¿Y si la co­rrup­ción no fue­ra el pro­ble­ma?

El Financiero - - Economía - BEN­JA­MIN HILL

Du­ran­te mu­chos años he­mos cul­pa­do a la co­rrup­ción de ser la cau­sa de mu­chos de los gran­des pro­ble­mas del desa­rro­llo de Mé­xi­co: po­bre­za, fal­ta de cre­ci­mien­to, de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, in­efi­cien­cia del gas­to pú­bli­co y des­con­fian­za en la ca­pa­ci­dad de la de­mo­cra­cia para re­sol­ver esos re­tos. La in­ca­pa­ci­dad del Es­ta­do para ha­cer bien las co­sas, por ejem­plo, en la cons­truc­ción de in­fra­es­truc­tu­ra ca­rre­te­ra, ha si­do atri­bui­da a la co­rrup­ción de los pro­ce­sos de asig­na­ción de obra pú­bli­ca y a las de­fi­cien­cias en los con­tro­les de ca­li­dad que la mis­ma co­rrup­ción genera.

Ricardo Haus­mann, Di­rec­tor del Cen­tro para el Desa­rro­llo In­ter­na­cio­nal de Har­vard, pu­bli­có en 2015 un ar­tícu­lo en pro­jec­tsyn­di­ca­te.org (https://www.pro­ject-syn­di­ca­te.org/com­men­tary/ figh­ting-co­rrup­tion-wont-end­po­verty-by-ricardo-haus­mann-2015-07/spa­nish) en el que se­ña­la que los paí­ses que he­mos em­pren­di­do gran­des re­for­mas an­ti­co­rrup­ción se han en­fo­ca­do en la ope­ra­ción de esas re­for­mas, más que en bus­car­le so­lu­ción a los gran­des pro­ble­mas del desa­rro­llo.

“El bien [que se bus­ca con­se­guir eli­mi­nan­do la co­rrup­ción] -di­ce Haus­mann- es un Es­ta­do ca­paz: una bu­ro­cra­cia que pue­de pro­te­ger al país y a su pue­blo, man­te­ner la paz, ha­cer cum­plir re­glas y con­tra­tos, pro­por­cio­nar in­fra­es­truc­tu­ra y ser­vi­cios so­cia­les, re­gu­lar la ac­ti­vi­dad eco­nó­mi­ca, com­pro­me­ter­se con obli­ga­cio­nes in­ter-tem­po­ra­les de ma­ne­ra creí­ble, y crear una po­lí­ti­ca tri­bu­ta­ria que per­mi­ta fi­nan­ciar to­do lo an­te­rior. La fal­ta de un Es­ta­do ca­paz es lo que cau­sa tan­to la po­bre­za y el re­tra­so co­mo la co­rrup­ción”. Haus­mann ve a la co­rrup­ción y a la po­bre­za co­mo con­se­cuen­cias de la fal­ta de ca­pa­ci­dad y efec­ti­vi­dad del Es­ta­do y a las re­for­mas an­ti­co­rrup­ción co­mo un con­jun­to de ajus­tes en le­yes -ad­qui­si­cio­nes, ges­tión fi­nan­cie­ra y ma­yo­res san­cio­nes a los co­rrup­tos- y ac­cio­nes que, fue­ra de en­car­ce­lar y pro­ce­sar a ex go­ber­nan­tes co­rrup­tos -Lu­la, Hu­ma­la, Pérez, Fi­gue­res, Mar­ti­ne­lli, Sa­ca, et­cé­te­ra-, no han ayu­da­do a re­sol­ver los pro­ble­mas del desa­rro­llo, fun­da­men­tal­men­te el cre­ci­mien­to eco­nó­mi­co. En su­ma, lo que Haus­mann plan­tea es que por un la­do, la ola de re­for­mas an­ti­co­rrup­ción en mu­chos paí­ses con los que com­par­ti­mos pro­ble­mas de desa­rro­llo, ter­mi­nan crean­do nue­vas ins­tan­cias ad­mi­nis­tra­ti­vas más preo­cu­pa­das por cum­plir con pro­ce­di­mien­tos, trá­mi­tes y pro­to­co­los in­ter­nos, bu­ro­cra­ti­zán­do­se y per­dien­do el sen­ti­do y el pro­pó­si­to que te­nía su crea­ción; por otro la­do, la efec­ti­vi­dad del Es­ta­do no vie­ne so­la­men­te de la eli­mi­na­ción de la co­rrup­ción, sino de ase­gu­rar que ca­da una de las ins­tan­cias del go­bierno cum­pla con su fun­ción es­pe­cí­fi­ca.

En un con­tex­to de de­bi­li­dad ins­ti­tu­cio­nal, en el que el Es­ta­do no pue­de ase­gu­rar la efec­ti­vi­dad en la so­lu­ción de pro­ble­mas co­mo la se­gu­ri­dad pú­bli­ca, la pro­vi­sión de ser­vi­cios de ca­li­dad y la ges­tión trans­pa­ren­te de los re­cur­sos pú­bli­cos, es in­ge­nuo pen­sar que eli­mi­nar la co­rrup­ción es la so­lu­ción a to­do lo de­más. Y es que pro­ver­bial­men­te en los paí­ses en desa­rro­llo y en Mé­xi­co en lo par­ti­cu­lar, he­mos re­cu­rri­do ex­ce­si­va­men­te al tras­plan­te de me­jo­res prác­ti­cas in­ter­na­cio­na­les sin ha­cer un aná­li­sis de los pro­ble­mas es­pe­cí­fi­cos y obs­tácu­los ma­te­ria­les que en­fren­tan los or­ga­nis­mos pú­bli­cos na­cio­na­les para cum­plir su fun­ción en el día a día; he­mos eli­mi­na­do in­cen­ti­vos a la li­ber­tad y la crea­ti­vi­dad en el tra­ba­jo de los ser­vi­do­res pú­bli­cos al plan­tear po­lí­ti­cas pú­bli­cas trans­ver­sa­les, rí­gi­das y de apli­ca­ción ge­ne­ral sin re­pa­rar en con­tex­tos es­pe­cí­fi­cos; he­mos cons­trui­do ins­ti­tu­cio­nes que no se eva­lúan, que no do­cu­men­tan ni apren­den de su ex­pe­rien­cia de ges­tión y que es­tán in­ca­pa­ci­ta­das para in­no­var y di­fun­dir sus éxi­tos o fra­ca­sos; he­mos im­pe­di­do que se ge­ne­re den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes de go­bier­nos un en­tra­ma­do de ex­per­tos den­tro de las or­ga­ni­za­cio­nes que sean con­tra­pe­so de las po­lí­ti­cas y re­for­mas de ga­bi­ne­te (top-down) que no se adap­tan bien a la rea­li­dad.

Di­fie­ro con la vi­sión de Haus­mann en el sen­ti­do de que el con­trol de la co­rrup­ción es par­te in­trín­se­ca de la cons­truc­ción del Es­ta­do ca­paz que él mis­mo pro­po­ne y que no pue­de pos­po­ner­se. Un Es­ta­do ca­paz no pue­de ser al mis­mo tiem­po un Es­ta­do co­rrup­to. Sin em­bar­go, hay que to­mar sus afir­ma­cio­nes co­mo ad­ver­ten­cia, y re­co­no­cer que exis­te el ries­go de pen­sar que el con­trol de la co­rrup­ción sea la so­lu­ción a to­dos los pro­ble­mas de ca­pa­ci­dad y efec­ti­vi­dad de ges­tión del Es­ta­do, y de que el Sis­te­ma Na­cio­nal An­ti­co­rrup­ción (SNA) cai­ga en la re­pe­ti­ción im­pro­duc­ti­va de pro­to­co­los y se bu­ro­cra­ti­ce. La cons­truc­ción de un Es­ta­do ca­paz pa­sa por bus­car la so­lu­ción de los obs­tácu­los a la efec­ti­vi­dad de las ins­ti­tu­cio­nes pú­bli­cas que nos im­pi­den re­sol­ver nues­tros pro­ble­mas de desa­rro­llo, y no so­la­men­te por la eli­mi­na­ción de la co­rrup­ción.

Opi­ne us­ted: cruiz@ipa­de.mx

* Li­cen­cia­do en Cien­cia Po­lí­ti­ca por el ITAM y Maes­tro en Ad­mi­nis­tra­ción Pú­bli­ca por la Uni­ver­si­dad de Har­vard. Sus opi­nio­nes son estrictamente per­so­na­les.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.