­ces lo que ha­ces y de pa­so te ayu­da a des­pe­jar­te.

6. Or­ga­ní­za­te

La ma­yo­ría de las ve­ces la pre­sión la­bo­ral no pro­vie­ne de un ex­ce­so de tra­ba­jo, sino de una ma­la ad­mi­nis­tra­ción del mis­mo. Pro­cu­ra or­ga­ni­zar tu tra­ba­jo de tal ma­ne­ra que pue­das re­sol­ver to­do a tiem­po pe­ro sin pre­sio­nar­te de­ma­sia­do, y en tu agen­da no ol­vi­des ha­cer es­pa­cio pa­ra ti mis­mo y las ac­ti­vi­da­des que más te mo­ti­van a se­guir ade­lan­te.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.