TRUMP Y SU OB­SE­SIÓN CON LOS DÉFICITS CO­MER­CIA­LES

El Financiero - - Economía - JUDE WEBBER

Mien­tras en Mé­xi­co se re­vi­san los ob­je­ti­vos de Es­ta­dos Uni­dos en la ne­go­cia­ción del Tra­ta­do de Li­bre Co­mer­cio de Amé­ri­ca del Norte (TLCAN), la car­ta de Washington di­ri­gi­da a Co­rea del Sur la se­ma­na pa­sa­da re­pre­sen­ta una lec­tu­ra ago­re­ra.

“El pre­si­den­te Trump con­ti­núa cum­plien­do sus pro­me­sas de re­du­cir nues­tro dé­fi­cit co­mer­cial”, di­jo el re­pre­sen­tan­te co­mer­cial es­ta­dou­ni­den­se Ro­bert Light­hi­zer. Si la ad­mi­nis­tra­ción per­si­gue ese ob­je­ti­vo por en­ci­ma de to­dos los de­más en las ne­go­cia­cio­nes para re­no­var el TLCAN, las cua­les co­men­za­rán a me­dia­dos de agos­to, Mé­xi­co te­me que las con­ver­sa­cio­nes no lle­guen a nin­gu­na par­te. El pe­li­gro de se­guir una po­lí­ti­ca de es­te ti­po fue pues­to cla­ra­men­te de ma­ni­fies­to el mes pa­sa­do.

El fa­bri­can­te de au­to­mó­vi­les es­ta­dou­ni­den­se Ford, el cual aban­do­nó en enero la cons­truc­ción de una plan­ta de 1.6 mil mi­llo­nes de dó­la­res en Mé­xi­co ba­jo la pre­sión de Do­nald Trump, anun­ció abrup­ta­men­te que es­ta­ba cam­bian­do la pro­duc­ción de su Ford Fo­cus a Chi­na.

“Si hu­bie­ran se­gui­do ade­lan­te con la plan­ta en San Luis Po­to­sí, nun­ca ha­brían es­co­gi­do a Chi­na”, de­cla­ró Luis de la Ca­lle, uno de los ne­go­cia­do­res ori­gi­na­les del TLCAN en Mé­xi­co. “El mer­can­ti­lis­mo de Trump va a au­men­tar el dé­fi­cit co­mer­cial es­ta­dou­ni­den­se por­que im­por­ta­rán au­to­mó­vi­les de Chi­na con com­po­nen­tes que no tie­nen con­te­ni­do es­ta­dou­ni­den­se”.

Tal y co­mo los ex­per­tos me­xi­ca­nos ya es­tán can­sa­dos de re­pe­tir­lo, el 40 por cien­to de las ex­por­ta­cio­nes me­xi­ca­nas a EU se ori­gi­nan en ese país, lo cual sig­ni­fi­ca que un au­to­mó­vil Ford que sa­le de la lí­nea de mon­ta­je en San Luis Po­to­sí es­tá le­jos de ser ex­clu­si­va­men­te me­xi­cano. En el es­que­ma sim­pli­fi­ca­do que al Sr. Trump le gus­ta es­bo­zar, Mé­xi­co ob­tie­ne to­dos los be­ne­fi­cios mien­tras EU su­fre un dé­fi­cit de 63 mil mi­llo­nes de dó­la­res con su ve­cino del sur y pier­de em­pleos.

Fred Bergs­ten, del Ins­ti­tu­to Pe­ter­son para la Eco­no­mía In­ter­na­cio­nal (PIIE, por sus si­glas en in­glés), ar­gu­men­ta de ma­ne­ra con­vin­cen­te en un nue­vo ar­tícu­lo por qué esa vi­sión es “fun­da­men­tal­men­te erró­nea”. Pe­ro con mu­cho por lo­grar si se quie­re fi­na­li­zar un TLCAN 2.0 en cues­tión de me­ses, co­mo Mé­xi­co lo desea, ¿exis­te un ata­jo que pue­da dar­le al Sr. Trump un acuer­do para que pue­da sal­var la ca­ra en ma­te­ria del dé­fi­cit?

El mé­to­do de con­ta­bi­li­dad de la Or­ga­ni­za­ción para la Coope­ra­ción y el Desa­rro­llo Eco­nó­mi­cos (OCDE) “va­lor aña­di­do del co­mer­cio” po­dría ser un co­mien­zo.

Ch­ris Wil­son, del Wil­son Cen­ter de Washington, cal­cu­la que “uti­li­zan­do da­tos de la ba­se de da­tos de la OCDE so­bre el va­lor aña­di­do del co­mer­cio, los cua­les to­man en cuen­ta el mo­vi­mien­to in­ter­na­cio­nal de par­tes a tra­vés del pro­ce­so de pro­duc­ción, se des­cu­bre que la me­di­da tra­di­cio­nal del dé­fi­cit co­mer­cial de bie­nes y ser­vi­cios en re­la­ción con Mé­xi­co es un 36 por cien­to más al­to que el dé­fi­cit cal­cu­la­do en tér­mi­nos de va­lor aña­di­do”.

¿Cor­tar el dé­fi­cit en un ter­cio de un plu­ma­zo? Sue­na co­mo una vic­to­ria para Mé­xi­co, el cual real­men­te ILUS­TRA­CIÓN: IS­MAEL AN­GE­LES no desea dis­cu­tir los déficits en lo ab­so­lu­to, pe­ro sí quie­re pro­gre­sar en la ela­bo­ra­ción de un acuer­do del TLCAN para fi­nes de año an­tes de que se ini­cie la cam­pa­ña elec­to­ral para las elec­cio­nes pre­si­den­cia­les de ju­lio del pró­xi­mo año.

Tam­bién sue­na co­mo al­go su­ma­men­te ‘tui­tea­ble’ en el ca­so del Sr. Trump, quien es­tá ba­jo pre­sión en una va­rie­dad de fren­tes y ha pro­me­ti­do re­no­var el “peor acuer­do ja­más he­cho”, tal y co­mo él ex­pre­sa que el TLCAN lo es para EU en su for­ma ac­tual.

Pe­ro eso su­po­ne que el Sr. Trump es­ta­ría sa­tis­fe­cho con una so­lu­ción su­per­fi­cial; Antonio Or­tiz Me­na, otro miem­bro del equi­po me­xi­cano del TLCAN en la dé­ca­da de 1990, tie­ne sus du­das. El go­bierno del Sr. Trump se ad­hie­re a la idea de que “un dé­fi­cit co­mer­cial des­tru­ye em­pleos”, co­men­tó el Sr. Or­tiz Me­na. “Al fi­nal del día, és­ta es real­men­te una dis­cu­sión so­bre em­pleos”.

El Sr. Bergs­ten cree que el Sr. Trump es­tá dán­do­le én­fa­sis a al­go to­tal­men­te equi­vo­ca­do. Eli­mi­nar el dé­fi­cit con Mé­xi­co no com­pen­sa­ría el dé­fi­cit co­mer­cial glo­bal de EU ni ha­ría mu­cho por ayu­dar a la eco­no­mía es­ta­dou­ni­den­se.

“Una al­ter­na­ti­va mu­cho más cons­truc­ti­va se­ría in­ten­tar uti­li­zar la re­ne­go­cia­ción del TLCAN para for­ta­le­cer la eco­no­mía me­xi­ca­na y así au­men­tar sus im­por­ta­cio­nes de EU (y de to­das par­tes). La ta­sa de cre­ci­mien­to de un país es el mo­tor do­mi­nan­te de su expansión de im­por­ta­cio­nes, por lo que lo­grar un Mé­xi­co más di­ná­mi­co se­ría la me­jor ma­ne­ra de lo­grar el ob­je­ti­vo de ba­lan­za co­mer­cial de la ad­mi­nis­tra­ción del Sr. Trump”, es­cri­bió el Sr. Or­tiz Me­na.

Pe­ro para EU no se tra­ta de que Mé­xi­co se vuel­va más di­ná­mi­co. La re­gla no es­cri­ta de las con­ver­sa­cio­nes del TLCAN 2.0 es que el Sr. Trump de­be ser vis­to por sus par­ti­da­rios co­mo el ga­na­dor. “No­so­tros po­de­mos vi­vir con eso”, co­men­tó son­rien­do un al­to funcionario me­xi­cano.

En­ton­ces, ¿de­be­ría Mé­xi­co pre­sio­nar por la con­ta­bi­li­dad del va­lor aña­di­do? “No se pue­den re­sol­ver los pro­ble­mas exis­ten­tes y el su­pe­rá­vit y el dé­fi­cit con eso”, de­cla­ró Eric Miller, un ase­sor co­mer­cial con se­de en Washington y ex di­plo­má­ti­co ca­na­dien­se que di­ri­ge el Ri­deau Po­to­mac Stra­tegy Group. “Pe­ro pue­des re­pre­sen­tar­los con ma­yor pre­ci­sión. Des­de el pun­to de vis­ta es­ta­dou­ni­den­se, eso es bas­tan­te bueno”.

Des­de ha­ce se­ma­nas he­mos es­ta­do a la es­pe­ra de que el go­bierno del Sr. Trump re­ve­le los re­sul­ta­dos de su in­ves­ti­ga­ción de la “Sec­ción 232” so­bre el im­pac­to de las im­por­ta­cio­nes de ace­ro so­bre la se­gu­ri­dad na­cio­nal es­ta­dou­ni­den­se. Los go­bier­nos de to­do el mun­do se es­tán pre­pa­ran­do para lo que se­ría la pri­me­ra me­di­da pro­tec­cio­nis­ta im­por­tan­te por par­te del Sr. Trump, quien ha di­cho que se es­ta­ban con­si­de­ran­do aran­ce­les y cuo­tas.

Pe­ro to­do es­to ha si­do be­ne­fi­cio­so para los pre­cios de las ac­cio­nes de los pro­duc­to­res de ace­ro es­ta­dou­ni­den­ses, in­clu­yen­do al más gran­de de to­dos ellos, US Steel. Tan só­lo la se­ma­na pa­sa­da, sus ac­cio­nes subie­ron un 8.3 por cien­to.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.