TO­RE­RO VI­VIR EN

El Financiero - - Toros -

for­ma de gi­rar la mu­ñe­ca al tér­mino del pa­se con la fi­na­li­dad de que ese sua­ve gi­ro ha­ga que los vue­los de la te­la flu­yan con sua­vi­dad para se­guir enamo­ran­do la bravura del to­ro y que és­te si­ga em­bis­tien­do por de­ba­jo, am­bos con la exis­ten­cia en la fi­na lí­nea del to­reo, del jue­go en­tre la vi­da y la muer­te.

Vi­vir en to­re­ro es so­ñar, ima­gi­nar el co­lor de un terno nue­vo en al­gu­na pla­za de to­ros ba­jo el re­fle­jo del sol ra­dian­te, dis­mi­nuir la ve­lo­ci­dad de un to­ro con el sua­ve bam­bo­leo de los vue­los de la mu­le­ta para en­gan­char la em­bes­ti­da, y una vez que el to­ro obe­de­ce, fun­dir­se con él con el cuer­po ol­vi­da­do, en­tre­ga­do to­tal­men­te y asen­ta­do en la are­na, acom­pa­ñan­do el mo­vi­mien­to del po­de­ro­so ani­mal con la sua­vi­dad de un vals. To­da esa po­ten­cia del to­ro uni­da a la re­cie­dum­bre del es­pí­ri­tu de un hom­bre dis­pues­to morir en bus­ca de po­der vi­vir en to­re­ro. La fa­ma, el di­ne­ro y la glo­ria vie­nen por aña­di­du­ra, sin es­te sen­ti­mien­to el to­reo no se­ría un ejer­ci­cio es­pi­ri­tual ate­rri­za­do a lo te­rre­nal, se­ría una sim­ple lu­cha de fuer­zas don­de por lo ge­ne­ral ga­na la in­te­li­gen­cia, aun­que la bravura co­bra de vez en cuan­do tri­bu­to a los hom­bres de se­da y oro.

Fun­dir­se en la so­le­dad del cam­po, en aque­llos atar­de­ce­res eter­nos don­de la luz do­ra­da mar­ca la si­lue­ta de la bravura y el to­re­ro pien­sa si su vi­da ter­mi­na­rá en al­gu­na de ellas, o si se­rá una de esas si­lue­tas la que lo ele­va­rá a lo más al­to de la tau­ro­ma­quia. El morir in­ten­tán­do­lo o el vi­vir bus­cán­do­lo.

Newspapers in Spanish

Newspapers from Mexico

© PressReader. All rights reserved.