de­cir ‘NO’

Correo - Ocio Dominical - - GASTRONOMÍA -

Te­ner cla­ro el ob­je­ti­vo

ca­da vez que de­ci­mos a nues­tro hi­jo o hi­ja no es por­que con­si­de­ra­mos que es lo me­jor para ellos. si te­ne­mos cla­ro que nues­tro úni­co ob­je­ti­vo es ayu­dar­les, aun­que a cor­to pla­zo no lo pa­rez­ca, nos re­sul­ta­rá más fá­cil de­cir no.

ser Fir­mes

no de­be­mos te­ner mie­do a la con­fron­ta­ción con el ni­ño. Te­ne­mos que te­ner en cuen­ta que cuando el ni­ño llo­ra o mues­tra un com­por­ta­mien­to inade­cua­do só­lo es­tá pro­ban­do has­ta dón­de pue­de lle­gar. es im­por­tan­te no al­te­rar­nos emo­cio­nal­men­te ni ce­der y sim­ple­men­te mos­trar in­di­fe­ren­cia an­te ta­les con­duc­tas, pron­to el ni­ño por sí so­lo co­men­za­rá a tran­qui­li­zar­se.

man­te­ner La cal­ma

es im­por­tan­te de­cir­le al ni­ño con fir­me­za y se­gu­ri­dad pe­ro en nin­gún ca­so gri­tan­do o mos­trán­do­nos al­te­ra­dos, te­ne­mos que per­ma­ne­cer cal­ma­dos y con se­re­ni­dad. si el ni­ño per­ci­be lo con­tra­rio apren­de­rá que tie­ne el po­der ne­ce­sa­rio para po­ner ner­vio­sos a su pa­dres y fi­nal­men­te sa­lir­se con la su­ya.

prác­ti­ca

apren­der a de­cir no es una ha­bi­li­dad y co­mo cual­quier otra ha­bi­li­dad de­be­mos prac­ti­car para que ca­da vez po­da­mos ha­cer­lo me­jor. cuando em­pe­za­mos a con­du­cir lo nor­mal es que al prin­ci­pio no lo ha­ga­mos muy bien y con la prác­ti­ca con­ti­nua­da ter­mi­ne­mos sien­do unos há­bi­les con­duc­to­res. pues, con es­to su­ce­de igual, de­be­mos en­tre­nar­nos y prac­ti­car de ma­ne­ra con­ti­nua­da el de­cir­le a nues­tros hi­jos no, siem­pre y cuando sea ne­ce­sa­rio, y po­co a po­co con­se­gui­re­mos ser ca­da vez más há­bi­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.