HOR­MO­NAS, CONTROLELAS EN LA ADO­LES­CEN­CIA

La pu­ber­tad es la eta­pa en­tre la in­fan­cia y la vi­da adul­ta lle­na de cam­bios rá­pi­dos en el es­ta­do fí­si­co y emo­cio­nal. Es un pe­rio­do en don­de se de­fi­nen mu­chos as­pec­tos de la per­so­na­li­dad.

Correo - Ocio Dominical - - PORTADA -

La pu­ber­tad es la eta­pa de ma­du­ra­ción se­xual de­bi­da a dis­tin­tos cam­bios hor­mo­na­les. en las ni­ñas sue­le ini­ciar­se de los 8 a los 13 años, y en los ni­ños de los 9 a los 14. en es­ta épo­ca exis­te una ace­le­ra­ción en el cre­ci­mien­to del in­di­vi­duo, en 2-3 años au­men­ta el 50% de su pe­so y el 25% de la ta­lla pre­de­cen­te.

LOS CAM­BIOS PRE­MA­TU­ROS:

se con­si­de­ra pu­ber­tad ade­lan­ta­da cuan­do la apa­ri­ción de los ca­rac­te­res se­xua­les -co­mo desa­rro­llo de las ma­mas, au­men­to de tes­tícu­los y ve­llo pu­biano- ocu­rren a una edad más pre­ma­tu­ra de lo ha­bi­tual: 9 años en las ni­ñas y 10 en los ni­ños. es­to sue­le ser más fre­cuen­te en las ni­ñas y vie­ne acom­pa­ña­do de una ma­du­ra­ción en el desa­rro­llo de los hue­sos, que de­ter­mi­na una dis­cre­ta dis­mi­nu­ción en la ta­lla fi­nal.

Des­de la me­nar­quia (pri­me­ra re­gla) has­ta uno o dos años des­pués los ci­clos de la mens­trua­ción pue­den ser irre­gu­la­res y la can­ti­dad de san­gra­do va­ria­ble. en es­te gru­po de edad la cau­sa más fre­cuen­te de he­mo­rra­gia ute­ri­na anor­mal es la pre­sen­cia de ci­clos anovu­la­to­rios; es de­cir, que no se pro­du­cen óvu­los y el san­gra­do se ori­gi­na por una es­ti­mu­la­ción con­ti­nua­da de hor­mo­nas (es­tró­ge­nos).

LOS CAM­BIOS PSI­CO­LÓ­GI­COS:

La pu­ber­tad se con­si­de­ra co­mo una eta­pa de trán­si­to y de tran­ce di­fí­cil tan­to pa­ra los pa­dres co­mo pa­ra el pro­pio ado­les­cen­te. se dan mu­chos an­ta­go­nis­mos que se ex­pre­san con brus­que­dad y ra­di­ca­li­dad, for­man­do par­te del pro­ce­so de afir­ma­ción de la per­so­na­li­dad del ado­les­cen­te. son im­por­tan­tes los cam­bios en la es­cue­la y en las re­la­cio­nes gru­pa­les. Ade­más el ado­les­cen­te ex­pe­ri­men­ta cam­bios en su men­te:

Apren­de de sus emo­cio­nes y lí­mi­tes, in­clui­dos los de ries­go (co­mo jue­gos y dro­gas).

BUS­CA SU IDEN­TI­DAD

se se­pa­ra e in­de­pen­di­za de la fi­gu­ra pa­ter­na sien­te in­se­gu­ri­dad res­pec­to a su ima­gen, que se con­tra­po­ne a au­to­su­fi­cien­cia cuan­do se en­cuen­tra en­tre un gru­po de ami­gos, don­de imi­ta creen­cias y prác­ti­cas. el ado­les­cen­te es hi­per­crí­ti­co con sus pa­dres, al con­tra­rio que con los ami­gos. La vi­si­ta al mé­di­co en el ado­les­cen­te es muy im­por­tan­te un plan­tea­mien­to glo­bal que in­clu­ya as­pec­tos psí­qui­cos, bio­ló­gi­cos y del en­torno so­cial en el que vi­ve. es­tá des­cri­to que en es­ta eta­pa las con­sul­tas más fre­cuen­tes a los pro­fe­sio­na­les sa­ni­ta­rios son por pro­ble­mas en la piel, ma­reos, ce­fa­leas, do­lo­res ab­do­mi­na­les y pro­ble­mas den­ta­les.

siem­pre de­be­mos es­tar aler­ta pa­ra po­der de­tec­tar al­te­ra­cio­nes en la ali­men­ta­ción y rea­li­zar

una ade­cua­da edu­ca­ción sa­ni­ta­ria pa­ra pre­ve­nir em­ba­ra­zos no desea­dos y en­fer­me­da­des de trans­mi­sión se­xual. La en­fer­me­dad psí­qui­ca gra­ve só­lo afec­ta a un 5% de los ado­les­cen­tes. en­tre las pa­to­lo­gías y com­por­ta­mien­tos más ha­bi­tua­les en­con­tra­mos:

Tras­tor­nos del com­por­ta­mien­to que pue­den lle­gar a ac­tos de­lic­ti­vos. La de­pre­sión Fra­ca­so es­co­lar. Pue­de lle­gar a afec­tar has­ta a un 20-40% de los ado­les­cen­tes.

Tras­tor­nos psi­co­so­má­ti­cos, son di­fe­ren­tes pro­ble­mas psí­qui­cos que se ma­ni­fies­tan co­mo do­lo­res ab­do­mi­na­les, ce­fá­leas, ma­reos, etc. en es­ta edad la mor­ta­li­dad es­tá has­ta en un 64% de los ca­sos pro­vo­ca­da por cau­sas ex­ter­nas, co­mo los ac­ci­den­tes, la vio­len­cia y el sui­ci­dio.

Los pa­dres se de­ben pre­pa­rar pa­ra aco­ger es­tos cam­bios en su hi­jo, pe­ro no de­ben vi­vir­los con an­gus­tia, sino co­mo al­go nor­mal den­tro de su eta­pa de desa­rro­llo. De­ben in­ten­tar apren­der de él y de su en­torno, y se­guir el pro­ce­so con fle­xi­bi­li­dad, es­cu­chan­do aten­ta­men­te y te­nien­do en cuen­ta las opi­nio­nes de su hi­jo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.