APREN­DA A PO­NER LÍ­MI­TES

Correo - Ocio Dominical - - NIÑOS -

para edu­car de ma­ne­ra efi­caz a nues­tros hi­jos de­be­mos mar­car las re­glas en ca­sa con el ob­je­ti­vo de cum­plir­las.

el se­cre­to es ha­cer­lo de ma­ne­ra cohe­ren­te y con fir­me­za. una de las con­se­cuen­cias edu­ca­ti­vas de una fal­ta de ha­bi­li­dad a la ho­ra de es­ta­ble­cer las normas y de mar­car los lí­mi­tes pue­de ser la fal­ta de res­pe­to, que se pro­du­ce cuando ha­bla­mos de­ma­sia­do, exa­ge­ra­mos en la emo­ción, y en mu­chos ca­sos, nos equi­vo­ca­mos en nues­tra for­ma de ex­pre­sar con cla­ri­dad lo que que­re­mos o lo ha­ce­mos con de­ma­sia­da au­to­ri­dad.

con­se­jos bá­si­cos para apli­car Lí­mi­tes edu­ca­ti­vos

cuando ne­ce­si­ta­mos de­cir a nues­tros hi­jos que de­ben ha­cer al­go y “aho­ra” (re­co­ger los ju­gue­tes, ir­se a la ca­ma, etc.), de­be­mos te­ner en cuen­ta al­gu­nos con­se­jos bá­si­cos:

1. ob­je­ti­vi­dad

es fre­cuen­te es­cu­char en no­so­tros mis­mos y en otros pa­dres ex­pre­sio­nes co­mo ‘pór­ta­te bien’, ‘sé bueno’, o ‘no ha­gas eso’. nues­tros hi­jos nos en­ten­de­rán me­jor si mar­ca­mos nues­tras normas de una for­ma más con­cre­ta. un lí­mi­te bien es­pe­ci­fi­ca­do con fra­ses cor­tas y ór­de­nes pre­ci­sas sue­le ser cla­ro para un ni­ño. ‘Ha­bla ba­ji­to en una bi­blio­te­ca’; ‘aga­rra mi mano para cru­zar la ca­lle’ son al­gu­nos ejem­plos de for­mas que pue­den au­men­tar sus­tan­cial­men­te la re­la­ción de com­pli­ci­dad con tu hi­jo.

2. op­cio­nes

en mu­chos ca­sos, po­de­mos dar a nues­tros hi­jos una opor­tu­ni­dad li­mi­ta­da para de­ci­dir co­mo cum­plir sus ór­de­nes. La li­ber­tad de opor­tu­ni­dad ha­ce que un ni­ño sien­ta una sen­sa­ción de po­der y con­trol, re­du­cien­do las re­sis­ten­cias. por ejem­plo: ‘es la ho­ra del ba­ño. ‘es la ho­ra de ves­tir­se. ¿Quie­res ele­gir un tra­je o lo ha­go yo?’ es­ta es una for­ma más fá­cil y rá­pi­da de dar dos op­cio­nes a un ni­ño para que ha­ga exac­ta­men­te lo que que­re­mos.

3. Fir­me­za

en cues­tio­nes real­men­te im­por­tan­tes, cuando exis­te una re­sis­ten­cia a la obe­dien­cia, no­so­tros ne­ce­si­ta­mos apli­car el lí­mi­te con fir­me­za. por ejem­plo: ‘ve­te a tu ha­bi­ta­ción aho­ra’ o ‘¡para!, los ju­gue­tes no son para ti­rar’ son una mues­tra de ello. Los lí­mi­tes fir­mes se apli­can me­jor con un tono de voz se­gu­ro, sin gri­tos, y un ges­to se­rio en el ros­tro. Los lí­mi­tes más sua­ves su­po­nen que el ni­ño tie­ne una op­ción de obe­de­cer o no. ejem­plos de lí­mi­tes li­ge­ros: ‘¿por qué no te lle­vas los ju­gue­tes fue­ra de aquí?’; ‘de­bes ha­cer las ta­reas de la es­cue­la aho­ra’; ‘ven­te a ca­sa aho­ra, ¿va­le?’’. esos lí­mi­tes son apro­pia­dos para cuando se desea que el ni­ño to­me un cier­to ca­mino. de cual­quier mo­do, para esas po­cas obli­ga­cio­nes ‘de­be es­tar he­cho’, se­rás me­jor cóm­pli­ce de tu hi­jo si apli­cas un fir­me man­da­to. La fir­me­za es­tá en­tre lo li­ge­ro y lo au­to­ri­ta­rio.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.