Son to­tal­men­te ase­si­nas

Diario del Sur - - Espectáculos -

A pe­sar

del rei­na­do deVe­nom en la ta­qui­lla, se pue­de en­con­trar al­gún asun­to in­tere­san­te den­tro de la car­te­le­ra ci­ne­ma­to­grá­fi­ca. Es el ca­so de Na­ción ase­si­na

(Sam Le­vin­son, 2018), una fá­bu­la san­gui­no­len­ta y ex­ce­si­va so­bre los pe­li­gros de per­der la pri­va­ci­dad vía la tec­no­lo­gía. El hi­jo del pro­lí­fi­co Barry Le­vin­son, co­mo buen mi­llen­nial, na­ció en 1985, no rehú­ye a cier­to ci­nis­mo al ana­li­zar a las ge­ne­ra­cio­nes post in­ter­net, de las que él for­ma par­te.

Pe­ro el fil­me va más allá, ya que es una ra­dio­gra­fía de la Nor­tea­mé­ri­ca pro­fun­da, aque­lla de las ca­sas en los su­bur­bios, las ce­nas a las sie­te y la fa­mi­lia de anun­cio pu­bli­ci­ta­rio. As­pec­tos co­mo la ca­za de bru­jas y la do­ble mo­ral del con­ser­va­du­ris­mo se ex­po­nen en una pe­lí­cu­la que usa a la vio­len­cia co­mo

leit­mo­tiv es­té­ti­co y dis­cur­si­vo. Re­cur­so y fon­do. Por­que en Na­ción ase­si­na, la san­gre y los ase­si­na­tos, son un pi­lar na­rra­ti­vo, pe­ro un pi­lar ma­ni­queo, des­de don­de el fil­me en­cuen­tra un có­mo­do desa­rro­llo, que va más allá de un fu­gaz y sim­ple en­tre­te­ni­mien­to.

En el pue­blo de Sa­lem, cla­ra me­tá­fo­ra a la ca­za de bru­jas, un gru­po de cha­vas ado­les­cen­tes es­tu­dia la High School, en me­dio del bull­ying, la fri­vo­li­dad y las re­la­cio­nes se­xua­les y de no­viaz­go pro­pias de la eta­pa, pe­ro que tien­den a la ba­na­li­dad. El sui­ci­dio del Al­cal­de Bar­te­lett (Cu­llen Moss) de­bi­do a un hac­ker que se me­te a sus se­cre­tos más ín­ti­mos, pro­vo­ca en un prin­ci­pio el mor­bo de la gen­te del pue­blo.

Pe­ro cuan­do el pi­ra­ta tec­no­ló­gi­co des­cu­bre el la­do os­cu­ro de to­da la co­mu­ni­dad, lle­ga el de­por­te fa­vo­ri­to de la so­cie­dad es­ta­dou­ni­den­se: la pa­ra­noia y la vio­len­cia. Lily (Odes­sa Young), lí­der del gru­po de cha­vas

bim­bo, son las prin­ci­pa­les sos­pe­cho­sas de es­tar de­trás del asun­to. En es­te pun­to, en­tra en el fil­me una suer­te de em­po­de­ra­mien­to fe­me­nino pe­ro en el tono de una es­té­ti­ca de Se­rie B vio­len­ta, que com­ple­tan los re­cur­sos del lar­go­me­tra­je.

Tres pe­lí­cu­las pue­den ve­nir co­mo re­fe­ren­te o an­te­ce­den­te de Na­ción ase­si­na, la pri­me­ra Ase­si­nos por

na­tu­ra­le­za (Quen­tin Ta­ran­tino, 1994) di­rec­ta re­fle­xión de la esen­cia es­ta­dou­ni­den­se, The Net (Ir­vin Win­kler, 1995), so­bre los pe­li­gros de la vio­len­cia ci­ber­né­ti­ca, una de las pri­me­ras pe­lí­cu­las en to­car el te­ma. Sin ol­vi­dar la re­cien­te Su­bur­bi­con (Geor­ge Cloo­ney,2017), don­de la pa­ra­noia cla­se­me­die­ra se de­ja ver el con­tex­to de los años se­sen­ta.

Con una edición rá­pi­da, que for­ma tam­bién par­te del dis­cur­so, Na­ción ase­si­na es una san­gui­no­len­ta y humorística mi­ra­da a la so­cie­dad del has­tío y bue­nas con­cien­cias que se es­con­de de­trás de la de­fen­sa del or­den es­ta­ble­ci­do.

La pe­lí­cu­la no so­lo en­cuen­tra va­lor por el te­ma sino tam­bién por su pro­fun­do ci­nis­mo y sin­ce­ri­dad.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.