55 años del fa­lle­ci­mien­to de don Ar­man­do Oli­va­res Ca­rri­llo

Correo - - Vida Pública - ING. JO­Sé FRAN­CIS­CO GON­Zá­LEZ GAR­CíA Pro­mo­tor de la Bi­blio­te­ca Ar­man­do Oli­va­res Ca­rri­llo

Fun­da­dor, rec­tor y dis­tin­gui­do maes­tro de la U.G. Mo­de­lo de rec­ti­tud, hon­ra y glo­ria de la tie­rra que lo vio na­cer

Un le­jano 13 de oc­tu­bre del año de 1962 fa­lle­ció en la ciu­dad de Her­mo­si­llo, So­no­ra el li­cen­cia­do don Ar­man­do Oli­va­res Ca­rri­llo, pe­ro al mis­mo tiem­po na­ció la le­yen­da de un hom­bre in­te­lec­tual de cul­tu­ra re­fi­na­da, de ta­len­to natural y de gran im­pac­to co­mo ora­dor, es­tre­me­cien­do a las mul­ti­tu­des y con­mo­vién­do­las has­ta las lá­gri­mas, ru­bri­can­do con es­truen­do­sa ova­ción sus siem­pre exi­to­sas in­ter­ven­cio­nes.

Don Ar­man­do Oli­va­res, sa­bía de su mor­tal pa­de­ci­mien­to, cáncer en el pán­creas, que se le ha­bía diag­nos­ti­ca­do en el año de 1955 cuan­do tan só­lo con­ta­ba con 45 años de edad y le­jos de cau­sar­le me­lla la cruel no­ti­cia, con ese es­pí­ri­tu de lucha in­can­sa­ble por con­ti­nuar re­do­blan­do es­fuer­zos en la cons­truc­ción de un fu­tu­ro pro­mi­so­rio pa­ra la Universidad de Gua­na­jua­to, si­guió de­lan­te de ma­ne­ra es­toi­ca has­ta que fi­nal­men­te la muer­te lo sor­pren­dió el 13 de oc­tu­bre de 1962.

De ma­ne­ra sor­pre­si­va e ines­pe­ra­da, la la­men­ta­ble no­ti­cia de la des­apa­ri­ción fí­si­ca del in­sig­ne maes­tro y ju­ris­ta Ar­man­do Oli­va­res se pro­pa­gó por to­da la ciu­dad y lu­ga­res ad­ya­cen­tes, cau­san­do un pro­fun­do do­lor en el seno de las fa­mi­lias y de las per­so­nas que co­no­ci­mos a tan dis­tin­gui­do per­so­na­je y me in­clu­yo tam­bién ya que en dos o tres oca­sio­nes lo vi muy de cer­ca con­ver­san­do con el se­ñor Jo­sé Gon­zá­lez Arai­za en la bi­blio­te­ca uni­ver­si­ta­ria que to­da­vía se lo­ca­li­za­ba en la an­ti­gua Ca­pi­lla del Co­le­gio del Es­ta­do y en reite­ra­das oca­sio­nes le es­cu­ché de­cir al se­ñor Gon­zá­lez, que siem­pre ad­mi­ró al cul­to gua­na­jua­ten­se, lo si­guien­te: “….es­te hom­bre, sin du­da, trans­for­ma­rá a la universidad y la pro­yec­ta­rá con nue­vos pro­gra­mas aca­dé­mi­cos y cul­tu­ra­les…” y la ver­dad, no se equi­vo­có.

Tam­bién el sen­ci­llo y ho­nes­to bi­blio­te­ca­rio afir­mó con en­te­re­za que por su es­pí­ri­tu hu­ma­nis­ta, bien se po­dría aso­ciar a don Ar­man­do con los hom­bres del re­na­ci­mien­to, tan­to por el queha­cer prác­ti­co co­mo por su am­plia vi­sión que lo con­du­jo a im­pul­sar el desa­rro­llo aca­dé­mi­co, me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra del cen­tro de en­se­ñan­za su­pe­rior y acre­cen­tar el acer­vo bi­blio­grá­fi­co.

Aho­ra, si us­te­des me lo per­mi­ten, ha­bla­ré so­bre el tris­te fa­lle­ci­mien­to de es­te ilus­tre per­so­na­je que a pe­sar de los 55 años de su des­apa­ri­ción fí­si­ca, si­gue vi­gen­te en el co­ra­zón y en el re­cuer­do de los cue­va­nen­ses, pe­ro an­tes re­fe­ri­ré que, el pe­núl­ti­mo de los even­tos don­de es­tu­vo pre­sen­te fue en la inau­gu­ra­ción de la bi­blio­te­ca de la Universidad de Gua­na­jua­to en el ve­tus­to in­mue­ble del ex con­ven­to de Be­lén el 17 de sep­tiem­bre de 1962.

No trans­cu­rrió ni si­quie­ra un mes cuan­do lle­vó la re­pre­sen­ta­ción de nues­tra ins­ti­tu­ción a la Universidad de So­no­ra pa­ra to­mar par­te en la X Asam­blea de Uni­ver­si­da­des e Ins­ti­tu­cio­nes de En­se­ñan­za Su­pe­rior y tris­te­men­te el Li­cen­cia­do Oli­va­res fa­lle­ció en la ciu­dad de Her­mo­si­llo el día 13 de oc­tu­bre de 1962. Al día si­guien­te se le rin­dió ho­no­res de cuer­po pre­sen­te en las pro­pias ins­ta­la­cio­nes de la Universidad de So­no­ra. Por su par­te, el go­ber­na­dor del Es­ta­do de Gua­na­jua­to, li­cen­cia­do Juan Jo­sé Torres Lan­da, en­vió un avión de las fuer­zas ar­ma­das pa­ra tras­la­dar su cuer­po a es­ta ciu­dad cer­van­ti­na que lo vio na­cer y el día 15 del mis­mo mes, el fé­re­tro con­te­nien­do los res­tos de tan in­sig­ne hom­bre lle­gó has­ta las in­me­dia­cio­nes del Jar­dín el Can­ta­dor al fi­lo de la una de la tar­de.

Con an­te­la­ción, en ese be­llo jar­dín se ha­bían da­do ci­ta cen­te­na­res de gua­na­jua­ten­ses, en­tre po­lí­ti­cos, maes­tros, alum­nos, co­mer­cian­tes, to­dos uni­dos en un so­lo co­ra­zón pa­ra re­ci­bir a don Ar­man­do y acom­pa­ñar­lo al edi­fi­cio cen­tral de la Universidad don­de tam­bién se le rin­dió un me­re­ci­do ho­me­na­je a su ar­duo tra­ba­jo pri­me­ro co­mo di­rec­tor y des­pués co­mo rec­tor de la Má­xi­ma Ca­sa de Es­tu­dios del Es­ta­do. En­tre mues­tras de do­lor y de llan­to, la gen­te no po­día dar cré­di­to a tan te­rri­ble acon­te­ci­mien­to de la par­ti­da de un hom­bre jo­ven de tan só­lo 52 años de edad con un mun­do de vi­da por de­lan­te, pe­ro bueno se tra­ta­ba de al­go muy real y ver­da­de­ra­men­te tris­te, de la par­ti­da de un per­so­na­je ejem­plar. Los bal­co­nes y las ca­lles fue­ron in­su­fi­cien­tes pa­ra sa­lu­dar y des­pe­dir a su que­ri­do rec­tor, in­clu­so las fuer­zas de la zo­na mi­li­tar de la ciu­dad de Ira­pua­to, se tras­la­da­ron a Gua­na­jua­to pa­ra acom­pa­ñar de igual ma­ne­ra al hom­bre jus­to y cul­to co­mo lo fue don Ar­man­do Oli­va­res.

En tan­to y a pe­ti­ción de su se­ño­ra es­po­sa, do­ña Au­ro­ri­ta Gue­rre­ro que, afor­tu­na­da­men­te si­gue con no­so­tros lue­go de ha­ber lle­ga­do a más de cien años de edad, so­li­ci­tó que el cuer­po de su es­po­so lo lle­va­ran a su do­mi­ci­lio en Po­si­tos 33, pa­ra ve­lar­lo al la­do de su fa­mi­lia y ami­gos más cer­ca­nos. En la ma­ña­na del día si­guien­te a las 10:00 ho­ras se tras­la­dó el cuer­po a la Ba­sí­li­ca de nues­tra Se­ño­ra de Gua­na­jua­to, don­de tu­vo lu­gar una mi­sa de des­pe­di­da e in­me­dia­ta­men­te des­pués, su fa­mi­lia, ami­gos y to­das aque­llas per­so­nas que co­no­cie­ron y va­lo­ra­ron el tra­ba­jo de don Ar­man­do, lo acom­pa­ña­ron a su úl­ti­ma mo­ra­da, has­ta el pan­teón mu­ni­ci­pal, el pan­teón de San­ta Pau­la.

No se pre­ci­sa ni el mo­men­to ni tam­po­co el lu­gar cuan­do el es­cul­tor don Ro­dol­fo Gon­zá­lez, le to­mó la mas­ca­ri­lla mor­tuo­ria al li­cen­cia­do Oli­va­res, con la fi­na­li­dad de per­pe­tuar su ima­gen y re­cuer­do, pe­ro bien la po­de­mos ad­mi­rar en la pla­ca que de­ve­ló el pro­pio Pre­si­den­te de Mé­xi­co li­cen­cia­do don Adol­fo Ló­pez Ma­teos, cuan­do se im­pu­so el nom­bre de tan dis­tin­gui­do per­so­na­je a la bi­blio­te­ca del an­ti­guo Co­le­gio del Es­ta­do en las ins­ta­la­cio­nes que ac­tual­men­te ocu­pa.

PRO­GRA­MA DE LA IM­PO­SI­CIóN DEL NOM­BRE DE AR­MAN­DO OLI­VA­RES A LA BI­BLIO­TE­CA UNI­VER­SI­TA­RIA

El lu­nes 14 de enero de 1963 el li­cen­cia­do Adol­fo Ló­pez Ma­teos en su ca­rác­ter de Pre­si­den­te Cons­ti­tu­cio­nal de los Es­ta­dos Uni­dos Me­xi­ca­nos, en­ca­be­zó la ce­re­mo­nia de im-

Se po­dría aso­ciar a don Ar­man­do con los hom­bres del re­na­ci­mien­to, tan­to por el queha­cer prác­ti­co co­mo por su am­plia vi­sión que lo con­du­jo a im­pul­sar el desa rro­llo aca­dé­mi­co,

me­jo­rar la in­fra­es­truc­tu­ra del cen­tro de en­se­ñan­za su­pe­rior.

po­si­ción del nom­bre de Ar­man­do Oli­va­res a la bi­blio­te­ca his­tó­ri­ca, tras de­ve­lar la pla­ca con su nue­vo nom­bre. En el ac­to se con­tó tam­bién con la pre­sen­cia del li­cen­cia­do Juan Jo­sé Torres Lan­da go­ber­na­dor del Es­ta­do de Gua­na­jua­to.

El pro­gra­ma de tan me­mo­ra­ble fe­cha dio co­mien­zo con unas pa­la­bras que pro­nun­ció Ig­na­cio Gui­za Al­day alumno de la Es­cue­la de De­re­cho de la Universidad de Gua­na­jua­to e in­me­dia­ta­men­te des­pués se con­tó con la par­ti­ci­pa­ción de la Or­ques­ta Sin­fó­ni­ca de la ins­ti­tu­ción, lue­go el maes­tro don Arturo Sie­rra di­rec­tor de la Es­cue­la Pre­pa­ra­to­ria ofre­ció un dis­cur­so muy sen­ti­do y el even­to con­clu­yó con la de­ve­la­ción de la pla­ca por el li­cen­cia­do Adol­fo Ló­pez Ma­teos.

Par­te de la obra que nos le­gó tan dis­tin­gui­do gua­na­jua­ten­se

No me gus­ta­ría cul­mi­nar es­ta no­ta, pues exis­ten tan­tas co­sas tan im­por­tan­tes que to­dos de­be­mos de co­no­cer y so­bre to­do va­lo­rar la obra que nos le­gó es­te per­so­na­je que bri­lló in­ten­sa­men­te en es­ta ciu­dad de Gua­na­jua­to y de una ma­ne­ra muy ge­ne­ral a con­ti­nua­ción com­par­ti­ré con to­dos us­te­des al­gu­nos de sus lo­gros de ma­yor im­por­tan­cia, pu­dien­do ci­tar pri­me­ro la fun­da­ción de nues­tra Universidad, la crea­ción de las es­cue­las de Me­di­ci­na, En­fer­me­ría y Quí­mi­co In­dus­trial.

For­mó el De­par­ta­men­to de Ac­ción So­cial, sien­do su pri­mer Di­rec­tor mi Maes­tro el In­ge­nie­ro Ti­bur­cio Ál­va­rez, creó tam­bién el De­par­ta­men­to Edi­to­rial do­tán­do­lo con un efi­cien­te equi­po y el pri­mer li­bro que sa­le de sus pren­sas es de la au­to­ría del mis­mo Li­cen­cia­do Oli­va­res in­ti­tu­la­do “Sín­te­sis Fi­lo­só­fi­ca”, fun­da la re­vis­ta “Ga­ra­ba­to” y el Cen­tro Gua­na­jua­ten­se de Tea­tro, fi­lial del Ins­ti­tu­to In­ter­na­cio­nal de Tea­tro fun­da­do por la UNES­CO.

Tam­bién lo­gró ob­te­ner el be­ne­fi­cio de la do­na­ción del ex con­ven­to de Be­lén, don­de se ins­ta­la­ron las Es­cue­las de In­ge­nie­ría Ci­vil, Mi­nas, Ar­qui­tec­tu­ra, Di­se­ño y por su­pues­to su bi­blio­te­ca his­tó­ri­ca que hoy en día lle­va su nom- bre. Fi­nal­men­te de­bo de­cir que don Ar­man­do Oli­va­res, vi­vió tan só­lo me­dio si­glo de vi­da, tu­vo tres hi­jas Ma­ría Eugenia, Ele­na y Pa­lo­ma y vi­vie­ron mu­chos años en la ca­lle de Po­si­tos número 33, por cier­to ac­tual­men­te la fin­ca que vio na­cer a nues­tro per­so­na­je, lu­ce ra­dian­te tras con­ver­tir­se en un lu­jo­so ho­tel de pri­me­rí­si­mo ni­vel, lo que cla­ra­men­te nos de­mues­tra que las ca­sas de Gua­na­jua­to, con un po­co de in­ge­nio y de in­ver­sión, se pue­den con­ver­tir en dig­nas mo­ra­das de un prín­ci­pe y co­mo ejem­plo los in­vi­to a co­no­cer es­te nue­vo es­pa­cio que se le­van­ta or­gu­llo­so en es­ta ca­lle im­preg­na­da de his­to­ria y be­llos re­cuer­dos, tal es el ca­so de la vi­da y obra de don Ar­man­do Oli­va­res Ca­rri­llo, mis res­pe­tos a es­te gran hom­bre.

Car­gos im­por­tan­tes que desem­pe­ñó el ju­ris­ta

En el año de 1935 el li­cen­cia­do Ar­man­do Oli­va­res Ca­rri­llo con­clu­ye su ca­rre­ra de li­cen­cia­do en De­re­cho por la Universidad de Gua­na­jua­to y a par­tir de 1936 desem­pe­ña el car­go de Agen­te del Mi­nis­te­rio Pú­bli­co en la ciu­dad de Ve­ra­cruz. En 1939 en nues­tra ciu­dad ca­pi­tal asu­me el car­go de Ma­gis­tra­do Su­plen­te del Tri­bu­nal Su­pe­rior de Jus­ti­cia y pos­te­rior­men­te es nom­bra­do Juez de Pri­me­ra Ins­tan­cia. Tam­bién fue Dipu­tado en la Le­gis­la­tu­ra lo­cal y tu­vo a su car­go el Juz­ga­do de Dis­tri­to has­ta su muer­te. Fue maes­tro de las si­guien­tes asig­na­tu­ras: In­tro­duc­ción a la Fi­lo­so­fía, His­to­ria del Ar­te, Fi­lo­so­fía del De­re­cho y Am­pa­ro, His­to­ria de Mé­xi­co, en­tre otras. Co­mo di­rec­tor del Co­le­gio del Es­ta­do es­tu­vo al fren­te de 1944 a 1945, des­pués fue rec­tor de la ca­sa de es­tu­dios en tres pe­río­dos de 1945 a 1947, de 1947 a 1949 y fi­nal­men­te de 1961 a 1962.

FO­TOS: ES­PE­CIA­LES

La ejem­plar fi­gu­ra de es­te cue­va­nen­se se ci­men­tó al­re­de­dor de su fa­mi­lia, quie­nes siem­pre lo acom­pa­ña­ron a lo lar­go de su lucha contra el cáncer.

Re­cor­dar sus obras es una for­ma de res­pe­tar su te­na­ci­dad pa­ra desa­rro­llar la aca­de­mia.

Siem­pre es­tu­vo ro­dea­do por gra­tas amis­ta­des.

Aquí acom­pa­ña­do de su eterno amor Au­ro­ri­ta Gue­rre­ro.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.