Ra­zo­nes pa­ra vi­si­tar al si­có­lo­go

Correo - Ocio Dominical - - ELLAS -

Mu­chas per­so­nas, en­tre ellos fa­mi­lia­res, co­no­ci­dos o quie­nes lle­gan a asis­tir a mis con­fe­ren­cias, se nie­gan a re­ci­bir o bus­car ayu­da de un pro­fe­sio­nal como los psi­có­lo­gos, aun ne­ce­si­tán­do­lo de­ses­pe­ra­da­men­te.

Una pri­me­ra par­te, y que con­si­de­ro la­men­ta­ble en pleno si­glo XXI es que, las per­so­nas aún des­co­no­cen cuál es la fun­ción del psi­co­te­ra­peu­ta, las ac­ti­vi­da­des que desem­pe­ñan y los re­sul­ta­dos que pueden con­se­guir; au­na­do a creen­cias so­cia­les fa­la­ces pro­pias del des­co­no­ci­mien­to: “el psi­có­lo­go es pa­ra los lo­cos”.

La si­tua­ción, se tor­na aún más com­pli­ca­da, por la ver­güen­za o te­mor a que lo con­si­de­ren como vul­ne­ra­ble, dé­bil o in­com­pe­ten­te pa­ra re­sol­ver sus pro­pios con­flic­tos emo­cio­na­les.

Por otro la­do, la so­ber­bia in­te­lec­tual, no le per­mi­te dar­se cuen­ta al su­frien­te, que ne­ce­si­ta ayu­da pro­fe­sio­nal en los con­flic­tos emo­cio­na­les que es­tá pre­sen­tan­do en la ac­tua­li­dad, y del ca­mino ma­ra­vi­llo­so ha­cia el re­des­cu­bri­mien­to de su per­so­na.

Po­nen ex­cu­sas

Usual­men­te ha­cen ex­pre­sio­nes como: “yo no le voy an­dar con­tan­do mi vida a un des­co­no­ci­do”, “a mí no me van a de­cir qué ten­go que ha­cer”, “¡qué me va a en­se­ñar esa per­so­na!” e in­clu­so “yo pue­do so­lo (a) con mis pro­ble­mas”.

Aque­lla per­so­na que se jac­ta de po­der re­sol­ver sus pro­pios con­flic­tos, no pue­de, por­que nin­gún ser hu­mano, de ma­ne­ra consciente eli­ge su­frir. Es tan só­lo una res­pues­ta ba­sa­da en el mie­do y como ya men­cio­né, en su so­ber­bia in­te­lec­tual.

Otros, un gru­po me­nor, pero de igual for­ma im­por­tan­te, son quie­nes asis­ten a te­ra­pia a “re­ga­ña­dien­tes” o “con­di­cio­na­dos”. Ellos son quie­nes aban­do­nan la te­ra­pia en un tiem­po muy bre­ve, can­ce­lan citas, po­nen pre­tex­tos pa­ra la asis­ten­cia y usual­men­te, expresan que no es pa­ra ellos o que la te­ra­pia no sir­ve.

Mi ex­pe­rien­cia pro­fe­sio­nal me in­di­ca que estas per­so­nas son pre­ci­sa­men­te las que no fun­cio­nan, no es la psi­co­te­ra­pia, cuan­do es­ta área de la Psi­co­lo­gía, que ha si­do es­tu­dia­da por años, les ha sal­va­do la vida a mi­llo­nes de per­so­nas.

Aten­ción opor­tu­na

Y es que mu­chos con­flic­tos, se pueden aten­der des­de su origen, pero en oca­sio­nes, la de­sidia, el mie­do, la apa­tía e in­clu­so, el op­ti­mis­mo en ex­ce­so son los fac­to­res que ge­ne­ran gran­des mons­truos emo­cio­na­les. A veces cuan­do pien­sas que esos pro­ble­mas ya se han ido, de pron­to re­gre­san con más fuer­za, ge­ne­ran­do ma­yor do­lor y su­fri­mien­to. No per­mi­tas que tus pro­ble­mas te da­ñen más. Llá­ma­me des­de cualquier par­te de la Re­pú­bli­ca, y con gus­to aten­de­ré to­das tus du­das.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.