Tri­nan co­lo­nos con­tra el Al­ber­gue Be­lén

Mu­cha gen­te ha si­do ame­na­za­da por eso no al­zan la voz, pe­ro ya es­ta­mos har­tos, ex­cla­man ha­bi­tan­tes y exi­gen sea re­mo­vi­do de esa zo­na

Diario del Sur - - Portada - CÉ­SAR SO­LÍS

Ha­bi­tan­tes de San Antonio Cahoa­cán exi­gen con­trol, al­gu­nos mi­gran­tes los agre­den du­ran­te la protesta.

Re­pre­sen­tan­tes de la co­lo­nia San Antonio Cahoa­cán vuel­ven a pro­tes­tar an­te la in­se­gu­ri­dad que se vi­ve en los al­re­de­do­res del Al­ber­gue pa­ra Mi­gran­tes Be­lén, ase­gu­ran que mu­chos de los ex­tran­je­ros que acu­den a es­te lu­gar traen an­te­ce­den­tes de­lic­ti­vos y con­ti­núan co­me­tien­do sus fe­cho­rías sin que nin­gu­na au­to­ri­dad in­ter­ven­ga.

En en­tre­vis­ta, la lí­der Ma­ría Isa­bel Gon­zá­lez Mo­re­na ma­ni­fes­tó, que se ha agu­di­za­do la in­se­gu­ri­dad en es­ta co­lo­nia co­mo en otras que se ubi­can a los al­re­de­do­res, de­bi­do a que la ma­yo­ría de los ex­tran­je­ros que vie­nen hu­yen­do de Cen­troa­mé­ri­ca son per­so­nas que han co­me­ti­do de­li­tos y es­ca­pan de la jus­ti­cia, sin em­bar­go, al lle­gar a es­ta región con­ti­núan co­me­tien­do ilí­ci­tos.

“No es­ta­mos en con­tra de la mi­gra­ción, pe­ro sí de quie­nes vie­nen a de­lin­quir y cau­sar ma­yo­res pro­ble­mas, en eso no es­ta­mos de acuerdo y exi­gi­mos que las au­to­ri­da­des in­ter­ven­gan por­que ya es­ta­mos ca­sa­dos”, ase­ve­ró.

So­li­ci­tó a las au­to­ri­da­des que se to­men car­tas en el asun­to y que se prio­ri­ce el te­ma de la re­ubi­ca­ción de es­te al­ber­gue don­de el con­trol que se di­ce te­ner no exis­te, pues aden­tro tam­bién han su­ce­di­do si­tua­cio­nes gra­ves co­mo vio­la­cio­nes de me­no­res de edad.

Por su par­te, el se­ñor Jo­sé Al­fre­do San­tia­go de León, tam­bién al­zó la voz pa­ra que el nue­vo Obis­po de la Dió­ce­sis de Ta­pa­chu­la in­ter­ven­ga de in­me­dia­to pa­ra bus­car la tran­qui­li­dad de la co­lo­nia que es ve­ci­na del se­mi­na­rio y ca­sa del re­pre­sen­tan­te de la Igle­sia Ca­tó­li­ca en es­ta región.

“MA­RÍA ISA­BEL GON­ZÁ­LEZ Ya no se pue­de ca­mi­nar li­bre­men­te por es­ta co­lo­nia que an­tes del al­ber­gue era muy tran­qui­la, que­re­mos que las nue­vas au­to­ri­da­des ha­gan jus­ti­cia, por­que aquí la po­li­cía ni na­die ha­ce al­go”.

CH­RIS­TIAN SKOOG

UNI­CEF EN MÉ­XI­CO Los en­cie­rran en es­ta­cio­nes mi­gra­to­rias en Mé­xi­co y des­pués di­cen: Pre­fie­ro re­gre­sar. Es­to es­tá peor"

“Hay que en­con­trar otras op­cio­nes en las que sí ha­ya con­trol y mo­ni­to­reo pa­ra sa­ber dón­de se en­cuen­tran los so­li­ci­tan­tes de asi­lo, pe­ro tie­nen la po­si­bi­li­dad de vivir una vi­da mu­cho más li­bre y nor­mal. Hay fa­mi­lias de aco­gi­da, hay cen­tros abier­tos pú­bli­cos y pri­va­dos, es­ta­mos vien­do la po­si­bi­li­dad de bus­car de­par­ta­men­tos pa­ra los ado­les­cen­tes ba­jo una su­per­vi­sión de al­guien en el mis­mo si­tio”, ex­pli­ca.

Uni­cef tra­ba­ja ac­tual­men­te pa­ra bus­car otras al­ter­na­ti­vas a la de­ten­ción de los mi­gran­tes, por­que es­tas per­so­nas no han co­me­ti­do nin­gún de­li­to en el país, por lo que en Ta­bas­co se es­tá or­ga­ni­zan­do albergues y cen­tros abier­tos pú­bli­cos y pri­va­dos pa­ra dar­le es­pa­cio mu­cho más apro­pia­do a es­tos mi­gran­tes.

Tam­bién se co­la­bo­ra con los paí­ses de ori­gen de es­tas per­so­nas pa­ra que ha­ya un me­jor desa­rro­llo, más opor­tu­ni­da­des y me­jo­res con­di­cio­nes de vi­da, mien­tras que con los con­su­la­dos de Mé­xi­co en Es­ta­dos Uni­dos se es­tá ca­pa­ci­tan­do a los fun­cio­na­rios pa­ra pro­te­ger los de­re­chos de la ni­ñez y ayu­den a los ni­ños mi­gran­tes.

En 2015 y 2016 se no­tó un pi­co importante de mi­gran­tes que cru­za­ron la fron­te­ra sur me­xi­ca­na con la in­ten­ción de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos, pe­ro des­de que lle­gó Do­nald Trump a la pre­si­den­cia de ese país, se re­por­tó una re­duc­ción de es­tas per­so­nas de­bi­do a una política más fir­me y un ca­si cie­rre de las fron­te­ras pa­ra los cen­troa­me­ri­ca­nos y me­xi­ca­nos que no tie­nen documentación o vi­sa.

“Si le pi­den que les en­se­ñe la vi­sa y que no la tie­nen, no pue­den en­trar, ni tie­nen la po­si­bi­li­dad de ser es­cu­cha­dos. An­tes no era así. Co­mo la política ya es más fir­me, hay me­nos ni­ños y adul­tos que lle­ga­ron a Mé­xi­co tam­bién por­que mu­chos tie­nen la in­ten­ción de lle­gar a Es­ta­dos Uni­dos. Mu­chos de­ci­die­ron es­pe­rar o en­con­trar otras ru­tas pa­ra lle­gar allá”, in­di­ca Skoog.

No obs­tan­te, los mi­gran­tes, es­pe­cial­men­te los ni­ños no acom­pa­ña­dos de adul­tos, se es­con­den de las au­to­ri­da­des y bus­can otros ca­mi­nos más pe­li­gro­sos pa­ra que no los aga­rren, aler­ta el re­pre­sen­tan­te de Uni­cef, lo cual los ex­po­ne a ma­yo­res riesgos an­te los cri­mi­na­les.

“Un ni­ño no pue­de que­jar­se ni de­nun­ciar an­te las au­to­ri­da­des lo que ha pa­sa­do. No tie­ne los pa­pe­les pa­ra es­tar en el país y evi­tan las au­to­ri­da­des. To­do se ha vuel­to más di­fí­cil. Pa­gan más pa­ra que un ‘co­yo­te’ le ayu­de y hay ru­tas más pe­li­gro­sas, lo cual au­men­ta los pro­ble­mas. Es un mer­ca­do muy fér­til pa­ra los cri­mi­na­les por­que quie­ren in­vo­lu­crar­se en la tra­ta de ni­ños y hay más ac­ti­vi­da­des pa­ra ellos. Los cri­mi­na­les se apro­ve­chan de es­to”, ad­vier­te.

Por lo tan­to, con­si­de­ra ne­ce­sa­rio en­con­trar so­lu­cio­nes a es­ta pro­ble­má­ti­ca, pues “la mi­gra­ción no va a pa­rar”.

“La mi­gra­ción es un de­re­cho. Las per­so­nas van a se­guir mi­gran­do, y más los cen­troa­me­ri­ca­nos, los ve­ne­zo­la­nos. Es­to va a se­guir por­que la gen­te es­tá de­ses­pe­ra­da por la vio­len­cia, la fal­ta de opor­tu­ni­da­des y tam­bién bus­can re­unir­se la fa­mi­lia que mi­gró a otra par­te”, aler­ta.

Mien­tras se en­cuen­tre una so­lu­ción, Uni­cef y otras or­ga­ni­za­cio­nes de la so­cie­dad ci­vil han im­pul­sa­do pro­gra­mas de in­te­gra­ción e in­ter­ac­ción en­tre los mi­gran­tes y las co­mu­ni­da­des me­xi­ca­nas don­de se en­cuen­tran los albergues y cen­tros mi­gra­to­rios pa­ra con­cien­ti­zar a la po­bla­ción y evi­tar la dis­cri­mi­na­ción y la xe­no­fo­bia.

“La mi­gra­ción es un fe­nó­meno mun­dial y no va a pa­rar”, fi­na­li­za.

RE­PRE­SEN­TAN­TE DE LA CO­LO­NIA SAN ANTONIO CAHOA­CÁN.

EDUAR­DO TORRES /DIA­RIO DEL SUR

Al­gu­nos mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos pre­fie­ren que­dar­se en Mé­xi­co

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.