EL NE­GRO Y CRUEL PA­SA­DO DEL PA­LA­CIO DE LECUMBERRI

Den­tro de sus cel­das mi­les su­frie­ron abu­sos, tor­tu­ras, muer­tes in­jus­tas; se di­ce que los gri­tos de los pre­sos aún se es­cu­chan de no­che

Correo - Ocio Dominical - - HISTORIA -

La cons­truc­ción del Pa­la­cio de Le­cum­be­ri se dio du­ran­te el ré­gi­men de Por­fi­rio Díaz, co­mo con­se­cuen­cia de una re­for­ma del Có­di­go Pe­nal en 1871, don­de se plan­tea­ba la edi­fi­ca­ción de un cen­tro pe­ni­ten­cia­rio gran­de que en aquel en­ton­ces que­ría trans­mi­tir­le al mun­do.

Los en­car­ga­dos de ela­bo­rar el pro­yec­to fue­ron los in­ge­nie­ros Mi­guel Quin­ta­na, An­to­nio To­ri­ja To­ri­ja y An­to­nio M. Man­za, quie­nes adap­ta­ron una idea del ar­qui­tec­to Lo­ren­zo de la Hi­dal­ga, que a su vez re­to­mó un pro­yec­to ori­gi­nal del in­glés Je­re­mías Bent­ham.

La cons­truc­ción co­men­zó el 9 de ma­yo de 1885, en un te­rreno cu­yo pro­pie­ta­rio es­pa­ñol te­nía el ape­lli­do Lecumberri, y co­men­zó a ope­rar el 29 de sep­tiem­bre de 1900.

La dis­tri­bu­ción de las ga­le­rías y el di­se­ño pan­óp­ti­co ha­cía que los pre­sos se sin­tie­ran vi­gi­la­dos to­do el tiem­po, es­to au­men­ta­ba la pre­sión psi­co­ló­gi­ca ha­cia ellos. De acuer­do con el de­li­to que co­me­tían, los re­clu­sos eran co­lo­ca­dos en cier­tas cel­das, en me­jo­res o peo­res con­di­cio­nes.

Du­ran­te sus pri­me­ros años, el Pa­la­cio fun­cio­nó con­for­me a lo pla­nea­do, sin em­bar­go el or­den y con­trol du­ró muy po­co. La so­bre­po­bla­ción com­pli­có la si­tua­ción, para 1971 se te­nían ahí a por lo me­nos a 3,800 per­so­nas.

Con­for­me ha­bía más reos las con­di­cio­nes de vi­da dis­mi­nuían, las cel­das de cas­ti­go eran usa­das a dia­rio, los reos vi­vían en con­di­cio­nes in­fra­hu­ma­nas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.