NO A SUN HI­JOS a sus hi­jos

En mu­chas oca­sio­nes, los ni­ños ha­llan la for­ma de ob­te­ner lo que quie­ren y lo peor es cuando sa­ben que sí se lo da­mos. Por ello, apren­da y sea de­ter­mi­nan­te a la ho­ra de de­cir NO a sus hi­jos.

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

Mu­chos pa­dres se re­sis­ten a de­cir no a sus hi­jos y con­ti­nua­men­te com­pla­cen sus ne­ce­si­da­des y de­seos con la fi­na­li­dad de pro­por­cio­nar­les to­do lo que de ellos de­pen­da para que sean ni­ños fe­li­ces y sa­tis­fe­chos.

A prio­ri es­to pue­de pa­re­cer po­si­ti­vo, sin em­bar­go, no lo es. sa­tis­fa­cer to­das las exi­gen­cias de nues­tros hi­jos pue­de oca­sio­nar que los ni­ños se con­vier­tan en au­tén­ti­cos ti­ra­nos.

ES BUENO EDUCARLOS

de­cir “no” a nues­tros hi­jos es muy be­ne­fi­cio­so para ellos, les es­ta­mos ayu­dan­do a sen­tir­se mu­cho más fe­li­ces y se­gu­ros. Aun­que re­sul­te di­fí­cil de creer, un ni­ño con lí­mi­tes cla­ros y bien de­fi­ni­dos es mu­cho más fe­liz que un ni­ño que no sa­be a qué ate­ner­se y ti­ra­ni­za a sus fa­mi­lia­res para con­se­guir aque­llo que quie­re.

Los ni­ños son muy há­bi­les emo­cio­nal­men­te, in­clu­so en oca­sio­nes más que los adul­tos, y sa­ben per­fec­ta­men­te có­mo de­ben com­por­tar­se para al­te­rar emo­cio­nal­men­te a sus pa­dres y fi­nal­men­te con­se­guir aque­llo que tan­to desean.

co­mo to­dos sa­be­mos, a nin­gún ni­ño le gusta que sus pa­dres le di­ga no, por lo que al prin­ci­pio los ni­ños no sue­len acep­tar los noes gus­to­sa­men­te y ha­cen to­do lo que es­tá en sus ma­nos para que sus pro­ge­ni­to­res ter­mi­nen ce­dien­do y cam­bian­do el no por un sí: gri­tan, llo­ran pe­gan, ti­ran co­sas, in­sul­tan, etc.

Lo que sue­le su­ce­der es que los pa­dres ter­mi­nan di­cien­do “sí” para que el ni­ño de­je de llo­rar y de te­ner ese com­por­ta­mien­to inade­cua­do. Mu­chos pa­dres y ma­dres con­si­de­ran que si no ce­den cuando su hi­jo llo­ra es un ac­to cruel e in­clu­so se sien­ten cul­pa­bles por per­mi­tir que su hi­jo llo­re y no ce­der an­te sus exi­gen­cias. Pe­ro, es justamente lo con­tra­rio, es un error por­que el ni­ño apren­de que ca­da vez que quiera con­se­guir al­go tan só­lo tie­ne que llo­rar

y por­tar­se mal para que sus pa­dres ter­mi­nen fi­nal­men­te sa­tis­fa­cien­do sus de­seos y ne­ce­si­da­des: ¡se con­vier­ten en pe­que­ños ti­ra­nos!

sim­ple­men­te es­tán uti­li­zan­do to­das sus ar­mas para sa­lir­se con la su­ya. Los ni­ños prue­ban y ex­pe­ri­men­tan para ver dón­de es­tá el lí­mi­te. si lo ha­cen, es por­que creen que ellos ma­ne­jan la si­tua­ción y que tie­nen el po­der su­fi­cien­te para lo­grar que fi­nal­men­te sus pa­dres cam­bien de opinión. en cam­bio, si los pa­dres se mues­tran fir­mes le en­se­ñan al ni­ño una gran lec­ción: ¡no vas a con­se­guir na­da con el chan­ta­je emo­cio­nal o con un mal com­por­ta­mien­to!

si les en­se­ña­mos a que pue­den con­se­guir to­do lo que deseen y de ma­ne­ra in­me­dia­ta no les es­ta­mos ha­cien­do nin­gún fa­vor por­que en la vi­da adul­ta las co­sas no fun­cio­nan así y de­be­mos pre­pa­rar­los para ser per­so­nas re­si­lien­tes, ca­pa­ces de to­le­rar la frus­tra­ción.

Pe­ro, es­to tie­ne so­lu­ción. de­cir no es una ha­bi­li­dad y por tan­to pue­de ser apren­di­da.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.