La co­la­bo­ra­ción y ale­gría de los ni­ños

Correo - - León -

Una preo­cu­pa­ción pa­ren­tal plan­tea­da a los psi­có­lo­gos sue­le ser: “¿Có­mo le ha­go pa­ra que mi hi­jo me ha­ga ca­so?” “¿Por qué no me obe­de­ce?” De los es­pe­cia­lis­tas sue­le es­pe­rar­se una res­pues­ta que in­clu­ya una fór­mu­la es­pe­cí­fi­ca e in­fa­li­ble.

En reali­dad se tra­ta de una cu­rio­sa in­quie­tud, pues los ni­ños (la pa­la­bra se re­fie­re tam­bién a las ni­ñas) na­cen con una pre­dis­po­si­ción a co­la­bo­rar con sus pa­dres. A los ni­ños les preo­cu­pa el pun­to de vis­ta de es­tos. Des­de pe­que­ños los bus­can con la mi­ra­da an­tes de to­car o ele­gir un ob­je­to nue­vo pa­ra ellos, an­tes de en­fren­tar una si­tua­ción iné­di­ta, an­tes de ex­plo­rar un nue­vo en­torno.

Coope­rar es una ca­rac­te­rís­ti­ca pro­pia de la es­pe­cie hu­ma­na. Es gra­cias a es­te es­pí­ri­tu co­la­bo­ra­ti­vo –au­na­do a su ca­rac­te­rís­ti­ca gre­ga­ria– que se man­tie­ne en la Tie­rra a tra­vés de los si­glos. Ca­rac­te­rís­ti­cas que le per­mi­ten vi­vir en so­cie­dad, ha­cer co­mu­ni­dad, te­jer re­des de apo­yo que per­mi­tan for­ta­le­cer a sus miem­bros y pro­te­ger­los de los pe­li­gros y de­sas­tres na­tu­ra­les.

La de­pen­den­cia nor­mal de la cría hu­ma­na vie­ne acom­pa­ña­da de una ca­pa­ci­dad in­na­ta pa­ra ape­gar­se a sus cui­da­do­res, pa­ra bus­car su aten­ción en aras de que le cu­bran sus ne­ce­si­da­des: bal­bu­ceos y des­pués pa­la­bras, ges­tos, mue­cas, ri­sas, con­to­neos, son el ti­po de re­cur­sos con los que cuen­ta pa­ra con­quis­tar no só­lo la aten­ción de sus cui­da­do­res, sino tam­bién su ca­ri­ño.

Cuan­do los pa­dres res­pon­den con sen­si­bi­li­dad y tino a las ma­ni­fes­ta­cio­nes de ape­go y cu­bren las ne­ce­si­da­des del ni­ño, re­fuer­zan en es­te la se­gu­ri­dad y con­fian­za en el víncu­lo.

La su­ma de con­si­de­ra­cio­nes por par­te del adul­to pro­vo­ca que pau­la­ti­na­men­te el ni­ño en­cuen­tre gra­ta, go­zo­sa, pla­cen­te­ra y di­ver­ti­da es­ta re­la­ción. Es en­ton­ces que el adul­to se con­vier­te en fi­gu­ra sig­ni­fi­ca­ti­va pa­ra el ni­ño, lo­gran­do una in­fluen­cia pro­por­cio­nal a la con­fian­za y se­gu­ri­dad que el ni­ño ex­pe­ri­men­ta en ese víncu­lo.

Así co­mo los adul­tos cui­da­mos la re­la­ción que te­ne­mos con un ami­go o una ami­ga que nos tra­ta con ca­ri­ño, con­si­de­ra­ción, res­pe­to, ama­bi­li­dad y afec­to, el ni­ño cui­da el víncu­lo con sus pa­dres cuan­do es­te ha si­do fo­men­ta­do a tra­vés de la pre­sen­cia cons­tan­te, la con­vi­ven­cia co­ti­dia­na, la ale­gría del jue­go com­par­ti­do…

En re­su­men, los ni­ños que tie­nen un buen víncu­lo con sus pa­dres con­ser­van el im­pul­so co­la­bo­ra­ti­vo. Los pa­dres que no han cons­trui­do un buen la­zo ca­re­cen de in­fluen­cia ha­cia sus hi­jos de­bi­do a que no re­sul­tan fi­gu­ras sig­ni­fi­ca­ti­vas pa­ra es­tos. En es­tos ca­sos no les que­da más re­cur­sos que re­cu­rrir a los mé­to­dos ru­dos pa­ra ob­te­ner su aten­ción: gri­tos, gol­pes, ame­na­zas, hu­mi­lla­cio­nes, o los mé­to­dos ba­sa­dos en la ma­ni­pu­la­ción: pre­mios, chantajes, et­cé­te­ra.

El te­ra­peu­ta fa­mi­lia da­nés Jes­per Juul des­cri­be cua­tro mo­ti­vos por los cua­les los ni­ños no quie­ren coope­rar ni ale­grar a sus pa­dres: 1) los pa­dres han per­di­do la ca­pa­ci­dad de ale­grar­se y cen­tran to­da su energía en los ”pro­ble­mas”; 2) los ni­ños no pue­den coope­rar más de lo que ya ha­cen sin ver­se da­ña­dos; 3) a los ni­ños no se les dio el tiem­po su­fi­cien­te pa­ra apren­der a in­ter­pre­tar lo que los pa­dres de ver­dad desean; 4) los adul­tos sin dar­se cuen­ta po­nen a sus hi­jos pie­dras en el ca­mino.

Por lo tan­to, si deseas la co­la­bo­ra­ción y ale­gría en tu hi­jo alé­gra­te y re­co­no­ce sus acier­tos, ge­ne­ra ex­pec­ta­ti­vas rea­lis­tas res­pec­to a lo que tu hi­jo pue­de dar en fun­ción de su edad, per­so­na­li­dad y cir­cuns­tan­cias, sé cla­ro en lo que es­pe­ras de él, res­pe­ta su rit­mo pa­ra res­pon­der y no le com­pli­ques la vi­da.

Fi­nal­men­te, la co­la­bo­ra­ción y el sen­ti­do crí­ti­co de­ben ser nues­tra as­pi­ra­ción res­pec­to a los hi­jos y no la obe­dien­cia, pues la obe­dien­cia lo úni­co que en­se­ña al ni­ño es a aca­tar la vo­lun­tad de quien man­da, de lo que es­ta­ble­ce una nor­ma o de lo que or­de­na la ley. Y no de­be­mos per­der de vis­ta que exis­ten per­so­nas, nor­mas y le­yes que pue­den re­sul­tar da­ñi­nas en de­ter­mi­na­dos mo­men­tos o cir­cuns­tan­cias. Es el es­pí­ri­tu crí­ti­co el que le per­mi­ti­rá to­mar de­ci­sio­nes ade­cua­das en la vi­da no la obe­dien­cia cie­ga.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.