CUI­DE Y VI­GI­LE A SU MAS­CO­TA DE­TEC­TA A TIEM­PO UNA ENFERMEDAD

Si nues­tro ani­mal de­ja de co­mer, es­tá tris­te o cam­bia su con­duc­ta, nos es­tá "di­cien­do" que es­tá en­fer­mo o tie­ne una ne­ce­si­dad que no es­ta­mos sa­tis­fa­cien­do. ¿cuá­les son to­das las se­ña­les?

Correo - Ocio Dominical - - EJERCICIO -

Los sín­to­mas co­mo la inape­ten­cia o el can­san­cio pue­den no ser se­ña­les muy vis­to­sas o gra­ves pe­ro sí de­be­mos preo­cu­par­nos cuan­do apa­re­cen jun­tos y pro­lon­ga­dos en el tiem­po, pue­den es­tar sien­do la evi­den­cia de pro­ble­mas in­ter­nos más gra­ves. No de­be­mos es­pe­rar mu­cho pa­ra ir a la clínica ve­te­ri­na­ria a que el pro­fe­sio­nal ha­ga una re­vi­sión com­ple­ta a nues­tro me­jor ami­go. Cuan­to an­tes cap­te­mos el ori­gen de es­tos cam­bios, an­tes po­dre­mos ata­car la po­si­ble enfermedad.

El co­le­ga de dos pier­nas del pe­rro, el hu­mano, es esen­cial pa­ra el equi­li­brio en la sa­lud de su ani­mal. En mu­chas oca­sio­nes, no es su­fi­cien­te con la es­tre­cha re­la­ción que fa­ci­li­ta el día a día pa­ra sa­ber que al­go no va bien. Que­re­mos dar más pau­tas, se­ña­les cla­ras con las que po­de­mos re­co­no­cer que al­go su­ce­de, que el pe­lu­do ne­ce­si­ta un rá­pi­do exa­men en el ve­te­ri­na­rio. No pre­ten­de­mos im­par­tir un cur­so ex­prés en me­di­ci­na ve­te­ri­na­ria, pe­ro sí que to­dos es­te­mos al tan­to de los prin­ci­pa­les sín­to­mas que pue­den apa­re­cer cuan­do las co­sas se tuer­cen.

Pro­ble­mas co­mo la tos, aun­que si es pun­tual no de­be­mos preo­cu­par­nos, si es per­sis­ten­te se­rá sín­to­ma de una enfermedad. Igual­men­te ocu­rre con la inape­ten­cia, pue­de dar­se por el ca­lor, el ce­lo o por­que no le gus­te el pro­duc­to, pe­ro si la inape­ten­cia du­ra se­rá mo­men­to de acu­dir al ve­te­ri­na­rio.

Por otro la­do, hay sín­to­mas que de­no­tan que hay un pro­ble­ma en una par­te es­pe­cí­fi­ca del cuer­po, por ejem­plo las sa­cu­di­das de ca­be­za se da­rán prin­ci­pal­men­te por al­gu­na pa­to­lo­gía o mo­les­tia en una ore­ja. Las se­cre­cio­nes pro­lon­ga­das en los ojos o el parpadeo con­ti­nuo tam­bién son se­ña­les de que hay que ha­cer una vi­si­ta al ve­te­ri­na­rio.

El mal alien­to o ha­li­to­sis pue­de ser el más cla­ro re­fle­jo de un pro­ble­ma lo­ca­li­za­do en la bo­ca o in­clu­so de al­gún pro­ble­ma del apa­ra­to di­ges­ti­vo. Pa­ra ha­cer fren­te a es­te pro­ble­ma, la ma­yor par­te de las ve­ces bas­ta­rá con me­jo­rar su ali­men­ta­ción,

dán­do­le úni­ca­men­te pien­so de ca­li­dad.

Inape­ten­cia

En ca­so de enfermedad, el de­jar de co­mer sue­le ver­se acom­pa­ña­do por otros sín­to­mas: mo­les­tias bu­ca­les (gin­gi­vi­tis), vó­mi­tos, fie­bre... Pres­ta­re­mos aten­ción a ello.

Sa­cu­di­da de ca­be­za

Es­te sue­le ser un sín­to­ma in­dis­cu­ti­ble de un pro­ble­ma en sus ore­jas: in­fec­ción o cuer­po ex­tra­ño. El ani­mal es­tá mo­les­to e in­ten­ta re­sol­ver su pro­ble­ma a ba­se de sa­cu­di­das. No uti­li­za­re­mos nun­ca mé­to­dos ca­se­ros pa­ra in­ten­tar ali­viar el su­fri­mien­to del ani­mal, una oti­tis mal cu­ra­da sue­le ser el ini­cio de una oti­tis cró­ni­ca. De­ja­re­mos la de­ci­sión del tra­ta­mien­to a nues­tro ve­te­ri­na­rio.

Le­ga­ñas

Se­ñal de enfermedad y sí evi­den­cia de de­ja­dez del pro­pie­ta­rio. Si las le­ga­ñas acom­pa­ñan dia­ria­men­te al ani­mal a pe­sar de la bue­na hi­gie­ne y en­ci­ma vie­ne a la par que un en­ro­je­ci­mien­to en los ojos y par­pa­dea fre­cuen­te­men­te, ha­brá que po­ner­le re­me­dio acu­dien­do a la clínica.

Parpadeo con­ti­nuo

Si nues­tro ani­mal gui­ña el ojo sin ce­sar, se­rá que le mo­les­ta al­go en él y es­tá in­ten­tan­do qui­tár­se­lo de esa ma­ne­ra. En mu­chas oca­sio­nes, es­te sín­to­ma se acom­pa­ña por un in­ce­san­te in­ten­to de ras­ca­do con las pa­tas. Ol­vi­dé­mo­nos de los tra­ta­mien­tos ca­se­ros y pon­gá­mo­nos en ma­nos del pro­fe­sio­nal.

Vó­mi­tos

Es un ac­to re­fle­jo del ani­mal, que se pro­du­ce cuan­do al­go va mal en el apa­ra­to di­ges­ti­vo. Pue­de ser un sim­ple pro­ble­ma de­bi­do a la glo­to­ne­ría de cier­tos ani­ma­les, o uno de los in­di­cios de una gra­ve. Si el ani­mal vo­mi­ta pe­ro se le ve ale­gre, po­de­mos de­jar­le sin co­mer 24 ho­ras y con­tro­lar que beba po­ca agua y en mu­chas to­mas. Des­pués, vol­ve­re­mos a dar­le su co­mi­da, si si­gue con vó­mi­tos, va­mos al ve­te­ri­na­rio. Sin em­bar­go, si des­de el prin­ci­pio tam­bién tie­ne dia­rrea, de­cai­mien­to y/o fie­bre acu­di­re­mos di­rec­ta­men­te al pro­fe­sio­nal.

Mo­cos

La ra­zón de es­ta se­cre­ción con­ti­nua­da pue­de ser el in­vierno, el ejer­ci­cio… pe­ro si es­ta se­cre­ción se ha­ce abun­dan­te, de­ja de ser trans­pa­ren­te y se acom­pa­ña de es­tor­nu­dos, tos y de­cai­mien­to ha­brá que acu­dir al ve­te­ri­na­rio.

Mal alien­to

En la ma­yo­ría de las oca­sio­nes, el mal alien­to de nues­tro ami­go se de­be a pro­ble­mas den­ta­les (sa­rro, in­fec­cio­nes...). Si lo ali­men­ta­mos con pien­so se­co fa­vo­re­ce­mos una lim­pie­za dia­ria por el ro­za­mien­to de las du­ras pie­zas de ali­men­to con los dien­tes.

Tos

La tos pe­rru­na pue­de acom­pa­ñar a le­ves irri­ta­cio­nes de gar­gan­ta, a in­fla­ma­cio­nes con o sin in­fec­ción del apa­ra­to res­pi­ra­to­rio o a pro­ble­mas car­dia­cos en­tre otros. Si su tos no pa­ra en un par de días lla­ma a su ve­te­ri­na­rio.

Bul­tos

Nues­tras mas­co­tas tam­bién pue­den su­frir la apa­ri­ción de bul­tos, des­de una ve­rru­ga, un quis­te se­bá­ceo, has­ta un tu­mor... To­das las pro­tu­be­ran­cias de­ben ser re­vi­sa­das por el es­pe­cia­lis­ta. Una tu­mo­ra­ción be­nig­na no con­tro­la­da pue­de aca­bar dan­do gra­ves pro­ble­mas.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.