MUJER DE ÉXI­TOS Y RE­TOS

Una mujer que ha con­se­gui­do lle­var su tra­ba­jo tan le­jos al­go de­be sa­ber so­bre li­de­raz­go

Correo - Ocio Dominical - - PERSONAJES -

Alon­dra de la Pa­rra es, sin du­da, una de las mu­je­res que ha sa­bi­do di­bu­jar una ve­re­da lle­na de tra­ba­jo, com­pro­mi­so y mu­cho éxi­to, ofre­ce hoy en día plá­ti­cas so­bre li­de­raz­go, como re­cien­te­men­te lo hi­zo en un even­to de re­cau­da­ción de fon­dos a fa­vor de Re­in­ser­ta un me­xi­cano A.C. y Abo­ga­das MX.

Es fun­da­do­ra y directora ar­tís­ti­ca de la Or­ques­ta Fi­lar­mó­ni­ca de las Amé­ri­cas con se­de en Nue­va York y Em­ba­ja­do­ra Cul­tu­ral del Tu­ris­mo de Mé­xi­co. Ade­más, es directora mu­si­cal de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de Queens­land en Aus­tra­lia, con­vir­tién­do­se en la pri­me­ra mujer en desem­pe­ñar ese car­go en una or­ques­ta aus­tra­lia­na.

Es con­si­de­ra­da como una de las di­rec­to­ras de or­ques­ta más im­por­tan­tes a ni­vel mun­dial.

UN LÍ­DER ES TAN BUENO COMO SU EQUI­PO LO SEA

“To­do gru­po ne­ce­si­ta de un lí­der ne­ce­si­ta de un lí­der que fo­men­te el tra­ba­jo en equi­po res­pe­te a las per­so­nas y a su crea­ti­vi­dad y que cum­pla con la res­pon­sa­bi­li­dad pro­pia e in­trans­fe­ri­ble. El di­rec­tor es tan bueno como la or­ques­ta”.

PREPARACIÓN Y MÁS PREPARACIÓN

“Cuan­do mis ami­gos me pre­gun­tan si me pon­go ner­vio­sa an­tes de salir a es­ce­na les res­pon­do que no, pues to­da la or­ques­ta he­mos tra­ba­ja­do du­ro pre­pa­rán­do­nos pa­ra es­te mo­men­to”. Des­ta­có que el tra­ba­jo ca­ra a ca­ra pa­ra co­no­cer me­jor a todos los miem­bros y lo­grar una conexión en­tre ellos. “Có­mo le ha­go pa­ra man­te­ner lo bueno que tie­nen y ha­cer­lo aún me­jor”, ex­pre­só.

LA IM­POR­TAN­CIA DEL TRA­BA­JO EN EQUI­PO

“El lí­der tie­ne que ha­cer sa­ber a sus par­tes que el equi­po es un acom­pa­ña­mien­to”. Un equi­po pue­de es­tar con­for­ma­do por ta­len­tos in­di­vi­dua­les muy va­lio­sos, pero si es­tos tra­ba­jan por su cuen­ta, ese es­fuer­zo no tras­cen­de­rá más allá de ca­pa­ci­da­des par­ti­cu­la­res. Por esa ra­zón es im­pe­rio­so que un lí­der se­pa coor­di­nar to­do el in­ge­nio del que es­tá ro­dea­do. “Como mú­si­ca, pre­fie­ro una or­ques­ta de bue­nos ele­men­tos que co­la­bo­ren”.

UN LÍ­DER DE­BE CO­NO­CER SUS LÍ­MI­TES

“Como lí­der no pue­des apren­der­lo to­do, y es­tá bien. Un lí­der só­lo da con­tex­to”. Bien dicen que el que mu­cho abar­ca, po­co aprie­ta. Como lí­der de­bes co­no­cer ca­da una de las par­tes y có­mo se fu­sio­nan. Ade­más, con­fiar en las ap­ti­tu­des de ca­da uno de los miem­bros de­be ser una prio­ri­dad de cualquier lí­der, pues le per­mi­ti­rá ex­plo­tar la crea­ti­vi­dad que és­tos tie­nen que ofre­cer.

“Un lí­der no se pue­de me­ter has­ta la cocina, en ca­da rin­cón de su gru­po, por­que les qui­tas esa no­ción de crea­ti­vi­dad”, ex­pre­só.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.