BCS ES YA PRI­MER LU­GAR EN EX­TOR­SIÓN

El Financiero - - Portada - Opi­ne us­ted: za­va­la­ji@yahoo. com @jua­ni­za­va­la JUAN IG­NA­CIO ZA­VA­LA

ES­TA EN­TI­DAD EN­TRA YA A LAS CIFRAS ROJAS. TIE­NE UNA TA­SA DE EX­TOR­SIÓN 700% MA­YOR QUE LA NA­CIO­NAL .

La desa­zón es uno de los in­gre­dien­tes bá­si­cos co­mo es­pec­ta­do­res de los jue­gos de nues­tra se­lec­ción. An­te la de­rro­ta del día de ayer fren­te Ale­ma­nia, sa­lió de nue­vo el ro­sa­rio de ca­la­mi­da­des: la fal­ta de es­tra­te­gia; el mal di­se­ño del jue­go; la pé­si­ma ali­nea­ción; el des­or­den al ini­cio; la fal­ta del con­tra­gol­pe; que no con­cre­tan na­da; que les pa­sa to­do por en­fren­te; que se achi­can an­te un ad­ver­sa­rio po­de­ro­so; que no es­tán fo­guea­dos; que se des­mo­ra­li­zan al pri­mer gol en con­tra; que les cues­ta tra­ba­jo con­cen­trar­se; que el en­tre­na­dor es un ver­da­de­ro im­bé­cil; que no sa­be na­da; que por qué lo pu­sie­ron; que hay que cam­biar­lo por­que no tie­ne idea; que no co­no­ce a sus ju­ga­do­res; que se la pa­sa ex­pe­ri­men­tan­do; que es su cul­pa la de­rro­ta por­que los jó­ve­nes son bue­nos y na­da más si­guen ins­truc­cio­nes, y que lo que se pre­sen­ció fue un frau­de más a la afi­ción que, con su no­ble­za y en­tre­ga, se lle­va un fias­co más. Per­so­nas que uno pen­sa­ría que en su vi­da han to­ca­do una pe­lo­ta o que el ejer­ci­cio les cau­sa abier­ta re­pul­sa, ma­ni­fies­tan su in­dig­na­ción y su sed de ven­gan­za an­te el ti­mo al áni­mo na­cio­nal; vo­ci­fe­ran con una an­tor­cha de­man­dan­do sa­tis­fac­ción a las ilu­sio­nes ge­ne­ra­les; se­ña­lan lo inad­mi­si­ble que re­sul­ta la de­rro­ta tra­tán­do­se de al­go tan pre­cia­do co­mo es el fut, que nos une a to­dos, sin ex­cep­ción, a to­dos los mexicanos. Per­so­na­jes que no­más de ver­los uno no les pa­sa­ría pe­lo­ta en una cas­ca­ri­ta, por­que se ve que ca­re­cen de coor­di­na­ción mo­triz bá­si­ca, lla­man a la in­dig­na­ción y al lin­cha­mien­to, ad­vier­ten que el re­sul­ta­do del par­ti­do es in­jus­to y que es una mues­tra más de nues­tra de­ca­den­te vi­da pú­bli­ca. Co­mo ca­si en to­dos los asun­tos, se exi­ge una ca­be­za en la pla­za pú­bi­ca: al­guien a quien lle­var a la pie­dra de los sa­cri­fi­cios pa­ra ser des­cuar­ti­za­do y con él la ma­la suer­te, la ma­la pla­nea­ción, el mal di­se­ño, la ma­la or­ga­ni­za­ción, el ba­jo ni­vel, la in­su­fi­cien­cia téc­ni­ca o la sim­ple y nun­ca en­ten­di­da li­mi­ta­ción de las per­so­nas y la su­pe­rio­ri­dad de otras en di­ver­sas áreas. Que ar­da el ca­dá­ver, que pa­gue el mal­di­to o la mal­di­ta por el arre­ba­to de la fe­li­ci­dad.

En es­ta oca­sión la pi­ra tie­ne mu­cho más sen­ti­do, pues el cul­pa­ble no so­la­men­te es el téc­ni­co de la se­lec­ción na­cio­nal –ofi­cio mal­di­to si los hay. Es más fá­cil que sal­ga bien li­bra­do un ti­tu­lar de la PGR que un en­tre­na­dor de la se­lec­ción na­cio­nal. Se les ama sin me­di­da en los triun­fos y se les de­tes­ta y cru­ci­fi­ca en las de­rro­tas–, pe­ro in­sis­to, el agra­van­te en es­ta oca­sión es que el en­tre­na­dor es un ex­tran­je­ro, lo que lo con­vier­te de in­me­dia­to en sos­pe­cho­so de en­ca­be­zar el boi­cot a la ale­gría na­cio­nal. Siem­pre hay un ex­tran­je­ro sa­bo­tean­do nues­tra me­re­ci­da fe­li­ci­dad, nues­tro an­he­la­do mo­men­to de glo­ria, ya sea un ora­te co­mo Trump, los es­pa­ño­les en la con­quis­ta, y has­ta la fe­cha, o los que fue­ren que siem­pre aten­tan de al­gu­na u otra ma­ne­ra con­tra nues­tra gran­de­za en to­dos los ám­bi­tos, que que­dó gra­ba­da pa­ra la pos­te­ri­dad en esa pie­za ma­ra­vi­llo­sa que es el ca­len­da­rio az­te­ca, que ex­hi­be nues­tra ge­nia­li­dad an­tes de ser pro­fa­na­dos por la mi­ra­da del ex­tra­ño. A par­tir de esa mi­ra­da, to­do ha va­li­do ma­dre.

In­clu­so hu­bo quie­nes de­cían que el 29 de ju­nio era fe­cha mal­di­ta pa­ra nues­tra se­lec­ción. Es más sen­ci­llo: en­fren­tar­se a Ale­ma­nia siem­pre se­rá una fe­cha mal­di­ta.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.