Re­tos de la dis­ca­pa­ci­dad an­te pan­de­mia

El Diario de Nuevo Casas Grandes - - LOCAL - Vval­do­vi­nos@ncg.dia­rio.com.mx

“Aten­de­mos ni­ños y adolescent­es con sín­dro­me de Down, con pa­rá­li­sis ce­re­bral, con au­tis­mo, con re­tra­so psi­co­mo­tor, pro­ble­mas de len­gua­je y de TDAH (Tras­torno de De­fi­cien­cia de Aten­ción e Hi­per­ac­ti­vi­dad), que ne­ce­si­tan ade­más de un ex­per­to en te­ra­pia, de exá­me­nes de la­bo­ra­to­rio cos­to­sos pa­ra el diag­nós­ti­co co­rrec­to de su dis­ca­pa­ci­dad, por lo que el aban­dono de su tra­ta­mien­to es al­go muy se­rio pa­ra su sa­lud”, ase­ve­ró Gua­da­lu­pe La­gu­nas Már­quez, li­cen­cia­da en In­ter­ven­ción Edu­ca­ti­va de la Lí­nea In­clu­si­va y res­pon­sa­ble de uno de es­tos cen­tros de aten­ción es­pe­cial.

Y es que no se tra­ta só­lo de apren­der le­tras y nú­me­ros pa­ra po­der co­mu­ni­car­se y apren­der a adap­tar­se al “mundo real”, sino que mu­chos de los alum­nos con dis­ca­pa­ci­dad ni si­quie­ra eran ca­pa­ces de pro­nun­ciar le­tras es­pe­cí­fi­cas que exi­gen ma­yor ha­bi­li­dad lin­güís­ti­ca, al­gu­nos su­frían ata­ques epi­lép­ti­cos, otros per­dían el con­trol si in­ter­ac­túan en un en­torno fue­ra de lo fa­mi­liar, al­gu­nos in­clu­so eran in­ca­pa­ces de te­ner una pos­tu­ra “nor­mal” por­que sus hue­sos y mus­cu­la­tu­ra los man­tie­nen en po­ses tor­ci­das y rí­gi­das.

Esa es só­lo una bre­ve lis­ta de los pa­de­ci­mien­tos que con el tra­ta­mien­to dia­rio y con ver­da­de­ra aten­ción, los ni­ños y adolescent­es con dis­ca­pa­ci­dad ha­bían lo­gra­do su­pe­rar en di­fe­ren­te ni­vel, pe­ro que aho­ra con el ais­la­mien­to que im­pu­so el Co­vid-19 des­de fi­na­les de mar­zo, esos más de 300 alum­nos lle­van más de seis me­ses ex­pues­tos a las li­mi­tan­tes de­ge­ne­ra­ti­vas de sus pro­pias dis­ca­pa­ci­da­des.

Lo peor del ca­so, es que su con­di­ción los obli­ga a es­tar en ais­la­mien­to por­que su dis­ca­pa­ci­dad, sea cual fue­re, afec­ta otras fun­cio­nes cor­po­ra­les y eso ha­ce de es­ta cla­se de ni­ños y adolescent­es per­so­nas con muy ba­jas de­fen­sas, por lo que son muy sus­cep­ti­bles a en­fer­me­da­des y an­te el pa­no­ra­ma del al­to con­ta­gio y pe­li­gro­si­dad el coronaviru­s, ellos es­tán den­tro del gru­po po­bla­cio­nal más vul­ne­ra­ble que por obli­ga­ción de­be es­tar ba­jo res­guar­do en sus ho­ga­res.

Así, mien­tras con en­fa­do mi­les de alum­nos y has­ta maes­tros es­tán tra­tan­do de adap­tar­se al nue­vo sis­te­ma de edu­ca­ción a dis­tan­cia por el re­to de las ba­rre­ras de co­mu­ni­ca­ción y de uso de tec­no­lo­gía, los alum­nos con dis­ca­pa­ci­dad es­tán “aban­do­na­dos a su suer­te”, sin la po­si­bi­li­dad de re­ci­bir el tra­ta­mien­to y las te­ra­pias que re­ci­ben de cen­tros de aten­ción es­pe­cial co­mo “La Ga­vio­ta”, la Uni­dad de Ser­vi­cio de Apo­yo a la Edu­ca­ción Re­gu­lar (USAER), el Cen­tro de Aten­ción Múl­ti­ple (CAM) y las es­cue­las par­ti­cu­la­res que ope­ran en las co­lo­nias Vi­llaher­mo­sa, Du­blán y Obre­ra, así co­mo el pro­pio DIF

Mu­ni­ci­pal, pues se en­cuen­tran ce­rra­dos por la pan­de­mia.

Pa­ra agra­var la si­tua­ción de es­te gru­po vul­ne­ra­ble den­tro de la edu­ca­ción, las con­di­cio­nes epi­de­mio­ló­gi­cas no ga­ran­ti­zan una so­lu­ción in­me­dia­ta pa­ra la reaper­tu­ra de es­tos cen­tros de ayu­da pa­ra per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad, pues de­be ha­ber un cli­ma sa­ni­ta­rio com­ple­ta­men­te se­gu­ro pa­ra que es­tos ni­ños y adolescent­es pue­dan re­gre­sar sin ries­go a que­dar in­mer­sos en un con­ta­gio que re­sul­te fa­tal pa­ra su sa­lud y su vi­da.

DIS­CA­PA­CI­DAD: UN TA­BÚ VI­GEN­TE E IN­COM­PREN­DI­DO

Por fal­ta de in­for­ma­ción y has­ta por mie­do, la so­cie­dad si­gue man­te­nien­do al mar­gen el te­ma de la dis­ca­pa­ci­dad, que de ma­ne­ra muy len­ta ha po­di­do ga­nar es­pa­cios co­mo la le­gis­la­ción de áreas pú­bli­cas ex­clu­si­vas pa­ra es­te sec­tor de la po­bla­ción o el tra­to pre­fe­ren­te en al­gu­nos trá­mi­tes y ofi­ci­nas gu­ber­na­men­ta­les, pe­ro que no lo­gra de ma­ne­ra ple­na su in­clu­sión en la so­cie­dad, so­bre to­do en la edu­ca­ti­va, el de­re­cho bá­si­co pa­ra to­do in­di­vi­duo.

A la som­bra del fre­ne­sí so­cial por la tec­no­lo­gía y la com­pe­ti­ti­vi­dad, las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad su­fren de ais­la­mien­to por el re­cha­zo que aún se evi­den­cia en­tre gran par­te de la po­bla­ción, don­de la so­cie­dad no ha po­di­do has­ta el mo­men­to sa­tis­fa­cer las ver­da­de­ras ne­ce­si­da­des de las per­so­nas que su­fren una dis­ca­pa­ci­dad, pues el tra­ta­mien­to de ca­da ca­so re­quie­re pre­via­men­te de un pro­ce­so cos­to­so que no es­tá al al­can­ce de la ma­yo­ría y que de­be­ría ser par­te de los es­que­mas bá­si­cos de sa­lud.

En prin­ci­pio, aun­que la ma­yo­ría de los ni­ños y adolescent­es pue­den mos­trar de ma­ne­ra evi­den­te que tie­nen una dis­ca­pa­ci­dad, en reali­dad nin­gún es­pe­cia­lis­ta es ca­paz de dar­le el tra­ta­mien­to ade­cua­do al pa­cien­te o alumno, es­to de­bi­do a que pa­ra ello pri­me­ro de­be te­ner un diag­nós­ti­co que de­fi­na su ti­po de dis­ca­pa­ci­dad y só­lo así re­ci­bir la te­ra­pia co­rrec­ta.

“Exis­ten mu­chos ni­ños con dis­ca­pa­ci­dad que es­tán re­ci­bien­do por ejem­plo, tra­ta­mien­to co­mo si fue­ran au­tis­tas cuan­do só­lo tie­nen re­tra­so psi­co­mo­tor, por lo que la te­ra­pia que se les apli­ca no les es­tá ayu­dan­do a re­sol­ver su pro­ble­ma, y es que un diag­nós­ti­co re­quie­re de más de un exa­men de la­bo­ra­to­rio que re­sul­tan por lo ge­ne­ral en un pro­me­dio de 10 mil pe­sos, lo que re­sul­ta un ver­da­de­ro des­ca­la­bro pa­ra la eco­no­mía de una fa­mi­lia”, ase­ve­ró La­gu­nas Már­quez.

El pa­no­ra­ma pa­ra las per­so­nas con dis­ca­pa­ci­dad se vis­lum­bra som­brío si se to­ma en cuen­ta que apro­xi­ma­da­men­te la mi­tad de quie­nes es­tán re­ci­bien­do te­ra­pia, pue­den es­tar con el tra­ta­mien­to in­co­rrec­to por­que no cuen­tan con un diag­nós­ti­co.

Tan se­ve­ro es el te­ma de la dis­ca­pa­ci­dad, que la li­cen­cia­da en In­ter­ven­ción Edu­ca­ti­va de la Lí­nea In­clu­si­va ase­ve­ra que la fal­ta de un diag­nós­ti­co po­dría te­ner a 4 de ca­da 10 alum­nos en es­cue­las re­gu­la­res, con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad que ni los pa­dres de fa­mi­lia ni los maes­tros son ca­pa­ces de de­tec­tar y se li­mi­tan a eti­que­tar al alum­nos co­mo “ni­ño pro­ble­ma” o “hi­per­ac­ti­vo”.

“El pro­ble­ma es que al­gu­nas es­cue­las for­man a sus fu­tu­ros edu­ca­do­res con te­mas de la dis­ca­pa­ci­dad, pe­ro no lo to­man muy en se­rio y lo ma­ne­jan co­mo una sim­ple ma­te­ria, por lo que esos alum­nos co­rren el ries­go de ser tra­ta­dos de ma­ne­ra in­co­rrec­ta y cur­sa­rán la es­cue­la son di­fi­cul­ta­des y sin re­sol­ver su pro­ble­ma, aun­que en ins­ti­tu­cio­nes co­mo la Uni­ver­si­dad Pe­da­gó­gi­ca Na­cio­nal sí pre­pa­ran más al do­cen­te pa­ra de­tec­tar es­te ti­po de dis­ca­pa­ci­da­des en el ni­ño”, in­di­có Gua­da­lu­pe La­gu­nas.

Por el mo­men­to y an­te el pa­no­ra­ma que re­ser­va la pan­de­mia por el Co­vid-19, el ais­la­mien­to es­tá re­sul­tan­do fa­tal pa­ra los más de 300 alum­nos con dis­ca­pa­ci­dad que re­ci­bían tra­ta­mien­to en Nue­vo Ca­sas Gran­des, quie­nes por la ne­ce­si­dad de te­ra­pia que exi­ge su con­di­ción, mu­chos de ellos cuan­do re­gre­sen a es­tos cen­tros de aten­ción lle­ga­rán co­mo lo hi­cie­ron la pri­me­ra vez: sin avan­ce en su apren­di­za­je ni en su desarrollo psi­co­mo­triz.

ni­ños con al­gu­na dis­ca­pa­ci­dad son los más afec­ta­dos du­ran­te es­ta pan­de­mia del Co­vid

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.