La In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co, ya no lle­ga ni a jol­go­rio

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - OPINIÓN - Fran­cis­co Ja­vier Gar­cía Ne­vá­rez

Com­pa­trio­tas: Las ar­mas os da­rán la in­de­pen­den­cia, pe­ro so­lo las le­yes os da­rán la li­ber­tad. Si­món Bo­lí­var.

Hoy, cuan­do el ca­len­da­rio mar­ca un aniver­sa­rio más de la In­de­pen­den­cia de Mé­xi­co, na­da qué ce­le­brar, por eso, ma­ña­na que arran­que­mos la ho­ja, de es­te even­to que an­tes tan ufa­nos ce­le­bra­mos, na­da que­da­rá.

La me­mo­ria muy di­fu­mi­na­da, so­lo al­can­za­rá a re­cor­dar el olor a pól­vo­ra de la pi­ro­tec­nia que con nos­tal­gia, nos trae so­lo ol­vi­do y opro­bios, mis­mos que son los que nos im­po­nen los due­ños del po­der, con­de­nan­do un ges­ta he­roi­ca, en una fe­cha más en el ca­len­da­rio. Di­ría Don Gui­ller­mo Prie­to, can­gre­jos, a com­pás, mar­che­mos pa­ra atrás.

Hoy, a más de dos si­glos de vi­da in­de­pen­dien­te y so­be­ra­na han si­do con­ver­ti­dos a ce­ni­zas por las re­for­mas que im­pul­sa Peña Nie­to, si­guien­do con el ilus­tre Gui­ller­mo Prie­to, “Mal­di­ta fer­de­ra­ta. Qué opro­bios nos re­cuer­da, Hoy los pue­blos en cuer­da se mi­ran des­fi­lar. Can­gre­jos, a com­pás, mar­che­mos pa­ra atrás”.

La In­de­pen­den­cia, la ges­ta que pre­ten­de por fin dar­nos iden­ti­dad pro­pia, ser una Na­ción, hoy ya no es te­ma en los li­bros de tex­to, las es­cue­las re­du­ci­das a espejos de los tiem­pos neo­li­be­ra­les, la pa­ra­fer­na­lia del na­cio­na­lis­mo sin co­lo­ri­do, sin me­mo­ria, sin sen­tir el Vi­va Mé­xi­co.

Hoy la edu­ca­ción, ca­da día tien­de a ol­vi­dar es­te he­cho, los testimonios de la gran ges­ta his­tó­ri­ca, los mi­les de li­bros que gri­ta­ban a los cua­tro vien­tos Glo­ria Eter­na y lar­ga vi­da a la In­de­pen­den­cia, y a los hé­roes que pe­re­cie­ron por ello., fue­ron re­du­ci­dos a ce­ni­zas por la mano de la In­qui­si­ción de la Se­cre­ta­ria de Edu­ca­ción Pú­bli­ca.

Una edu­ca­ción que im­pul­sa el ol­vi­do de la his­to­ria, es una Na­ción que vol­ve­rá irre­me­dia­ble­men­te a caer en los mis­mos erro­res del pa­sa­do, una edu­ca­ción que so­lo pre­ten­de co­no­cer la his­to­ria por en­ci­ma, don­de tie­ne más va­lor lo in­me­dia­to, es una na­ción sin fu­tu­ro, por­que sus hi­jos so­lo re­cor­da­rán la his­to­ria a par­tir de la fe­cha que mar­que su ac­ta de na­ci­mien­to, se ahí en ade­lan­te so­lo re­cor­da­rán lo que el ver­du­go o el amo quie­ran que re­cuer­den. La his­to­ria es pa­ra no ol­vi­dar de dón­de ve­ni­mos, quié­nes so­mos, ha­cia dón­de va­mos

La re­for­ma edu­ca­ti­va pre­ten­de en­tre otras co­sas, so­lo edu­car pa­ra tra­ba­jar, con­ver­tir­nos en una pie­za más del pro­ce­so pro­duc­ti­vo, con­ver­tir­nos en una pie­za so­lo del dia­gra­ma de flu­jo de la ca­li­dad de la pro­duc­ción.

Hoy, la edu­ca­ción pre­ten­de ha­cer­nos un engranaje más de la par­te del pro­ce­so de ges­tión de la ca­li­dad, hoy la edu­ca­ción plan­tea­da así, des­nu­da y en­ca­de­na nue­va­men­te a Pro­me­teo. La mi­sión de la edu­ca­ción, no es úni­ca­men­te crear ma­sa que pro­duz­ca va­lo­res pa­ra el pa­trón, le edu­ca­ción es an­te to­do, la le­va­du­ra del pan de la ciu­da­da­nía que tie­ne Pa­tria, tie­ne idea­les, tie­ne sen­ti­mien­tos, tie­ne y sien­te amor por el pró­ji­mo. Por lo tan­to la re­for­ma edu­ca­ti­va de Peña Nie­to, no es edu­ca­ción, eso es, co­mo de­cía el maes­tro Ga­briel Ca­rea­ga, una pie­za enaje­na­da que fun­cio­na al rit­mo que le in­fli­ge el que tie­ne la ma­ni­ja del po­der.

La In­de­pen­den­cia no es una fe­cha, es un ac­to pa­ra re­na­cer, una épo­ca pa­ra se­guir lu­chan­do por los idea­les de Hi­dal­go, Morelos, y otros tan­tos.

Hoy si aca­so con­me­mo­ra­mos, no ce­le­bra­mos la In­de­pen­den­cia, por­que de qué so­mos in­de­pen­dien­tes, aca­so de los ban­cos, de la in­dus­tria, de los te­rra­te­nien­tes, de los due­ños de las tien­das de ra­yas. Hoy el pe­tró­leo ya no es nues­tro, es­to es, del pue­blo vuel­to Na­ción.

Los re­cur­sos na­tu­ra­les, las tie­rras y aguas aho­ra tie­nen due­ños, aho­ra esos due­ños nos con­de­nan a mo­rir de ham­bre, de en­fer­me­dad, de sed, por­que to­do lo han aca­pa­ra­do los ami­gos del po­der, y los po­lí­ti­cos, to­dos pu­drién­do­se en su corrupción. Ya no va­mos al rio por­que tie­ne due­ño, ya no po­de­mos pa­sar por nues­tros lu­ga­res ha­bi­tua­les de pa­seo fa­mi­liar, por­que de la no­che a la ma­ña­na han cre­ci­do co­mo tá­ba­nos cer­cas y can­da­dos por to­dos la­dos, ya no hay li­bre pa­so por­que ya se apro­pia­ron, con la ley en la mano in­cu­so se pa­vo­nean los neo­te­rra­te­nien­tes, se apo­de­ran del pai­sa­je, se apo­de­ran del arro­yo, se apo­de­ran de to­do. Hoy por hoy, can­gre­jos, mar­cha­mos pa­ra atrás.

La In­de­pen­den­cia es la ma­dre de to­dos no­so­tros, nos hi­zo me­xi­ca­nos, ca­da quien con su iden­ti­dad, con su len­gua, con sus usos y cos­tum­bres.

To­dos, des­de el güe­ro ojos azu­les, el tri­gue­ño, el in­dio, el ne­gro de nues­tras cos­tas, to­dos lo que ha­bi­ta­mos des­de el de­sier­to, el bos­que, la pra­de­ra, la mon­ta­ña, el mar, to­dos so­mos me­xi­ca­nos, tan di­ver­sos co­mo nues­tra geo­gra­fía, so­mos aque­llos que ha­ceos la Pa­tria. So­mos los que a to­do pul­món gri­ta­mos a los cua­tro vien­tos: pa­ra ti las guir­nal­das de oli­va, un re­cuer­do pa­ra ellos de glo­ria, un lau­rel pa­ra ti de vic­to­ria, un se­pul­cro pa­ra ellos de ho­nor.

Re­to­man­do a Don Gui­ller­mo Prie­to, aquel que se hi­cie­ra fa­mo­so con su fra­se los va­lien­tes no asesinan, cuan­do de­fen­dió a Benito Juá­rez pre­so en Gua­da­la­ja­ra, “si el pro­gre­so y re­for­ma pa­la­bras son no más, y tras ellos no mar­chan ho­nor y pro­bi­dad; si so­lo es ilu­sión la san­ta Li­ber­tad, no hay du­da que mar­cha­mos, can­gre­jos, pa­ra atrás. Sa­lud!..

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.