PER­SO­NAS NE­GA­TI­VAS… UN MAL QUE PUE­DES EVITAR

En mu­chas oca­sio­nes, la gen­te con ma­la dis­po­si­ción se com­por­ta de tal ma­ne­ra que es di­fí­cil con­vi­vir con ellas, por ello apren­de a li­diar sin que te afec­te su ma­la vi­bra

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

AGENCIAS

Todos he­mos sen­ti­do los efec­tos se­cun­da­rios de un ami­go o co­le­ga de tra­ba­jo ne­ga­ti­vo. Qui­zá co­noz­cas a al­guien que se que­je sin cesar so­bre su tra­ba­jo, pero nun­ca ofrez­ca solución al­gu­na. O tal vez un buen ami­go ha­ble mal de otros en su círcu­lo y pro­pi­cie al­go de dra­ma.

Las per­so­nas pe­si­mis­tas son ca­pa­ces de des­gas­tar a cual­quie­ra. La ener­gía des­truc­ti­va y el dra­ma las si­guen a to­das par­tes. Si no eres cui­da­do­so, pueden con­ta­giar­te su caos, sa­cán­do­te de tu cen­tro y ale­ján­do­te de tus me­tas.

Estas sie­te es­tra­te­gias te per­mi­ti­rán li­diar me­jor con las per­so­nas ne­ga­ti­vas que te ro­dean:

ES­TA­BLE­CE LÍ­MI­TES

No te sien­tas pre­sio­na­do a es­cu­char a al­guien ne­ga­ti­vo. Su ener­gía se co­la­rá en tu pro­pia vida y, aun sin que te des cuen­ta, afec­ta­rá tu ac­ti­tud. Es­ta­ble­ce lí­mi­tes y pon una dis­tan­cia en­tre tú y es­ta per­so­na. Si tie­nes que es­tar alrededor de al­guien así, bus­ca in­ter­ac­tuar lo menos po­si­ble con él. Qui­zá no pue­das con­tro­lar las ac­ti­tu­des ne­ga­ti­vas de al­guien, pero sí pue­das de­ci­dir si de­ja­rás que te afec­ten o no.

ALÉJATE DE LOS QUEJUMBROSOS

Las per­so­nas que se que­jan de to­do nun­ca me­jo­ra­rán su vida. No ofre­cen so­lu­cio­nes, só­lo se­ña­lan los pro­ble­mas. El pe­li­gro: tum­ba­rán tus ideas y te ha­rán par­tí­ci­pe de su com­pa­sión. Si un ami­go, miem­bro de tu fa­mi­lia o co­le­ga de tra­ba­jo mues­tra los sín­to­mas clá­si­cos de un pe­si­mis­ta, de­ja de re­la­cio­nar­te con él. O, en to­do ca­so, haz­lo en un plano ab­so­lu­ta­men­te ne­ce­sa­rio.

DESHAZTE DE TUS EM­PLEA­DOS NE­GA­TI­VOS

La cul­tu­ra em­pre­sa­rial es un com­po­nen­te fun­da­men­tal de tu mar­ca. Ten en cuen­ta que un miem­bro tó­xi­co de tu per­so­nal po­dría afec­tar to­do el am­bien­te en tu ne­go­cio. Em­plea­dos que sue­len ser po­si­ti­vos po­drían co­men­zar a sen­tir­se po­co sa­tis­fe­chos, o peor aún, a adop­tar los há­bi­tos de sus co­le­gas in­con­for­mes. Cuan­to más rá­pi­do li­dies con un tra­ba­ja­dor ne­ga­ti­vo, tan­to más ca­paz se­rás de so­lu­cio­nar la si­tua­ción. Con­vo­ca a es­ta per­so­na a una reunión, ex­plí­ca­le tus preo­cu­pa­cio­nes y dale una opor­tu­ni­dad de cam­biar. Si su ac­ti­tud tó­xi­ca con­ti­núa, qui­zá sea tiem­po de de­jar­la ir.

ELI­GE TUS BA­TA­LLAS

No te de­jes irri­tar tan fá­cil­men­te. No só­lo pa­re­ce­rá que quie­res dis­cu­tir­lo to­do: tam­bién le es­ta­rás abrien­do la puer­ta a lo tó­xi­co en tu vida. En lu­gar de dis­cu­tir, tra­ta de ig­no­rar los co­men­ta­rios ne­ga­ti­vos. Con­tro­la tus emociones y evi­ta que la si­tua­ción se agra­ve al ale­jar­te de los con­flic­tos in­ne­ce­sa­rios. ¡Te res­pe­ta­rán por no to­mar el ca­mino fá­cil!

NO SOBREANALICES LA SI­TUA­CIÓN

Al­gu­nas veces, las per­so­nas ne­ga­ti­vas pueden com­por­tar­se de for­ma irra­cio­nal. Per­de­rás tiem­po y ener­gía va­lio­sos si tra­tas de dar­le un sen­ti­do a sus ac­cio­nes. Haz lo po­si­ble por evitar in­vo­lu­crar­te emo­cio­nal­men­te en sus asun­tos.

DESA­RRO­LLA UN SIS­TE­MA DE APO­YO

Cons­tru­ye una red de amis­ta­des po­si­ti­vas y con­tac­tos pro­fe­sio­na­les. Si al­guien sa­be pre­ci­sa­men­te có­mo irri­tar­te, pro­ba­ble­men­te no seas ca­paz de ma­ne­jar la si­tua­ción por ti mis­mo. Ten la in­te­li­gen­cia emo­cio­nal su­fi­cien­te pa­ra re­co­no­cer cuan­do ne­ce­si­tas ayu­da. Cuan­do lle­gues a sen­tir­te do­mi­na­do por tus emociones, lla­ma a un ami­go o men­tor y ex­plí­ca­le la si­tua­ción con cal­ma. Con fre­cuen­cia, una per­so­na ob­je­ti­va pue­de pro­por­cio­nar­te una pers­pec­ti­va di­fe­ren­te o un nue­vo en­fo­que.

EN­CAR­NA UNA AC­TI­TUD PO­SI­TI­VA

Tu fe­li­ci­dad y bie­nes­tar son de­ma­sia­do im­por­tan­tes pa­ra de­jar que la opi­nión de otro te ba­je el áni­mo o afec­te la per­cep­ción que tie­nes de ti mis­mo. Man­tén una ac­ti­tud po­si­ti­va y co­mien­za a li­mi­tar el tiem­po que pa­sas con per­so­nas no­ci­vas. Con al­go de suer­te, tu ac­ti­tud po­si­ti­va re­pe­le­rá a las per­so­nas tó­xi­cas has­ta ale­jar­las por com­ple­to de ti.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.