PAÍ­SES CON MÁS MU­JE­RES EXI­TO­SAS

Al­go que lla­ma la aten­ción es que dos na­cio­nes que apa­re­cen en es­te lis­ta­do per­te­ne­cen al con­ti­nen­te afri­cano

Correo - Ocio Dominical - - ÉXITO - SUN / CIU­DAD DE MÉ­XI­CO

Pe­se a las di­fi­cul­ta­des que exis­ten pa­ra el desa­rro­llo em­pre­sa­rial de las mu­je­res, paí­ses co­mo Ru­sia, Aus­tra­lia o Nue­va Ze­lan­da se han con­ver­ti­do en un re­fe­ren­te del em­pren­di­mien­to femenino.

Al­go que lla­ma la aten­ción es que dos paí­ses que apa­re­cen en es­te lis­ta­do per­te­ne­cen al con­ti­nen­te afri­cano, se­gún de­ta­lla un do­cu­men­to del Fo­ro Eco­nó­mi­co Mun­dial (WEF por sus si­glas en in­glés).

Aquí te mos­tra­mos cuá­les son los te­rri­to­rios con ma­yor por­cen­ta­je de mu­je­res em­pren­de­do­ras.

Ru­sia

El 32.6% de las em­pre­sas ru­sas es­tá en ma­nos fe­me­ni­nas. Sin em­bar­go, los fac­to­res ha­bi­li­ta­do­res son a ve­ces de­fi­cien­tes, co­mo por ejem­plo la es­ca­sa in­clu­sión fi­nan­cie­ra de las mu­je­res, su ba­jo ni­vel for­ma­ti­vo, la inexis­ten­cia de le­gis­la­cio­nes de gé­ne­ro pro­gre­sis­tas, la bre­cha sa­la­rial, las par­cas con­di­cio­nes ge­ne­ra­les de apo­yo al em­pren­di­mien­to o la per­cep­ción ne­ga­ti­va de las em­pre­sa­rias (por par­te de los hom­bres, ya que el 73% de las ru­sas lo ven con bue­nos ojos).

Exis­ten fac­to­res más fa­vo­ra­bles. La fir­ma de auditoría Grant Thorn­ton se­ña­la que Ru­sia cuen­ta con una pro­por­ción de mu­je­res en pues­tos pro­fe­sio­na­les ele­va­dos su­pe­rior a la de cual­quier otro país del mun­do. En con­cre­to, el 45% de los al­tos car­gos son mu­je­res, fren­te al 21% de Es­ta­dos Uni­dos. La Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal del Tra­ba­jo arro­ja da­tos más mo­des­tos: Ru­sia ocu­pa­ría el pues­to 25 en la cla­si­fi­ca­ción de mu­je­res en pues­tos de man­do, re­pre­sen­tan­do és­tas un 39.1% del to­tal. A su vez, la ma­yor par­te de las mu­je­res con al­tos car­gos lo ha­cen en la pe­que­ña y me­dia­na em­pre­sa, no en las gran­des cor­po­ra­cio­nes.

Más allá de las dis­cre­pan­cias, lo cier­to es que las mu­je­res ocu­pan un pues­to com­pa­ra­ti­va­men­te des­ta­ca­do en las al­tas es­fe­ras em­pre­sa­ria­les, lo que con­tri­bu­ye a crear un cal­do de cul­ti­vo que fa­vo­re­ce las ini­cia­ti­vas fe­me­ni­nas. Los da­tos así lo con­fir­man: des­de 2007, el nú­me­ro de em­pre­sas fun­da­das por mu­je­res se ha tri­pli­ca­do, mien­tras que las crea­das por hom­bres han cre­ci­do a un rit­mo mu­cho más so­se­ga­do.

Aus­tra­lia

Con 32.4% de mu­je­res so­bre el to­tal de los em­pre­sa­rios, Aus­tra­lia cuen­ta no só­lo con la quin­ta ta­sa más ele­va­da del mun­do, sino que tam­bién dis­fru­ta de unas bue­nas con­di­cio­nes ha­bi­li­ta­do­ras, so­bre to­do en lo re­fe­ri­do a la par­ti­ci­pa­ción de la mu­jer en el tra­ba­jo. La di­fe­ren­cia en la ta­sa de ocu­pa­ción la­bo­ral en­tre hom­bres y mu­je­res se ha ido re­du­cien­do en los úl­ti­mos años, aun­que hay aún una bre­cha de 13 pun­tos (65% pa­ra ellas, 78% pa­ra ellos).

Tam­bién es­tá en­tre los pri­me­ros cla­si­fi­ca­dos en con­di­cio­nes de apo­yo a em­pren­de­do­res y en la per­cep­ción fa­vo­ra­ble de las em­pre­sa­rias, aun­que ocu­pa pues­tos más mo­des­tos en au­to­no­mía fi­nan­cie­ra y ni­vel for­ma­ti­vo de las mu­je­res. Con to­do, el país os­ten­ta po­si­cio­nes de ca­be­za, pe­ro las di­fe­ren­cias son to­da­vía sus­tan­ti­vas: las pro­ba­bi­li­da­des de que un hom­bre sea em­pre­sa­rio (8,1%) ca­si du­pli­can a las de la mu­jer (4.5%).

En la ra­dio­gra­fía de la em­pren­de­do­ra aus­tra­lia­na se apre­cia un cier­to con­fi­na­mien­to a cier­tos seg­men­tos de ac­ti­vi­dad. Una cla­si­fi­ca­ción re­cien­te de las 30 prin­ci­pa­les em­pre­sa­rias mues­tra que la cuar­ta par­te se de­di­ca a la in­dus­tria cos­mé­ti­ca y a la de bie­nes de con­su­mo. No obs­tan­te, hay muy no­ta­bles ex­cep­cio­nes, so­bre to­do en la par­te alta de la ta­bla: la nú­me­ro dos de la lis­ta es­tá al fren­te de una em­pre­sa de te­le­co­mu­ni­ca­cio­nes lí­der, y la nú­me­ro tres es la má­xi­ma res­pon­sa­ble de una gran cor­po­ra­ción del sec­tor mi­ne­ro. Sec­to­res tra­di­cio­nal­men­te re­ser­va­dos a los hom­bres en los que las aus­tra­lia­nas han to­ma­do las rien­das.

Ugan­da

Aten­dien­do a la pro­por­ción de mu­je­res so­bre el to­tal de em­pren­de­do­res del país, Ugan­da fi­gu­ra en pri­me­ra po­si­ción, con un 34.8%. Se tra­ta de un da­to es­pe­cial­men­te me­ri­to­rio, no só­lo por tra­tar­se de una eco­no­mía de ba­jos in­gre­sos, sino tam­bién por­que otros in­di­ca­do­res de los que de­pen­de la ini­cia­ti­va em­pre­sa­rial fe­me­ni­na (au­to­no­mía fi­nan­cie­ra de las mu­je­res, ac­ce­so a cré­di­to, ni­vel edu­ca­ti­vo, es­te­reo­ti­pos cul­tu­ra­les) son po­co ha­la­ga­do­res. Fren­te a esas cir­cuns­tan­cias des­fa­vo­ra­bles, el país ob­tie­ne una buena pun­tua­ción en fac­to­res ha­bi­li­ta­do­res co­mo la par­ti­ci­pa­ción fe­me­ni­na en el mer­ca­do la­bo­ral (ocu­pan el 52% de los pues­tos de tra­ba­jo). Sin em­bar­go, só­lo el 13.8% de las mu­je­res del país tie­nen un em­pleo en el sec­tor for­mal, fren­te al 27.9% de los hom­bres.

Pe­se a las di­fi­cul­ta­des, en los úl­ti­mos años el cre­ci­mien­to de los ne­go­cios re­gen­ta­dos por mu­je­res ha si­do del 236%, fren­te al 153% de los en­ca­be­za­dos por va­ro­nes. Y el fu­tu­ro ofre­ce es­pe­ran­za: los agen­tes eco­nó­mi­cos na­cio­na­les son cons­cien­tes de la ne­ce­si­dad de do­tar a las mu­je­res de ma­yo­res me­dios e in­de­pen­den­cia fi­nan­cie­ra, no só­lo por una cues­tión igua­li­ta­ria, sino tam­bién pa­ra en­san­char la ba­se de ac­ti­vi­dad de un país po­bre y con gran­des ta­sas de des­em­pleo y subem­pleo.

Bot­sua­na

El pe­que­ño país afri­cano, co­no­ci­do por ser uno de los más ri­cos y me­jor ges­tio­na­dos del con­ti­nen­te, cuen­ta con un nu­tri­do em­pre­sa­ria­do femenino, que re­pre­sen­ta el

34.6% de las em­pre­sas. Es­te da­to se apo­ya en fac­to­res sub­ya­cen­tes fa­vo­ra­bles, co­mo la alta par­ti­ci­pa­ción de las mu­je­res en el mer­ca­do la­bo­ral y su cre­cien­te pre­sen­cia en pues­tos pro­fe­sio­na­les al­tos (un 31% de los al­tos man­dos cor­po­ra­ti­vos, fren­te al

25% de me­dia en el con­jun­to del mun­do).

En­tre los ele­men­tos fa­vo­ra­bles se cuen­ta tam­bién la exis­ten­cia de pro­gra­mas gu­ber­na­men­ta­les es­pe­cí­fi­cos de ayu­da a las em­pren­de­do­ras, en­cua­dra­dos en el De­par­ta­men­to de Asun­tos de la Mu­jer del Mi­nis­te­rio de Em­pleo. Su al­can­ce es li­mi­ta­do, pe­ro gra­cias a sus pe­que­ños prés­ta­mos (de unos 25 mil dó­la­res co­mo má­xi­mo por pro­yec­to) han po­di­do ver la luz mu­chas ini­cia­ti­vas.

La nor­ma­ti­va de Bot­sua­na no obs­ta­cu­li­za el de­re­cho a la pro­pie­dad y la he­ren­cia por par­te de las mu­je­res. Sin em­bar­go, la ma­yo­ría de los ac­ti­vos fi­nan­cie­ros es­tán en ma­nos de hom­bres, lo que im­pli­ca que mu­chas mu­je­res no pue­den ob­te­ner aval ban­ca­rio ni cré­di­to pa­ra lan­zar sus pro­yec­tos.

No obs­tan­te, el ver­da­de­ro cam­bio de ca­la­do, que tar­da­rá mu­chos años en ma­te­ria­li­zar­se, lle­ga­rá cuan­do el em­pre­sa­ria­do femenino de­je de ser una cues­tión de ne­ce­si­dad o has­ta su­per­vi­ven­cia, y se con­vier­ta en un ele­men­to es­truc­tu­ral pa­ra la di­ver­si­fi­ca­ción eco­nó­mi­ca.

Nue­va Ze­lan­da

Nin­gún país del mun­do ofre­ce me­jo­res con­di­cio­nes pa­ra las em­pre­sa­rias. Nue­va Ze­lan­da ocu­pa el pri­mer pues­to en mag­ni­tu­des co­mo la pre­sen­cia de mu­je­res con for­ma­ción uni­ver­si­ta­ria y las po­lí­ti­cas ge­ne­ra­les de apo­yo a las Py­mes. Tam­bién ob­tie­ne pun­tua­cio­nes muy no­ta­bles en lo re­la­ti­vo a la in­clu­sión fi­nan­cie­ra de la mu­jer y sus co­no­ci­mien­tos de ges­tión.

El país ocu­pa la pri­me­ra po­si­ción en el Ín­di­ce de fa­ci­li­dad pa­ra ha­cer ne­go­cios del Ban­co Mun­dial, y cuen­ta con una men­ta­li­dad y una ad­mi­nis­tra­ción fa­vo­ra­bles a los ne­go­cios y que no po­nen tra­bas al em­pren­di­mien­to femenino. En el ín­di­ce de The Eco­no­mist que cla­si­fi­ca a los me­jo­res paí­ses pa­ra ser mu­jer tra­ba­ja­do­ra, Nue­va Ze­lan­da fi­gu­ra en el un­dé­ci­mo pues­to.

So­bre esos só­li­dos ci­mien­tos, no es de ex­tra­ñar que os­ten­te uno de los por­cen­ta­jes de em­pre­sa­rias más al­tos del mun­do: el 33.3% del to­tal de em­pren­de­do­res. La gran di­fe­ren­cia con las eco­no­mías an­te­rior­men­te ana­li­za­das, que pre­sen­tan pro­por­cio­nes in­clu­so más al­tas, es que la ma­yor par­te de las em­pren­de­do­ras neo­ze­lan­de­sas no re­cu­rren a es­ta fór­mu­la por fal­ta de otras op­cio­nes la­bo­ra­les, sino al con­tra­rio: el 89% de los pro­yec­tos em­pre­sa­ria­les en­ca­be­za­dos por mu­je­res es­tu­vie­ron mo­ti­va­dos por la iden­ti­fi­ca­ción de opor­tu­ni­da­des pro­me­te­do­ras.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.