De­tras de la gran men­te de CHAR­LES DAR­WIN

Es uno de los hom­bres más fa­mo­sos por el apor­te que reali­zó a la cien­cia, pe­ro ¿qué más se sa­be de él?

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

e s bas­tan­te lo que se sa­be so­bre la teo­ría y pos­tu­la­dos de char­les dar­win, pe­ro ca­si na­da so­bre sus ex­cén­tri­cos gus­tos. ¿Te ha­brías ima­gi­na­do que siem­pre qui­so ser mé­di­co pe­ro te­nía fo­bia a la san­gre? aquí una se­lec­ción de cu­rio­si­da­des so­bre es­te gran per­so­na­je.

LE GUS­TA­BA PRO­BAR ES­PE­CIES RA­RAS

a lo lar­go de su vi­da, char­les dar­win sin­tió cu­rio­si­dad no só­lo por la cien­cia, sino por to­do lo que le ro­dea­ba. así que ca­da vez que des­cu­bría un ani­mal ex­tra­ño se pre­gun­ta­ba qué sa­bor ten­dría des­pués de pa­sar­lo por la plan­cha.

QUI­SO SER MÉ­DI­CO, PE­RO NO SOPORTABA VER SAN­GRE

dar­win acu­dió a la uni­ver­si­dad de edim­bur­go con la es­pe­ran­za de con­ver­tir­se en mé­di­co co­mo su pa­dre, pe­ro pron­to aban­do­nó la idea ya que no era ca­paz de re­sis­tir la vi­sión de la san­gre. así pues de­ci­dió es­tu­diar teo­lo­gía para ser clé­ri­go ru­ral, lo que re­sul­ta­ba com­pa­ti­ble con su afi­ción na­tu­ra­lis­ta.

SU NA­RIZ CA­SI LE IM­PI­DE VIA­JAR EN EL BEAGLE

co­mo se ha con­ta­do mu­chas ve­ces, el ca­pi­tán del beagle, ro­bert Fitz­roy, es­tu­vo a pun­to de re­cha­zar a dar­win en el bar­co por la for­ma de su na­riz. Fitz­roy era un se­gui­dor de las teo­rías de La­va­ter quien creía que se po­día juz­gar a un hom­bre por su fi­so­no­mía y la na­riz de dar­win in­di­ca­ba que no po­seía la su­fi­cien­te fuer­za y de­ter­mi­na­ción para un via­je de aque­llas ca­rac­te­rís­ti­cas.

EL ME­JOR RE­GA­LO DE CUM­PLEA­ÑOS DE LA HIS­TO­RIA: ¡UNA MONTAÑA!

el día de su 25 cum­plea­ños, el 12 de fe­bre­ro de 1834, el ca­pi­tán Fitz­roy de­ci­dió po­ner­le el nom­bre de dar­win a una de las mon­ta­ñas que iban des­cu­brien­do a su pa­so. des­de en­ton­ces, se co­no­ce co­mo mon­te dar­win a la ci­ma más al­ta de Tie­rra de Fue­go. pe­ro no fue­ron las úni­cas: dar­win tie­ne otras tres mon­ta­ñas con su nom­bre, en ca­li­for­nia, Tas­ma­nia y la an­tár­ti­da.

EL TÍ­TU­LO COM­PLE­TO DE ‘EL ORI­GEN DE LAS ES­PE­CIES’

no to­do el mun­do co­no­ce que el tí­tu­lo com­ple­to de su obra más co­no­ci­da: ‘el ori­gen de las es­pe­cies me­dian­te la se­lec­ción na­tu­ral o la con­ser­va­ción de las ra­zas fa­vo­re­ci­das en la lu­cha por la vi­da’. en la sex­ta edi­ción, se acor­tó el tí­tu­lo.

DAR­WIN NO IN­VEN­TÓ LA FRA­SE “LA SU­PER­VI­VEN­CIA DEL MÁS FUER­TE”

en reali­dad la fra­se es de Her­bert spen­cer, fi­ló­so­fo con­tem­po­rá­neo a dar­win, que lo pro­pu­so en su li­bro prin­ci­pios de bio­lo­gía en 1864 y ex­ten­dió sus im­pli­ca­cio­nes en tér­mi­nos so­cia­les, éti­cos y eco­nó­mi­cos. dar­win la in­clu­yó en la quin­ta edi­ción, ha­cien­do re­fe­ren­cia a spen­cer.

SE CA­SÓ CON SU PRI­MA DES­PUÉS DE SOPESARLO

dar­win era un hom­bre me­tó­di­co y so­pe­só la de­ci­sión de ca­sar­se con su pri­ma, em­ma wedg­wood, has­ta el pun­to de ha­cer una de­ta­lla­da lis­ta con las ven­ta­jas e in­con­ve­nien­tes. en la lis­ta de ca­sar­se in­di­có: hi­jos (si dios quie­re), com­pa­ñía cons­tan­te (me­jor que la de un pe­rro), cui­da­dos de la ca­sa… To­das es­tas co­sas son bue­nas para la sa­lud pe­ro una te­rri­ble pér­di­da de tiem­po. Y en la de no ca­sar­se anotó: sin hi­jos, na­die que te cui­de en la ve­jez, aun­que con li­ber­tad para ir don­de me ape­tez­ca. sor­pren­den­te­men­te, al fi­nal op­tó por ca­sar­se.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.