¿CÓ­MO DE­CI­DIR SO­BRE UNA IDEA DE NE­GO­CIOS?

El Financiero - - Empresas -

si lan­zas una pe­lo­ta de tenis, ese pe­rro irá tras ella. Pien­sa en cuál es tu pe­lo­ta de tenis. De to­das tus ideas de ne­go­cios, ¿cuál cap­ta tu aten­ción, sin im­por­tar lo que es­tés ha­cien­do? Esa es la idea a la que de­be­rías de­di­car­te.

Una vez que de­ci­das en qué idea en­fo­car­te, lo si­guien­te es que te dis­pon­gas a pro­bar que tu idea pue­de fun­cio­nar; an­tes de de­ci­dir des­ti­nar di­ne­ro o tiem­po a ha­cer­la reali­dad. Una for­ma de ha­cer­lo es po­ner­lo to­do en pa­pel en un plan de ne­go­cios. Pue­des des­car­gar una plan­ti­lla de plan de ne­go­cios gra­tui­ta­men­te a tra­vés de Vir­gin Star­tup, nues­tra or­ga­ni­za­ción sin fi­nes de lu­cro pa­ra em­pren­de­do­res.

Nues­tro plan se en­fo­ca en rea­li­zar una in­ves­ti­ga­ción de mer­ca­do y em­pe­zar en pe­que­ño. Así que pien­sa en una co­sa que pue­das ha­cer pa­ra pro­bar si hay un mer­ca­do pa­ra tu ne­go­cio. ¿Qui­zá un gru­po de Fa­ce­book o un son­deo en in­ter­net pu­die­ran ser un buen lu­gar pa­ra em­pe­zar?

Con mu­chas ideas y tu fa­mi­lia ahí pa­ra apo­yar­te, es­tás en bue­na po­si­ción de ex­plo­rar opor­tu­ni­da­des de ne­go­cio. Aho­ra só­lo ne­ce­si­tas per­se­guir esa pe­lo­ta de tenis, crear con­fian­za en­tre tus clien­tes y ase­gu­rar­te de que prue­bas que tu idea pue­de fun­cio­nar an­tes de lan­zar­te.

¡Bue­na suer­te!

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.