ERRO­RES QUE ‘MA­TAN’ A TU CE­LU­LAR

En mu­chas de las oca­sio­nes no le da­mos el uso que se de­be y pen­sa­mos que re­sis­ti­rá de to­do

Correo - Ocio Dominical - - CURIOSIDADES -

To­dos tenemos una ra­ra co­ne­xión con nues­tros ce­lu­la­res, por lo que que­re­mos que nos du­re el ma­yor tiem­po po­si­ble; sin em­bar­go a lo lar­go de su vi­da útil co­me­te­mos va­rios erro­res con ellos.

Es por eso que aquí te de­ja­mos una lis­ta de lo que no de­bes ha­cer­le a tu mó­vil.

1.- Lo ba­ra­to sale ca­ro

El usar car­ga­do­res ge­né­ri­cos ba­ra­tos da­ña se­ve­ra­men­te tu ce­lu­lar, pues ge­ne­ral­men­te no in­clu­yen un cir­cui­to que se co­mu­ni­ca con tu ce­lu­lar pa­ra dejar de su­mi­nis­trar car­ga cuan­do la ba­te­ría lle­ga al 100% y así evi­tar so­bre­car­gar o re­ca­len­tar­la, lo que po­dría da­ñar tu mó­vil per­ma­nen­te­men­te o in­clu­so cau­sar un in­cen­dio.

2.- De­jar­lo car­gan­do to­da la no­che

Ac­tual­men­te los car­ga­do­res de úl­ti­ma ge­ne­ra­ción tie­nen cir­cui­tos in­te­li­gen­tes que in­te­rrum­pen la co­rrien­te cuan­do la ba­te­ría es­tá lle­na, pe­ro en ca­so de que el tu­yo sea de pri­me­ra ge­ne­ra­ción no arries­gues tu ce­lu­lar con una so­bre­car­ga de ba­te­ría.

3.- Lle­nar tu ce­lu­lar de apps pa­ra me­jo­rar la vi­da útil del mó­vil

Aun­que sue­na muy bo­ni­to la reali­dad es que es­tás apli­ca­cio­nes ofre­cen po­cos be­ne­fi­cios reales y al ba­jar­las tu te­lé­fono ten­drá un gran con­flic­to con el sot­wa­re in­terno que re­gu­la có­mo se ha­cen los ci­clos de car­ga y des­car­ga. Ade­más, es­tas apli­ca­cio­nes tien­den a for­zar una so­bre­car­ga en la ba­te­ría e in­clu­so pue­den des­car­gar pu­bli­ci­dad no desea­da que ter­mi­na­rá gas­tan­do más ba­te­ría de la que aho­rran.

4.- Dejar que la ba­te­ría se des­car­gue com­ple­ta­men­te

El ran­go óp­ti­mo de una ba­te­ría mo­der­na es­tá en­tre el 40 y el 80% por lo que no de­bes dejar que ba­je del 20%.

5.- Usar el cel mien­tras se car­ga

El pro­ce­so de car­ga ele­va la tem­pe­ra­tu­ra de la ba­te­ría, si ade­más lo usas, se su­ma­rá tam­bién el ca­lor que ge­ne­ran el pro­ce­sa­dor, la memoria y la pan­ta­lla. Re­cuer­da que mien­tras más se ca­lien­te tu te­lé­fono, me­nor se­rá su vi­da útil.

6.- No sa­car el te­lé­fono del pro­tec­tor al mo­men­to de car­gar­lo

El ca­lor pro­du­ci­do du­ran­te la car­ga se que­da­rá en­ce­rra­do y no po­drá di­si­par­se con ra­pi­dez. Es me­jor re­mo­ver el pro­tec­tor y po­ner­lo a car­gar con la ba­te­ría ha­cia arri­ba pa­ra que el ca­lor es­ca­pe.

7.- Me­ter­lo en el bol­si­llo tra­se­ro de los pan­ta­lo­nes

To­dos lo he­mos he­cho al­gu­na vez, pe­ro es­te ges­to en apa­rien­cia tan sen­ci­llo y has­ta au­to­má­ti­co pue­de te­ner dos con­se­cuen­cias: la más ob­via es que te sien­tes so­bre él, y aun­que la ma­yor par­te de las ve­ces no pa­sa­rá na­da, siem­pre exis­te la po­si­bi­li­dad de par­tir la pan­ta­lla o el mis­mo te­lé­fono. La otra con­se­cuen­cia es que cuan­do va­yas al ba­ño, al ba­jar­te los pan­ta­lo­nes el mó­vil cai­ga den­tro del agua, lo cual pa­sa más fre­cuen­te­men­te de lo que crees.

8.- No apa­gar­lo nun­ca

Ha­cer­lo tra­ba­jar du­ran­te días se­gui­dos ace­le­ra­rá su de­te­rio­ro, sin con­tar que así co­mo las compu­tado­ras, tu mó­vil ne­ce­si­ta re­ini­ciar­se de vez en cuan­do pa­ra lim­piar la memoria del sis­te­ma.

9.- Car­gar­lo en la compu­tado­ra

Las co­rrien­tes de los puer­tos USB os­ci­lan mu­cho y pue­den cau­sar más ca­len­ta­mien­to que la car­ga en un en­chu­fe y co­mo ade­más se tar­dan más en car­gar, sig­ni­fi­ca que ex­po­nes tu smartp­ho­ne a más ca­lor por ma­yor can­ti­dad de tiem­po.

10.- De­jár­se­lo a los ni­ños

Es uno de los erro­res más co­mu­nes, pe­ro tam­bién uno de los más pe­li­gro­sos ya que se les pue­den caer y rom­per, sin con­tar que po­si­ble­men­te ba­ja­rán apli­ca­cio­nes que pue­den da­ñar tu ce­lu­lar y en ca­so de ser muy pe­que­ños se los pue­den lle­var a la bo­ca y da­ñar­lo con su hu­me­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.