R. RIVA PA­LA­CIO

Correo - - Portada - RAY­MUN­DO RIVA PA­LA­CIO rri­va­pa­la­cio@eje­cen­tral.com.mx Twitter: @ri­va­pa

El sis­te­ma de­mo­crá­ti­co, de­fi­ni­ti­va­men­te, no es lo nues­tro. Lo ve­mos cla­ra­men­te a tra­vés del pul­so que mi­den las re­des so­cia­les, y su ex­pre­sión gran­di­lo­cuen­te en los me­dios y las ins­ti­tu­cio­nes. Fun­cio­na muy bien en el dis­cur­so y en la re­tó­ri­ca, pe­ro es anu­la­do cons­tan­te­men­te con nues­tros di­chos y ac­tos. En la úl­ti­ma se­ma­na se han da­do ejem­plos cla­ros en el ti­po de de­ba­te que se sus­ci­tó so­bre la re­mo­ción de fis­cal elec­to­ral y la ac­ción del go­bierno es­pa­ñol contra la au­to­ri­dad se­ce­sio­nis­ta ca­ta­la­na. En am­bos ca­sos no es el Estado de De­re­cho lo que es su­pre­mo, sino que los re­sul­ta­dos se aco­mo­den a nues­tras creen­cias. Sin le­yes no hay nor­mas; sin nor­mas hay des­or­den y do­mi­na la ley del más fuer­te. Pa­ra­dó­ji­ca­men­te, de es­ta con­fu­sión se for­ta­le­cen los re­gí­me­nes au­to­ri­ta­rios que se quie­ren anu­lar. En es­tas nos en­con­tra­mos: pen­sa­mos que ca­mi­na­mos ha­cia ade­lan­te y real­men­te va­mos pa­ra atrás. Re­tro­ce­de­mos a un estado pri­ma­rio. Vea­mos:

1.- San­tia­go Nie­to, el fis­cal elec­to­ral, fue re­mo­vi­do por vio­lar la ley al ha­blar so­bre una in­ves­ti­ga­ción en cur­so que da­ña el de­bi­do pro­ce­so. Po­lí­ti­cos de opo­si­ción re­co­no­cie­ron que es­ta­ba bien que vio­la­ra la ley por­que la in­for­ma­ción era de in­te­rés pú­bli­co, que tu­vo eco en las re­des so­cia­les don­de de­fen­die­ron su de­re­cho a ex­pre­sar­se. El tra­ta­mien­to fue el que po­dría te­ner un ciu­da­dano cual­quie­ra, que no lo era Nie­to. Di­fun­dir de­ta­lles de una in­ves­ti­ga­ción no for­ta­le­cían el pro­ce­so; lo anu­la­ban. Quien lo de­fen­dió ava­ló la im­pu­ni­dad de sus in­ves­ti­ga­dos, pe­ro re­cla­ma­ba lo con­tra­rio.

2.- Car­les Puig­de­mont, el pre­si­den­te del go­bierno ca­ta­lan, lle­vó a ca­bo un re­fe­rén­dum so­bre la in­de­pen­den­cia de Ca­ta­lu­ña. Co­mo rom­pía el acuer­do cons­ti­tu­cio­nal, los tribunales es­pa­ño­les di­je­ron que esa con­sul­ta era ile­gal. Puig­de­mont desafió a los tribunales y tras ob­te­ner el apo­yo de tres de ca­da 10 ca­ta­la­nes, pro­cla­mó la in­de­pen­den­cia y desató una cri­sis po­lí­ti­ca. Vio­lar la ley no era im­por­tan­te. Las re­des so­cia­les me­xi­ca­nas se ubi­ca­ron ma­yo­ri­ta­ria­men­te por la se­ce­sión de Ca­ta­lu­ña, ca­li­fi­can­do de re­tró­gra­das y au­to­ri­ta­rios a quie­nes de­ci­die­ron res­pal­dar el pre­cep­to le­gal, acu­san­do de ile­gal una ac­ción que se ajus­ta­ba a la ley.

En am­bos ca­sos, el po­der ac- tuó con fuer­za, aun­que no en los me­jo­res tér­mi­nos que pu­do ha­ber­lo he­cho. A Nie­to lo san­cio­na­ron por un de­li­to que ha­bía co­me­ti­do reite­ra­da­men­te du­ran­te año y me­dio, lo que ali­men­tó la per­cep­ción de que no fue la ley, sino un ajus­te de cuentas con un fis­cal que con­si­de­ra­ban en el go­bierno que se in­cli­na­ba a la iz­quier­da. En Es­pa­ña, el pre­si­den­te Ma­riano Ra­joy, al fra­ca­sar en las ne­go­cia­cio­nes pa­ra im­pe­dir un re­fe­rén­dum ile­gal, su­plió la po­lí­ti­ca con la fuer­za, re­pri­mien­do a mi­les de in­con­for­mes.

La aplicación de la ley fue des­vir­tua­da por la tor­pe­za po­lí­ti­ca de las ac­cio­nes de go­bierno, pe­ro es­te no fue un ma­tiz con­si­de­ra­do por po­lí­ti­cos o me­xi­ca­nos en las re­des so­cia­les. La al­ter­na­ti­va a que si las le­yes es­tán mal hay que cam­biar­las, fue su­pe­ra­da por el por qué mo­les­tar­se en cam­biar­las si es más fá­cil ig­no­rar­las. Les le­yes no exis­ten cuan­do no se ajus­tan a lo que pen­sa­mos y cree­mos. Lo que pre­do­mi­na es la ideo­lo­gi­za­cio­nes y las po­si­cio­nes có­mo­das y frí­vo­las, an­te la pe­re­za de quien pien­sa di­fe­ren­te. ¿De­be­ría sor­pren­der­nos? En ab­so­lu­to.

Las claves se en­cuen­tran en el úl­ti­mo es­tu­dio de La­ti­no­ba­ró­me- tro, la or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro con se­de en Chi­le, en cu­yo úl­ti­mo in­for­me se­ña­la que en to­da Amé­ri­ca La­ti­na se acen­tuó el de­cli­ve de la de­mo­cra­cia du­ra­te 2017, con una ba­ja sis­te­má­ti­ca en el apo­yo y sa­tis­fac­ción de ese sis­te­ma. La ma­yor pér­di­da lo re­gis­tró en Mé­xi­co, que per­dió 10 pun­tos por­cen­tua­les en­tre 2016 y 2017, don­de só­lo 3.8 de ca­da 10 me­xi­ca­nos creen en la de­mo­cra­cia, y 1.8 de ca­da 10 es­tá sa­tis­fe­cho con ella. Los da­tos so­bre los me­xi­ca­nos se en­cuen­tran en­tre los de ma­yor pe­si­mis­mo. El 90% pien­sa que Mé­xi­co es­tá go­ber­na­do por unos cuan­tos gru­pos que só­lo ven por su be­ne­fi­cio.

¿Qué nos es­tán di­cien­do las me­di­cio­nes y las reac­cio­nes? Que lo nues­tro no es la de­mo­cra­cia, que tu­vo su re­pun­te de apo­yo en los tiem­pos que era mo­da. El es­tu­dio de Latinobarómetro lo prue­ba. En 2005, en pleno cho­que en­tre el go­bierno de Vi­cen­te Fox y An­drés Ma­nuel López Obra­dor, je­fe de go­bierno de la Ciu­dad de Mé­xi­co, el 59% de los me­xi­ca­nos res­pal­da­ban el sis­te­ma de­mo­crá­ti­co. Pa­ra 2017, el res­pal­do só­lo lo da­ba el 38%, con una dra­má­ti­ca pér­di­da de 10 pun­tos en só­lo un año. Jun­to con esa pér­di­da se en­cuen­tran tam­bién la caí­da en nues­tros va­lo­res. Bue­nos los me­xi­ca­nos de dien­tes pa­ra afue­ra, afir­man que la co­rrup­ción es el ter­cer pro­ble­ma más gran­de del país, pe­ro cuan­do se les pre­gun­ta si sien­ten obli­ga­ción de de­nun­ciar un ca­so de co­rrup­ción cuan­do son tes­ti­gos, el 88% di­ce que no es su pro­ble­ma.

So­mos au­to­ri­ta­rios y no te­ne­mos in­te­rés al­guno de cons­truir un nue­vo sis­te­ma de or­ga­ni­za­ción so­cial. Efec­to co­la­te­ral es nues­tra in­to­le­ran­cia a quien pien­sa dis­tin­to a no­so­tros, car­ga­da ca­da vez, fe­nó­meno las re­des so­cia­les, de ren­co­res odios. La nues­tra es una so­cie­dad que pu­ja por la anomia, sin dar­se cuen­ta que se es­tá sui­ci­dan­do. Esto es lo más gra­ve, la re­gre­sión por ig­no­ran­cia, arras­tra­dos por nues­tra in­te­li­gen­cia emo­cio­nal, que des­pla­za a la ra­zón. En vís­pe­ras de un pro­ce­so elec­to­ral co­mo el que vie­ne en 2018, no ha­bría de qué sor­pren­der­se si, co­mo per­fi­lan aho­ra, los con­ten­dien­tes son dos pro­yec­tos de na­ción en­ca­be­za­dos por cul­tu­ras au­to­ri­ta­rias. Ten­dre­mos en­ton­ces, el go­bierno que nos me­re­ce­mos, aun­que di­ga­mos lo con­tra­rio. Fe­li­ci­da­des. Va­mos fir­mes, pe­ro pa­ra atrás.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.