SIRENITO Y ELORZA ‘NO TRA­BA­JAN’ PE­RO SE SER­VI­RÁN CON LA CU­CHA­RA GRAN­DE

Diario del Sur - - Opinion - An­to­nio­za­va­le­tah@gmail.com

Un to­tal de 395 mil 300 pe­sos se lle­va­rán los dipu­tados fe­de­ra­les del Mo­vi­mien­to Re­ge­ne­ra­ción Na­cio­nal (Mo­re­na) que re­pre­sen­tan a Chia­pas. Lo ten­drán de­po­si­ta­do el pró­xi­mo 15 de no­viem­bre, co­mo par­te de la na­vi­dad an­ti­ci­pa­da que les re­ga­la­rá el Con­gre­so de la Unión en San Lá­za­ro.

Con só­lo dos me­ses y me­dio de tra­ba­jo, los le­gis­la­do­res vo­ta­ron ape­nas ayer a fa­vor del otor­ga­mien­to de pre­ben­das y be­ne­fi­cios pa­ra que ten­gan una fe­liz na­vi­dad y una sa­bro­sa no­che­bue­na.

Re­ci­bi­rán los de­pó­si­tos men­sua­les del apo­yo eco­nó­mi­co por asis­ten­cia le­gis­la­ti­va, que cons­ta de 45 mil 788 pe­sos; de aten­ción ciu­da­da­na, por 28 mil 772 pe­sos; y una can­ti­dad más de 58 mil 297 pe­sos pa­ra el in­for­me de ac­ti­vi­da­des le­gis­la­ti­vas.

Los fla­man­tes dipu­tados Miguel Pra­do de los San­tos (el Sirenito o la Kim Kar­das­hian) y José Luis Elorza (el dipu­tado so­li­to), hi­cie­ron co­mo que tra­ba­ja­ron és­tos dos me­ses y me­dio, pe­ro re­ci­bi­rán igual­men­te los be­ne­fi­cios le­gis­la­ti­vos que se­gu­ra­men­te en­gro­sa­rán có­mo­da­men­te su mo­rra­le­ra per­so­nal.

Es cla­ro que am­bos le­gis­la­do­res son del mon­tón en San Lá­za­ro. No fi­gu­ran, no par­ti­ci­pan y se la lle­van nadando de muer­ti­to, pe­ro jus­ta­men­te el es­tar en el am­bien­te les per­mi­te ser­vir­se con la cu­cha­ra gran­de.

En un aná­li­sis pro­fun­do, el desem­pe­ño de am­bos dipu­tados fe­de­ra­les, uno por To­na­lá y otro por Ta­pa­chu­la, es inacep­ta­ble, pues su ma­yor lo­gro de Miguel Pra­do de los San­tos es ser re­co­men­da­do de una cú­pu­la en Chia­pas y ha­cer­se fa­mo­sa, gra­cias al es­cán­da­lo de una ima­gen al des­nu­do, y José Luis Elorza sa­car­se la ri­fa del ti­gre sin com­prar ca­chi­to de lo­te­ría, por­que ca­re­ce de re­pre­sen­ta­ti­vi­dad. Ca­mi­na en Ta­pa­chu­la por las ca­lles y na­die lo co­no­ce.

Fi­nal de las cuen­tas, am­bos ya ten­drán pa­ra pa­gar la ce­na fa­mi­liar com­ple­ta, agre­gan­do pos­tre, tra­go y cer­ve­zas, y si no la ava­ri­cia y el mal del puer­co los atra­pó tem­pra­na­men­te de for­ma la­men­ta­ble.

“QUIEN SEA CO­RRUP­TO SE­RÁ FUER­TE­MEN­TE SAN­CIO­NA­DO”: ASE

Las ad­ver­ten­cias res­pon­sa­bles y an­ti­ci­pa­das de la Au­di­to­ria Su­pe­rior del Es­ta­do (ASE), le brin­dan la opor­tu­ni­dad a to­dos los fun­cio­na­rios del ám­bi­to es­ta­tal y mu­ni­ci­pal, po­ner sus bar­bas a re­mo­jar, pen­sar mil y una noche si co­me­ten o no, ac­tos de co­rrup­ción, en­te­rra­rán el dien­te o sa­ca­rán la co­la de ra­tón du­ran­te sus en­co­mien­das en los pró­xi­mos tres años en el ca­so de los 122 mu­ni­ci­pios, así co­mo los di­ver­sos fun­cio­na­rios que por man­da­to del eje­cu­ti­vo de­be­rán ren­dir cuen­tas, for­jar la trans­pa­ren­cia y ren­di­ción de cuen­tas.

“Las res­pon­sa­bi­li­da­des ad­qui­ri­das por las nue­vas au­to­ri­da­des, su­po­ne una per­so­na­li­dad ju­rí­di­ca que los ha­ce su­je­tos a sanciones por ac­tos de co­rrup­ción”, reite­ró en es­ta fin de se­ma­na la Au­di­to­ria Su­pe­rior del Es­ta­do, que pre­si­de Ale­jan­dro Cu­le­bro Gal­ván, en el mar­co de los cur­sos de ca­pa­ci­ta­ción y orien­ta­ción que re­ci­ben los di­ver­sos fun­cio­na­rios que ten­drán ac­ce­so en el ma­ne­jo de re­cur­sos pú­bli­cos.

Se tra­ta de la ca­pa­ci­ta­ción de la ley ge­ne­ral de res­pon­sa­bi­li­da­des ad­mi­nis­tra­ti­vas a los nue­vos re­pre­sen­tan­tes de los ayun­ta­mien­tos. El or­ga­nis­mo en­car­ga­do de pro­mo­ver la ren­di­ción de cuen­tas es muy ta­jan­te en anun­ciar una con­so­li­da­ción en el mo­ni­to­reo per­ma­nen­te de la fun­ción pú­bli­ca.

"La in­for­ma­ción no se le nie­ga a na­die”. El de­re­cho de ac­ce­so a la in­for­ma­ción lo he­mos ad­qui­ri­do los ciu­da­da­nos y ciu­da­da­nas en nues­tro país. " ASE Chia­pas brin­da ca­pa­ci­ta­ción en ma­te­ria de trans­pa­ren­cia y de­nun­cias ciu­da­da­nas a los nue­vos re­pre­sen­tan­tes mu­ni­ci­pa­les”, reite­ra. Es de­cir, los fun­cio­na­rios de los ayun­ta­mien­tos tam­bién se­rán ob­je­to a ob­ser­va­cio­nes, cuan­do tras­cien­da una de­nun­cia pú­bli­ca, por ley re­ca­ba­da por las ins­tan­cias co­rres­pon­dien­tes.

“NO­SO­TROS NO VA­MOS A CON­SE­GUIR AU­TO­BU­SES A MI­GRAN­TES”: ONU

Las ofi­ci­nas en Mé­xi­co del Al­to Co­mi­sio­na­do de las Na­cio­nes Uni­das pa­ra los Re­fu­gia­dos (AC­NUR), De­re­chos hu­ma­nos y la Or­ga­ni­za­ción In­ter­na­cio­nal pa­ra las Mi­gra­cio­nes, (OIM), ex­pli­ca­ron que la ges­tión de trans­por­te pa­ra la mi­gra­ción de cen­troa­me­ri­ca­nos es­tá ale­ja­do de su com­pe­ten­cia, se­gún los pro­to­co­los in­ter­na­cio­na­les, que los ri­gen pa­ra ges­tio­nar so­la­men­te asi­lo po­lí­ti­co, res­guar­do y pro­tec­ción de mi­gran­tes que hu­yen de sus paí­ses de ori­gen.

Pre­ci­sa­ron lo an­te­rior tras las exi­gen­cias ex­ce­si­vas de gru­pos de mi­gran­tes cen­troa­me­ri­ca­nos alo­ja­dos en la Ciu­dad de Mé­xi­co, que via­jan a pie des­de la fron­te­ra sur de Mé­xi­co, tras cru­zar el río Suchiate. La exi­gen­cia de los gru­pos mi­gran­tes de pe­dir trans­por­te, fue ne­ga­da por la ONU, “la fun­ción y ac­ción de las agen­cias de la ONU es­tá aco­ta­do a cier­tas ac­ti­vi­da­des”, re­ve­la­ron.

Los in­te­gran­tes de la Or­ga­ni­za­ción de las Na­cio­nes Uni­das, re­ve­la­ron que su fun­ción se ba­sa en la ges­tión de aten­cio­nes a las mi­gra­cio­nes, tal co­mo se les ha brin­da­do en va­rios es­ta­dos de la re­pú­bli­ca me­xi­ca­na co­mo Chia­pas, Oa­xa­ca y Ve­ra­cruz; sin em­bar­go, la so­li­ci­tud de trans­por­te es de­ne­ga­da e im­po­si­bi­li­ta­da, pues es ex­clu­si­vo de los es­ta­dos, por el cos­to mi­llo­na­rio que re­pre­sen­ta.

Con lo an­te­rior, los mi­gran­tes se to­pa­ron con pa­red. Des­de la lle­ga­da a te­rri­to­rio me­xi­cano, han te­ni­do aten­cio­nes de ca­rác­ter in­te­ri­ns­ti­tu­cio­nal con ali­men­ta­ción, co­bi­jo, aten­ción mé­di­ca y re­fu­gios tem­po­ra­les con car­pas, col­cho­ne­tas y co­ber­to­res; sin em­bar­go, la man­cha so­cial que re­co­rre los es­ta­dos y mu­ni­ci­pios, tam­bién ha de­ja­do con­tra­rie­da­des co­mo la de­ten­ción de mi­gran­tes bus­ca­dos a ni­vel in­ter­na­cio­nal, ro­bo a tien­das de aba­rro­tes, en­fren­ta­mien­tos y es­cán­da­los en vía pú­bli­ca. No son to­dos, pe­ro por un re­du­ci­do gru­po de mi­gran­tes in­vo­lu­cra­dos en ac­tos ilí­ci­tos, la cer­te­za so­cial en te­rri­to­rio me­xi­cano se in­hi­bió.

En la Ciu­dad de Mé­xi­co, las au­to­ri­da­des re­ve­la­ron que los mi­gran­tes cuen­tan con re­cur­sos eco­nó­mi­cos pa­ra com­prar piz­zas, ham­bur­gue­sas y re­fres­cos de co­la; lue­go de re­cha­zar la co­mi­da que se les otor­ga en los al­ber­gues tem­po­ra­les. Mien­tras tan­to, la ONU ne­gó que ten­ga fa­cul­tad de con­se­guir trans­por­te, co­mo lo so­li­ci­tan pa­ra lle­gar a los Es­ta­dos Uni­dos.

ACERTIJO PÚ­BLI­CO

*Pre­su­men, di­cen y an­ti­ci­pan que el can­ta au­tor de mú­si­ca ran­che­ra, ‘Juan Ga­briel’ (Juan­ga) no es­tá muer­to, an­da­ba de pa­rran­da en un lu­gar ale­ja­do de la in­mun­di­cia y la fal­sa so­cie­dad. El ano­ni­ma­to y la so­le­dad se­gu­ra­men­te han em­pe­za­do a con­su­mir la ver­da­de­ra exis­ten­cia de es­te ser hu­mano, en ca­so de con­fir­mar que es­tá vi­vo. De con­fir­mar­se, la muer­te de la Di­va Jenny Ri­ve­ra y otros can­tan­tes que han fa­lle­ci­do, pro­duc­to de una muer­te ines­pe­ra­da, po­ne en te­la de jui­cio el es­cán­da­lo me­diá­ti­co y las ac­tas de de­fun­ción de las au­to­ri­da­des. ¡Es­te es mi re­por­te!

*Fun­cio­na­rio mu­ni­ci­pal que le “ca­ni­quea” el ojo. Fue Pe­ña Nie­tis­ta de hue­so co­lo­ra­do, al gra­do que men­tía de es­tar en los even­tos na­cio­na­les, con tal de que lo to­ma­ran en cuen­ta.

Ca­yó de la nu­be y re­for­zó su cham­ba en el co­mal y la ho­gue­ra, pa­ra pre­pa­rar hue­vos es­tre­lla­dos al cuer­po de se­gu­ri­dad pú­bli­ca de Ta­pa­chu­la de Sa­muel Tran­zón, don­de ca­si lo lin­chan por dar co­mi­da des­com­pues­ta. En la pa­sa­da cam­pa­ña dio co­mi­da al equi­po de Mor­let y al mis­mo tiem­po a Ós­car Gu­rría, por­que no sa­bía a don­de se in­cli­na­ría la ba­lan­za. Hoy gra­cias a la da­ma de hie­rro, se fro­ta las ma­nos con sa­li­va en una di­rec­ción que se en­car­ga de co­brar cha­yos al trans­por­te pú­bli­co. Usan­za con lu­jo de vio­len­cia en la gran ex­tor­sión pa­ra lle­nar cos­ta­les de di­ne­ro que se­rán con­ta­dos en co­no­ci­da ca­sa al nor­po­nien­te, co­lin­dan­te a un pa­tio bal­dío de Ta­pa­chu­la pa­ra pro­mo­ver di­vi­den­dos. Hoy se sien­te la gran de­fe­ca­da de va­ca en vil po­tre­ro ¿Quién?, ¿Quién? .... Al­gu­nos tam­bién le di­cen el ‘mi­ra bala’ o el “Pi­ra­ta del Ca­ri­be”. Pien­sa que en la tie­rra de los cie­gos, el tuer­to es el rey y la­men­ta­ble­men­te es­tá pe­can­do de inocen­te y an­ti­ci­pan­do su car­tel por in­mun­do.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.