Buen pa­no­ra­ma para la re­ne­go­cia­ción del TLCAN

El Financiero - - Economía - GA­BRIEL CA­SI­LLAS*

La Ofi­ci­na del Re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio de los Es­ta­dos Uni­dos (USTR) pu­bli­có ayer los ob­je­ti­vos para la re­ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Norte (TLCAN). A pe­sar de que los ob­je­ti­vos plan­tea­dos tie­nen co­mo fi­na­li­dad re­du­cir el dé­fi­cit co­mer­cial de EU -asun­to muy ale­ja­do de los cá­no­nes aca­dé­mi­cos que las mis­mas uni­ver­si­da­des de es­te país enseñan-, ex­plí­ci­ta­men­te se di­ce que no se to­ca­rán ta­ri­fas, aran­ce­les, cuo­tas y cu­pos para bie­nes in­dus­tria­les y agrí­co­las, li­mi­tán­do­se a ac­tua­li­zar re­glas de con­te­ni­do de ori­gen e in­cor­po­rar nue­vos ca­pí­tu­los (e.g. co­mer­cio elec­tró­ni­co) y acuer­dos pa­ra­le­los -den­tro del mis­mo tra­ta­do-, en lí­nea con el es­ce­na­rio que he an­ti­ci­pa­do. Con­si­de­ro que es­tas son muy bue­nas no­ti­cias para nues­tro país. Ca­be se­ña­lar que si bien es muy pro­ba­ble que el pro­ce­so de ne­go­cia­ción ten­ga “ba­ches en el ca­mino”, au­gu­ro que las re­ne­go­cia­cio­nes van a lle­gar a buen puer­to. El es­pa­cio que res­ta de es­ta co­lum­na la uti­li­za­ré para tra­tar tres pun­tos: (1) La im­por­tan­cia de no re­ne­go­ciar te­mas de “ac­ce­so a mer­ca­do”; (2) la ac­tua­li­za­ción de re­glas de con­te­ni­do de ori­gen y la in­cor­po­ra­ción de acuer­dos pa­ra­le­los; y (3) los tiem­pos de re­ne­go­cia­ción.

(1) No to­car te­mas de “ac­ce­so a mer­ca­do”. En mi opi­nión y la que han ex­pre­sa­do los lí­de­res del equi­po ne­go­cia­dor, par­ti­cu­lar­men­te el Se­cre­ta­rio de Eco­no­mía, Il­de­fon­so Gua­jar­do, ha si­do que si se desean abrir los te­mas de ac­ce­so a mer­ca­do a re­ne­go­cia­ción, Mé­xi­co “…se le­van­ta de la me­sa…”. Que hoy por hoy es­té por es­cri­to que es­to no se va a abor­dar, sal­vo para al­gu­nos te­mas muy par­ti­cu­la­res con Ca­na­dá, es “mú­si­ca para nues­tros oí­dos”. ¿Por qué? Bueno, una for­ma de ver­lo, que me com­par­tió Luis de la Ca­lle -quien es­tu­vo en el equi­po ori­gi­nal de ne­go­cia­ción del TLCAN y quien go­za de un ver­da­de­ro ex­per­ti­se en el te­ma-, es: Ima­gi­ne­mos una fi­la in­ter­mi­na­ble de em­pre­sa­rios pi­dien­do, uno por uno, que se pro­te­ja su in­dus­tria, afue­ra de la ofi­ci­na del Se­cre­ta­rio Gua­jar­do en Re­for­ma, del De­par­ta­men­to de Co­mer­cio, en Washington, DC y de la ofi­ci­na de Chrys­tia Free­land en Ot­ta­wa. ¿Ya lo ima­gi­na­mos? En­ton­ces pre­gun­té­mo­nos ¿Cuán­to tiem­po po­drían du­rar las ne­go­cia­cio­nes? Co­mo di­cen nues­tros ve­ci­nos del norte: “El cie­lo es el lí­mi­te”. His­tó­ri­ca­men­te, el nú­me­ro de me­ses que han to­ma­do las ne­go­cia­cio­nes de los tra­ta­dos de li­bre co­mer­cio más im­por­tan­tes en los úl­ti­mos años, ha pro­me­dia­do 45. Es de­cir, ca­si cua­tro años. Con­si­de­ro que si se hu­bie­ran abier­to las dis­cu­sio­nes para ne­go­ciar cu­pos, cuo­tas, ta­ri­fas y aran­ce­les, la re­ne­go­cia­ción po­dría to­mar mu­cho más tiem­po que 45 me­ses. Es por es­to que era bá­si­co que es­to no for­ma­ra par­te de los pa­rá­me­tros de re­ne­go­cia­ción del TLCAN. Te­ner es­to por es­cri­to no tie­ne pre­cio.

(2) Re­glas de con­te­ni­do de ori­gen e in­cor­po­ra­ción de acuer­dos pa­ra­le­los. Las re­glas de con­te­ni­do de ori­gen son por­cen­ta­jes es­pe­cí­fi­cos que tie­nen que cum­plir los pro­duc­tos para que pue­dan ser ex­por­ta­dos ba­jo el TLCAN, es de­cir, ge­ne­ral­men­te li­bres de aran­cel. En es­te sen­ti­do, si es­tos se au­men­tan en al­gu­nos pro­duc­tos en don­de EU ten­ga un dé­fi­cit con Mé­xi­co o Ca­na­dá, con­si­de­ro que no ten­drían un efec­to muy re­le­van­te en la ma­yo­ría de las in­dus­trias. Es­to se de­be a que los aran­ce­les que pa­ga­rían, ba­jo la es­truc­tu­ra de la Or­ga­ni­za­ción Mun­dial de Co­mer­cio (OMC), no ha­rían prohi­bi­ti­vo el co­mer­cio in­ter­na­cio­nal en­tre los paí­ses de Amé­ri­ca del Norte. Por otro la­do, en al­gu­nos ca­sos es pro­ba­ble que al­gu­nas em­pre­sas de­ci­dan mo­ver al­gu­nas fá­bri­cas de in­su­mos a Nor­tea­mé­ri­ca, lo que be­ne­fi­cia­ría a la re­gión. Por otro la­do, la in­cor­po­ra­ción de acuer­dos pa­ra­le­los al TLCAN per se, po­drían lle­gar a ser benéficos tan­to para la coope­ra­ción de los tres paí­ses miem­bros, co­mo par­ti­cu­lar­men­te para Mé­xi­co en el sen­ti­do de ins­tru­men­tar me­jo­res prác­ti­cas, in­clu­yen­do te­mas an­ti-co­rrup­ción, am­bien­ta­les y la­bo­ra­les, en­tre otros.

(3) Tiem­pos de re­ne­go­cia­ción. Si bien ya co­men­té al­go de es­to en el pun­to (1), con­si­de­ro que va­le la pe­na re­to­mar el te­ma para po­der cons­truir un pro­nós­ti­co so­bre las fe­chas en que se po­drán dar por ter­mi­na­das las re­ne­go­cia­cio­nes del TLCAN. De­sa­for­tu­na­da­men­te la ra­ti­fi­ca­ción del Re­pre­sen­tan­te de Co­mer­cio del Go­bierno de EU (USTR), Bob Light­hi­zer, tar­dó mu­cho. El Pre­si­den­te Trump to­mó po­se­sión el pa­sa­do 20 de enero y Light­hi­zer fue ra­ti­fi­ca­do por el Se­na­do el 16 de ma­yo. Lo bueno es que dos días des­pués, Light­hi­zer en­vió una car­ta al Con­gre­so de EU para so­li­ci­tar la au­to­ri­za­ción para lle­var a ca­bo la re­ne­go­cia­ción del TLCAN ba­jo la Ley de Pro­mo­ción del Co­mer­cio (TPA o Tra­de Pro­mo­tion Aut­ho­rity). Así, con la car­ta se de­to­nó un pe­rio­do de 90 días en el que el Con­gre­so ha lle­va­do a ca­bo con­sul­tas con em­pre­sa­rios y di­fe­ren­tes par­ti­ci­pan­tes del co­mer­cio en Amé­ri­ca del Norte, para po­der sa­ber los pa­rá­me­tros so­bre los cuá­les, el USTR pue­de lle­var a ca­bo la re­ne­go­cia­ción del TLCAN. Es­te pe­rio­do de 90 días ven­ce el 15 de agos­to, por lo que a par­tir del 16 de agos­to pue­de co­men­zar la re­ne­go­cia­ción. Des­pués de es­to no hay un tiem­po de­fi­ni­do. Sin em­bar­go, aquí es don­de los in­cen­ti­vos po­lí­ti­cos en­tran a po­ner al­go de de­fi­ni­ción. Tan­to en Mé­xi­co, co­mo en EU hay co­mi­cios im­por­tan­tes el año que en­tra. En Mé­xi­co se lle­va­rán a ca­bo elec­cio­nes pre­si­den­cia­les en ju­lio del 2018 y los ciu­da­da­nos de EU ten­drán que ele­gir a to­da la Cá­ma­ra de Re­pre­sen­tan­tes y a un ter­cio de quie­nes ocu­pa­rán las cu­ru­les en el Se­na­do en no­viem­bre de 2018. En mi opi­nión y la de va­rios po­li­tó­lo­gos re­co­no­ci­dos, nin­gún país desea que la re­ne­go­cia­ción del TLCAN se vuel­va una pla­ta­for­ma de cam­pa­ña, por lo que las ne­go­cia­cio­nes po­drían cul­mi­nar tan pron­to co­mo en di­ciem­bre de es­te año o a más tar­dar en enero o fe­bre­ro del año que en­tra. Una vez ter­mi­na­da la re­ne­go­cia­ción, se de­to­na nue­va­men­te un pe­rio­do de 90 días en don­de el Con­gre­so re­vi­sa que los acuer­dos ha­yan si­do con­for­me a los pa­rá­me­tros que se di­se­ña­ron para di­cha re­ne­go­cia­ción. Así, para fe­bre­ro, mar­zo o a más tar­dar a fi­na­les de abril se po­dría fir­mar el TLCAN 2.0 o NAFFTA (North Ame­ri­ca Free and Fair Tra­de Agree­ment). Va­mos a ver qué ocu­rre, pe­ro con­si­de­ro que la pu­bli­ca­ción de los ob­je­ti­vos de re­ne­go­cia­ción del USTR ayer son bue­nas no­ti­cias para Mé­xi­co.

*El au­tor es di­rec­tor ge­ne­ral ad­jun­to de Aná­li­sis Eco­nó­mi­co y Re­la­ción con In­ver­sio­nis­tas de Gru­po Fi­nan­cie­ro Ba­nor­te y pre­si­den­te del Co­mi­té Na­cio­nal del Es­tu­dios Eco­nó­mi­cos del IMEF. Las opi­nio­nes que se ex­pre­san en es­ta co­lum­na no ne­ce­sa­ria­men­te coin­ci­den con las del Gru­po Fi­nan­cie­ro Ba­nor­te, ni del IMEF, por lo que son res­pon­sa­bi­li­dad ex­clu­si­va del au­tor.

Opi­ne us­ted: Twit­ter: @G_­ca­si­llas

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.