Vi­ven nar­co­gue­rra en Gó­mez Fa­rías

Incendian vi­vien­das y ata­can pa­tru­llas de la po­li­cía du­ran­te en­fren­ta­mien­to; le­van­tan a mé­di­co de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - PORTADA - DE LA REDACCÍON

Gó­mez Fa­rías.- El di­rec­tor del Hos­pi­tal Re­gio­nal, Juan Blas Go­dí­nez, fue ‘le­van­ta­do ayer’ en me­dio un in­ten­so en­fren­ta­mien­to en­tre miem­bros ri­va­les del cri­men or­ga­ni­za­do, que se dispu­tan el con­trol de la re­gión, y que de­jo tam­bién co­mo sal­do al me­nos tres vi­vien­das in­cen­dia­das, au­tos in­ci­ne­ra­dos, un se­gun­do des­apa­re­ci­do y una per­so­na sin vi­da, sem­bran­do nue­va­men­te la an­gus­tia en­tre los po­bla­do­res.

Su hi­jo Juan Blas Go­dí­nez Ortega, re­la­tó ayer a El Dia­rio que fue po­co an­tes de las cua­tro de la ma­ña­na del miér­co­les cuan­do cer­ca de 20 per­so­nas ar­ma­das in­gre­sa­ron al do­mi­ci­lio y se lle­va­ron a su pa­dre.

“Yo te lo pue­do de­cir, no te­ne­mos ene­mi­gos, pe­ro aho­ri­ta es­ta­mos vien­do un enemi­go pú­bli­co que es la delincuencia or­ga­ni­za­da a la que no nos po­de­mos ce­gar y en es­te ca­so, no po­de­mos mi­ni­mi­zar cual­quier si­tua­ción”, ma­ni­fes­tó.

De­ri­va­do del com­ba­te - que sem­bró el pá­ni­co y obli­gó el cie­rre de co­mer­cios, escuelas y de la pro­pia pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal – que­da­ron re­ga­dos cas­qui­llos ca­li­bre 50, uti­li­za­das al dis­pa­rar con amae­tra­lla­do­ras an­ti­aé­reas.

El sec­tor edu­ca­ti­vo de­ter­mi­nó el ce­se de cla­ses en to­dos los plan­te­les del mu­ni­ci­pio, por el te­mor a nue­vos en­fren­ta­mien­tos que pu­die­ran afec­tar a ci­vi­les.

En un re­co­rri­do por El Dia­rio, se cons­ta­ta­ron las ca­lles va­cías y el mie­do que vi­ven los ha­bi­tan­tes de es­te lu­gar que re­cha­zan ha­blar abier­ta­men­te de los he­chos vio­len­tos, no así el hi­jo del fun­cio­na­rio del sec­tor Sa­lud, que has­ta el cie­rre de és­ta edi­ción per­ma­ne­cía en ca­li­dad de des­apa­re­ci­do.

“La ver­dad es que no te­ne­mos mie­do por­que siem­pre nos he­mos de­di­ca­do nues­tro tra­ba­jo a la sa­lud, yo soy mé­di­co, mi pa­pá es mé­di­co y mi abue­lo fue mé­di­co des­de que lle­gó aquí en 1944; siem­pre orien­ta­dos a ayu­dar”, men­cio­nó Juan Go­dí­nez Jr., y ex­pre­só que tie­ne la con­fian­za de que su pa­dre fue se­cues­tra­do por uno de lo gru­pos en con­fron­ta pa­ra que pres­ta­ra au­xi­lio a los he­ri­dos.

En la ca­sa del ga­leno, mar­ca­da con el nú­me­ro 101 de la ca­lle Agri­cul­tu­ra, que­da­ron mar­ca­dos im­pac­tos de ba­la, lo mis­mo que en el con­sul­to­rio ale­da­ño, y en una ca­mio­ne­ta con los lo­go­ti­pos de la Se­cre­ta­ría de Sa­lud del Go­bierno del Es­ta­do, que el di­rec­tor del Hos­pi­tal Re­gio­nal te­nía a su car­go.

La puer­ta del con­sul­to­rio fue que­bra­da a ba­la­zos. Des­pués de sus­traer al mé­di­co los cri­mi­na­les in­gre­sa­rion y to­mar al­gu­nos ins­tru­men­tos y me­di­ci­nas.

LU­GA­RES FRECUENTADOS POR PO­LI­CÍAS ESTATALES, EL OTRO BLAN­CO

Ade­más de mé­di­co, Juan Blas Go­dí­nez, es tam­bién pro­pie­ta­ria del res­tau­rant de­no­mi­na­do “La Cho­za de Juan el Pes­ca­dor”. Ahí se ofre­ce el ser­vi­cio de ali­men­ta­ción fre­cuen­te a los po­li­cías estatales, si­tua­ción por la que in­tu­yen, pu­die­ra ser otro de los mo­ti­vos que ge­ne­ró el ata­que en con­tra de es­ta fa­mi­lia.

Du­ran­te la ma­dru­ga­da, otra ne­go­cio del mis­mo ra­mo res­tau­ran­te­ro, fue agre­di­do tam­bién por­que ofre­cía ali­men­ta­ción a los agen­tes estatales, tras­cen­dió.

La pre­sen­cia de los po­li­cías en Gó­mez Fa­rias, ha­bía si­do per­ma­men­te du­ran­te los úl­ti­mos días pe­ro la au­sen­cia fue no­ta­ria du­ran­te el en­fren­ta­mien­to que co­men­zó a los pri­me­ros mi­nu­tos del mier­có­les.

Los de­li­ne­cuen­tes ata­ca­ron tam­bién a las co­or­po­ra­cio­nes de po­li­cía. Dos uni­da­des de Se­gu­ri­dad Pú­bli­ca Mu­ni­ci­pal que se en­cuen­tran en el ex­te­rior de la co­man­dan­cia pre­sen­tan­ban va­rios im­pac­tos de pro­yec­til de ar­ma de fue­go, al igual que una ca­mio­ne­ta Che­vro­let, Sil­ve­ra­do co­lor blan­co, mo­de­lo 2012, que es­ta­ba es­ta­cio­na­da en el ex­te­rior de las Ofi­ci­nas de la Agen­cia Es­ta­tal de In­ves­ti­ga­ción en aquel lu­gar.

“Des­de las 12 de la no­che, co­men­za­ron a es­cu­char­se de­to­na­cio­nes de ar­mas de fue­go”, di­jo un re­si­den­te.

Se­gún ver­sio­nes re­ca­ba­das se tra­ta del en­fren­ta­mien­to en­tre in­te­gran­tes del Cár­tel de Juá­rez y el Car­tel de Si­na­loa que lu­chan a muer­te por el po­der de es­ta zo­na con­si­de­ra­da de tra­sie­go de dro­ga.

Lo ves­ti­gios de la ba­ta­lla sal­tan a la vis­ta. A la en­tra­da del po­bla­do un vehícu­lo ti­po Jeep cal­ci­na­do y a su la­do, otro au­to­mo­tor cu­yo gra­do de cal­ci­na­ción no per­mi­tia dis­tin­guir sus ca­rac­te­rís­ti­cas.

Unos 200 me­tros más ade­lan­te, fren­te al “Sú­per Kar­vig”, se ob­ser­van dos ras­tros más de ce­ni­za de au­to­mo­to­res, tam­bién con­su­mi­dos por las lla­mas. Uno de ellos, al pa­re­cer una pick up mar­ca Ford. Se cree que el si­tio era pun­to de con­trol de uno de los gru­pos de­lic­ti­vos.

El olor del humo, y su mar­ca os­cu­ra en el ai­re, se des­pren­de tam­bién des­de las vi­vien­das que fue­ron ata­ca­das y a las que la po­li­cía, que arri­bó du­ran­te el trans­cur­so de la ma­ña­na, no per­mi­te acer­car­se ple­na­men­te. Una de ellas con los te­chos con­su­mi­dos, y fren­te a sí, un au­to tam­bién aca­ba­do tam­bién por las lla­mas.

El en­fren­ta­mien­to, re­por­tan, no só­lo fue en Gó­mez Fa­rías, ha­bi­tan­tes de Pe­ña Blan­ca y de San Jo­sé Ba­bí­co­ra, tam­bién aler­ta­ron de vio­len­tos en­cuen­tros ar­ma­dos. Cer­ca de es­te úl­ti­mo po­bla­do, a la al­tu­ra de ki­ló­me­tro 151, del tra­mo ca­rre­te­ro Go­mez Fa­rías a Ma­de­ra se re­por­tó el ha­llaz­go del cuer­po de hom­bre, cu­ya iden­ti­dad aún no fue de­ter­mi­na­da.

LA VER­SIÓN OFI­CIAL

Ayer el Fis­cal Ar­tu­ro Pe­ni­che, acom­pa­ña­do por ele­men­tos de la po­li­cá es­ta­tal acu­dió a la zo­na del con­flic­to. En un co­mu­ni­ca­do, en el que se ad­jun­tan fo­to­gra­fías del fun­cio­na­rio en­ca­be­zan­do los re­co­rri­dos, se es­ta­ble­ce que el Es­ta­do des­pla­zó un ope­ra­ti­vo por ai­re y tie­rra en el mu­ni­ci­pio dar con los res­pon­sa­bles de he­chos de­lic­ti­vos sus­ci­ta­dos en esa po­bla­ción.

Ex­pli­ca que el ope­ra­ti­vo fue en aten­ción a lla­ma­das re­ci­bi­das en el nú­me­ro de emer­gen­cia 9-1-1, en las que re­por­ta­ban la pre­sen­cia de ci­vi­les ar­ma­dos cau­san­do da­ños en vi­vien­das y vehícu­los, así co­mo la pri­va­ción de la li­ber­tad de dos per­so­nas.

“No se tu­vo co­no­ci­mien­to de per­so­nas fa­lle­ci­das o le­sio­na­das a raíz de es­tos he­chos, por lo que con­ti­núan los ope­ra­ti­vos del per­so­nal de la Co­mi­sión Es­ta­tal de Se­gu­ri­dad y la Agen­cia Es­ta­tal de In­ves­ti­ga­ción pa­ra dar con los res­pon­sa­bles y lo­ca­li­zar a las per­so­nas, que se men­cio­nan, fue­ron pri­va­das de la li­ber­tad”, re­fie­re el bo­le­tín de pren­sa.

La pre­si­den­cia mu­ni­ci­pal tu­vo que ce­rrar sus ins­ta­la­cio­nes

cau­sa­ron pá­ni­co y da­ños em vehícu­los, do­mi­ci­lios y co­mer­cios

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.